web analytics
Miércoles 12 de Diciembre de 2018

Celebrará Sara Montiel en España sus 82 años con Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo

0

México, 9 de marzo (Notimex)- La actriz y cantante Sara Montiel, considerada un icono del espectáculo en lengua hispana, festejará este miércoles 82 años de vida, tras ser condecorada con la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, en su natal España.
Rodeada de familiares y amigos, la artista de gran belleza y personalidad, tributos con los que trascendió en los escenarios y se hizo estrella del cine mundial, recibió dicho reconocimiento hace dos semanas, de manos del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, en la sede de la Presidencia en Toledo.
En el acto, Montiel manifestó que han sido 67 años sin parar de trabajar, al recordar que empezó a los 13, con un pequeño papel para cine, y a los 16 años protagonizó su primer largometraje, “Te quiero para mí”.
Hija de Isidoro Abad y María Vicenta Fernández, la actriz, cuyo nombre verdadero es María Antonia Alejandra Vicenta Elpidia Isadora Abad Fernández, nació el 10 de marzo de 1928, en Campo de Criptana, en la provincia de Ciudad Real, en tierras de La Mancha, España.
Su siguiente película fue “Empezó en boda”, en la que actriz optó por una imagen más adulta, por lo que decidió adoptar el nombre de Sara Montiel (Sara en homenaje a su abuela materna y Montiel por los Campos de Montiel de su pueblo natal).
Así, a pesar de las escasas posibilidades en el cine español de aquella época, Montiel consiguió imponerse y filmó 14 películas entre 1945 y 1950, incluido su primer gran éxito internacional, que fue “Locura de amor” (1948), en la que interpretó a una princesa mora.
Por esa época empezó a ser solicitada por los productores de varios países y filmó en Africa “Aquel hombre de Tanger”, en 1950; año en que llegó a México, donde decidió establecerse y se convirtió pronto en una de las actrices más populares.
A su lista de películas se sumaron: “Furia roja” (1951), con Arturo de Córdoba; “Cárcel de mujeres” (1951), con Miroslava y Katy Jurado; “Piel canela” (1952), con Manolo Fábregas, “¿Por qué ya no me quieres?” (1954), con Agustín Lara, “El enamorado”, “Ahí viene Martín Corona” y “Necesito dinero”, las tres de 1952 y al lado de Pedro Infante.
México también sería importante en su carrera musical, pues fue aquí donde tuvo la oportunidad de grabar varias canciones para la banda sonora de sus películas, bajo la dirección de importantes maestros como Manuel Esperón, Gonzalo Curiel y el mismo Agustín Lara, quien la llevó de gira como vocalista de su orquesta.
En 1954 le llegó la oportunidad dorada de trabajar en Hollywood, con la película “Veracruz”, al lado de Gary Cooper y Burt Lancaster, actuación que impresionó a la crítica y le abrió las puertas en la Meca del Cine.
Entonces, Columbia Pictures le ofreció un contrato de siete años para convertirla en una nueva Rita Hayworth, pero ante la sorpresa de todos, Sarita decidió no atarse a contratos de largo plazo, y prefirió actuar en “Serenade” (1956), para Warner Bros.
En esta película no sólo compartió créditos estelares con Mario Lanza, Joan Fontaine y Vincent Price, sino que conoció a Anthony Mann, el director, con quien se casó un año después.
Luego de filmar junto a Rod Steiner y Charles Bronson, el controversial “The run of the arrow” (1957), Montiel viajó a España para tomar unas vacaciones y allá le ofrecieron el protagónico de “El último cuplé”, que también fue un éxito de taquilla y permaneció más de un año en cines de Europa y América Latina.
Las canciones que Sara Montiel interpreta en esta película se editaron en disco y se convirtieron en verdaderos éxitos radiales en 20 países, suceso que sorprendió a toda la industria, pero sobre todo a la propia artista.
Sus siguientes trabajos estelares fueron: “Carmen, la de ronda” (1959), “Mi último tango” (1960) y “Pecado de amor” (1961), películas que perfilaron e hicieron definitivas las constantes de un personaje cinematográfico que, sin dejar de ser auténticamente hispano, tenía la misma fuerza de las grandes del cine internacional, desde Greta Garbo hasta Elizabeth Taylor.
El “Mito Sara” había llegado para quedarse y así lo demostró con películas como “La bella Lola” (1962), “La reina del Chantecler” (1963) y “Noches de Casablanca” (1963), que extendieron su fama a países como la Unión Soviética, Rumanía, Grecia, Turquía, Israel y Japón.
