web analytics
Martes 21 de Noviembre de 2017

Tus Genes te Previenen

0

Foto: Especial
Joaquín Ambía Garrido
Como he dicho en esta columna en repetidas ocasiones, el mundo de la ciencia está pasando por una “revolución genética”. Muy pocas son las áreas que no han sido influenciadas, de una u otra forma, por el conocimiento exacto de las secuencias genéticas de los organismos. Y en el centro de esta revolución tenemos a la medicina. Es lógico, desde antes sabíamos que muchas enfermedades eran genéticas, ahora podemos ver que gen las causa. Además la medicina es uno de los más grandes motores de la ciencia. Tanto en el plano económico como en el motivacional. El ser humano, ante el miedo a la aniquilación, ha buscado constantemente formas de alargar la vida y mejorar su calidad; aunque no siempre sabemos que quiere decir eso de “mejorar su calidad”. Pero no nos quedemos en la parte filosófica hoy, y metámonos de lleno a la parte científica, que ya da resultados.
Desde que el cáncer fue identificado por la humanidad, se supo que de alguna forma esa enfermedad estaba vinculada a las relaciones familiares, pues ciertas familias tenían claramente una tendencia mayor a mostrarlo que otras. Actualmente, se sabe que estas relaciones se dan porque entre los familiares se comparten ciertas mutaciones genéticas. La revolución genética ha lanzado a varios científicos a la caza de estas mutaciones, con la idea de encontrarlas antes de que se manifiesten causando cáncer. El doctor Nickolas Papadopoulos del “Johns Hopkins Kimmel Cancer Center” en Baltimore lidera un grupo de estos científicos que esta semana hacen públicos sus resultados cazando mutaciones en los genes ARID1A y PPP2R1A. Las cuales según la investigación de Papadopoulos están fuertemente relacionadas con el cáncer en los ovarios.
Este tipo de exámenes ya existen en la práctica, y pueden prevenirnos sobre que tipos de cáncer es más probable que desarrollemos, aunque todo es sólo un por probabilidades. Evidentemente surgen una serie de cuestionamientos éticos sobre el uso de dichos exámenes, pues ciertos cánceres son aún muy difíciles de tratar y saber que se tiene una alta probabilidad de desarrollarlos, es parecido a tener una fecha de caducidad todavía más anunciada. Pero en la mayoría de los casos puede salvarnos la vida, o ahorrarnos una desgastante quimioterapia. Hay quienes prefieren saber (me incluyo… casi siempre) y hay quienes prefieren (donde también me incluyo algunos días) no saber… como dicen los gringos ignorance is bliss (la ignorancia es una bendición).
Según entiendo la medicina, no solo se dedica a arreglar lo que ya está roto, sino también a prevenir que se rompa. Este tipo de exámenes son muy útiles para la medicina preventiva. Ojala que el doctor Papadopoulos y sus amigos sigan encontrando oro, en el mapa genético del ser humano.

Compartir.

Deja un comentario