web analytics
Martes 21 de Noviembre de 2017

Nuestras Universidades

0

Foto: Especial
Joaquín Ambía Garrido

A propósito de los 100 años de la UNAM, por lo cual felicito a toda su comunidad, y la reciente publicación del ranking de universidades del 2010, valdría la pena echar ojo a nuestra situación y reflexionar al respecto.

 

En años anteriores, se presentó un solo ranking de universidades elaborado conjuntamente por las compañías especializadas Quacquarelli Symonds (QS) y Times Higher Education (THE), ambas basadas en Inglaterra. Pero este año han hecho listas separadas con resultados un poco diferentes por usar métodos distintos, pero al mismo tiempo, coherentes. Por ejemplo, QS tiene a Cambridge como la mejor, mientras que THE, tiene a Harvard. Sin embargo, comparando sus diez mejores, coinciden en 8.

 

THE sólo incluye en su lista a las que considera las mejores 200 universidades. Desafortunadamente, México no tiene ningún representante. Pero si viéramos un poco, sólo un poco más abajo en la escala, seguro tendríamos quien nos representara. Por eso vale la pena ver en la lista de QS, que incluye 700 universidades. El resultado es hasta cierto punto incluso alentador, pues tenemos un total de 7 universidades. Entre los lugares 601 y 700 (no se distingue más en este punto) están la UAM, el ITAM, la UAG y la UANL. Un poco más arriba, entre los lugares 551 y 600 está la Ibero (UIA), la cual es reconocida en el estudio por ser una de las más antiguas universidades privadas en el país y su buena integración con la sociedad civil. Subiendo un poco más en la escala, encontramos al Tec (ITESM) en el lugar 387 (antes 339). El estudio lo reconoce como una universidad con funciones de “educación, investigación y creación de empresas”. También se hace mención de la fuerte presencia de estudiantes y profesores extranjeros, y finalmente le reconoce su programa de becas interno, que beneficia a 32% de sus estudiantes. Vale la pena mencionar que el Tec es también reconocido en áreas específicas, con un honroso lugar 269 en las Ingenierías y 232 en las ciencias sociales. Finalmente, en la cima de nuestra escala, tenemos a la cumpleañera UNAM en el lugar 222 (antes 190), y primera de Latinoamérica. El estudio hace mención de su gran número de estudiantes, 296 mil, sus escuelas de extensión en el extranjero, y de haber sido primer casa de estudios de tres premios Nobel (García Robles, Molina y Paz). También es reconocida con muy bueno lugares en todas las posibles áreas específicas, 261 en ciencias de la salud y biomedicina, 186 en ingenierías, 137 en ciencias sociales, 130 en artes y humanidades y 112 en ciencias naturales.

 

La evolución hecha por QS toma en cuenta varios aspectos: Un 20% es que tantos profesores hay por cada alumno, otro 20% está dado por que tantas veces se citan los trabajos de los profesores, un 5% se le asigna a la proporción de alumnos extranjeros y otro 5% a la de profesores extranjeros. Este primer 50% son datos duros, el otro 50% son encuestas de percepción, 40% viene de una encuesta, con preguntas que se refieren sólo a aspectos académicos, aplicada a profesores de otra institución. El restante 10% viene de otra encuesta a empleadores. Cualquier intento de evaluar el desempeño de toda una universidad y darle finalmente un numerito, es un reduccionismo que se salva del absurdo por muy poco.

No hay que tomarlas como guías absolutas para ningún propósito; sin embargo, a grandes rasgos sí pueden decirnos como va nuestra educación superior y me gustaría ahondar en un par de aspectos. Las dos universidades que están han estado en el ranking estos años, van de bajada, esto está muy de la mano con la situación del país. La llamada fuga de cerebros se acentúa. Pero no hablaré más del tema, pues es muy deprimente y lo veo en primera fila con gente graduada de las dos instituciones mejor ubicadas y en carne propia. Otro aspecto interesante, es reconocer que los países con la mejor educación superior tienen varias universidades con calificaciones similares. Esto se da por un fenómeno llamado “coopetencia”, que es la mejora de los involucrados al tener una sana competencia. Lo contrario a lo que sucede en los monopolios, donde la calidad baja por no existir opción con que comparar. Hay varias formas de nivelar el terreno de las universidades, pero uno fundamental, pasa por la asignación de recursos a proyectos específicos, en México se hace a través del CONACYT. Yo propondría crear otra comisión (competencia doblemente) que asignara fondos similares, podría estar más enfocada en las ciencias de la salud, que es un área de la que cojeamos (a nivel investigación). El problema es que cuesta… aunque el gasto asignado a la investigación es de los más bajos de la región. El día en que las 4 universidades que actualmente tenemos entre los lugares 601 y 700 estén entre las mejores 300, la UNAM y el Tec estarán entre las mejores 50, quizás entre los mejores 10.

 

No quiero dejar de señalar que otro aspecto impostergable para que mejore la educación superior del país, es mejorar la educación básica. No es ninguna coincidencia que tanto la UNAM con su “propedéutico” (de un año) como el Tec con sus “remediales”, traten de emparejar el nivel académico de los estudiantes que reciben de preparatorias externas.

 

Para terminar, me gustaría decir que es alentador ver que seguimos encabezando la región. Tengo la confianza de que pronto reconoceremos el valor de la educación superior y nos proyectaremos competir de igual a igual con los mejores del mundo.

Compartir.

Deja un comentario