En su vida sentimental, Sarita se separó de manera definitiva de su esposo Anthony Mann en 1963 y un año después contrajo nupcias en
Roma con Vicente Ramírez-Olaya, matrimonio que fue anulado en 1978.
Sus triunfos cinematográficos continuaron con “Samba” (1964), “La dama de Beirut” (1965), “La mujer perdida” (1966), “Tuset street” (1967), “Esa mujer” (1968), “Variets” (1971) y “Cines almohadas para una noche” (1974).
Para entonces había llegado al cine español la llamada época del destape y el interés de la Montiel pasó, poco a poco, del cine al teatro de revista, donde causó tanto revuelo como antes lo hiciera en el celuloide.
De esos espectáculos musicales destacan títulos tan “sui géneris”, como “Sara en persona” (1970-73), “Saritísima” (1974-75), “Increíble Sara” (1977-78), “Súper Sara show” (1979-80), “Doña Sara de la Mancha” (1981-82), “Taxi vamos al victoria” (1983-84),
“Nostalgia” (1985-86) y “Sara, siempre Sara” (1987-88).
En 1980 se casó de nuevo, ahora con Pepe Tous, propietario del periódico “Ultima Hora”, de quien adoptó a sus hijos Thais y Zeus y con quien permaneció hasta que éste murió en agosto de 1992.
Aunque durante toda su carrera actuó en innumerables programas de televisión en el mundo, su debut en este medio fue en La Habana, Cuba, en 1958 para el Canal 11 del también legendario Gaspar Pumarejo.
La artista tenía una serie para Televisión Española titulada “Sara y punto” (1989-90), donde interpretó sus grandes éxitos musicales, actuó en sketches cómicos y presentó figuras de la talla de Luciano Pavarotti.
En 1993, durante más de un año, Sara sirvió de anfitriona del programa “Ven al paralelo”, que tenía como marco el teatro Arnau de Barcelona, donde compartió el escenario con estrellas internacionales como Raphael, José Luis Rodríguez “El Puma”, Lola Flores, Lucho Gatica, Celia Cruz y Bertín Osborne, entre otros.
Durante su larga y espectacular carrera artística, Montiel ha recibido incontables reconocimientos, entre los más importantes dos como Mejor Actriz por “El último cuplé” y “La violetera”.
También el “Ben Gurión”, de Israel; la Medalla de la Legión de Honor, de Francia; Discos de Oro y Platino en más de 20 países, el Golden Eagle de Hollywood, el premio ACE de Nueva York y las llaves de importantes ciudades del mundo, desde Buenos Aires a Tokio.
De manera paralela a su incansable actividad artística, la vida privada de Sara ha sido fuente inagotable para los medios de comunicación que reportan cada paso de la leyenda.
Como han sido los casos de los sonados fracasos de sus matrimonios con Anthony Mann y Vicente Ramírez-Olalla, su maternidad frustrada, la adopción de sus hijos Thais y Zeus, que se convirtieron en el foco central de su vida, así como el fallecimiento en 1992 de Tous, su tercer esposo.
Además de sus presentaciones artísticas, la actriz sorprendió con la aparición de su libro “Memorias: vivir es un placer”, publicado en diciembre de 2000, además de su matrimonio dos años después, con Antonio “Tony” Hernández, un editor de cine cubano mucho más joven que ella.
En 2007, recibió varios homenajes en Madrid, España; y Miami, Florida, Estados Unidos, donde fue honrada por su trayectoria artística y por los 50 años del estreno de “El último cuplé”, producción que conmovió a España en 1957.
La actriz recibió agasajos durante su estancia en la ciudad estadunidense, además se presentó en varios programas de radio y televisión, en los que recordó infinidad de detalles de su fecunda vida artística y personal.
Durante el reconocimiento a Sara Montiel en el teatro Olimpia de Miami, se realizó una exposición gráfica con fotografías, discos y carteles de algunas de las películas más famosas de la artista.
En 2009 arrancó su gira de conciertos titulada “Doña Sara de La Mancha”, en la que hace un recorrido por 14 ciudades de Castilla-La Mancha que finalizará en junio próximo.
Durante su tour, acompañada de Pablo Sebastián al piano, la cantante incluye la interpretación de temas famosos como “Fumando espero”, “Nena” o “Bailando con Sara Montiel”, “La violetera”, “Bésame mucho” o “Casablanca” y otros, que presentó en el programa “Sara y Punto”, en 1990.
Así, la artista, quien lleva una carrera ininterrumpida desde hace más de seis décadas, presentó un espectáculo cargado de emociones y recuerdos de las películas que la llevaron al estrellato de Hollywood y a convertirse en una auténtica diva.

Compartir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.