web analytics
Martes 21 de Noviembre de 2017

Prediciendo en base al Caos

0

Foto: Especial
Joaquín Ambía Garrido
Las predicciones climatológicas son famosas por ser muy poco de fiar. Hay varios puntos que podríamos discutir al respecto, por ejemplo que si la predicción es acertada, no nos llama la atención, pues es lo que esperábamos, pero si es equivocada, le reprochamos al climatólogo su error, o si estamos de mejor humor, nos reímos un poco de lo mala que fue la predicción. De cualquier forma, ponemos más atención cuando la predicción es mala y eso nos da la sensación de que los climatólogos son peores de lo que realmente son. En lo que sí tiene razón la sabiduría popular, es que predecir el clima es una tarea bastante complicada. Al mismo tiempo, hay un gran interés en predecir el clima, por un lado para los ciudadanos de a pie y por el otro para diferentes industrias como la aeronáutica y la petrolera, que basan sus operaciones del día en las condiciones climatológicas.
Dada esta situación, constantemente se están tratando de generar nuevas formas de predecir el clima, y más que formas, nuevos algoritmos que toman las condiciones actuales y tratan de predecir las condiciones que se tendrán en un futuro. La evolución del clima se puede entender en base a como se mezclan las masas de aire que tienen diferentes condiciones; básicamente la temperatura y la humedad. Para entender estos sistemas, los científicos usan tremendas computadoras para resolver complicadas ecuaciones que van modificando según va cambiando el clima y según el “feeling” que solo da la experiencia. Es todo un arte.
Se dice que las soluciones a las ecuaciones que predicen el clima, son caóticas. Esto quiere decir que si cambian las condiciones iniciales un poco, el resultado final es drásticamente diferente. De ahí la famosa historia de la mariposa que aleteando en África causó un huracán en el Caribe, un mes después. Es una exageración, pero sirve para entender el punto.
Cuando se dio el derrame de petróleo en el Golfo de México, hubo un gran interés por demostrar que se tenía el mejor algoritmo para predecir el clima, y no sólo eso, sino para predecir donde se iba a ir el crudo derramado. El doctor Igor Mezic, de la Universidad de California en Santa Bárbara publicó sus predicciones que resultaron acertadas. Lo interesante del algoritmo de Mezic, es que utilizaba un concepto innovador para entender los caminos que seguiría el petróleo. Tomo en cuenta que en ciertos lugares se formarían “barreras” que cambiarían la dirección del derrame prácticamente sin mezclarse con el agua. A pesar de que estas “barreras” son bien conocidas (por ejemplo la corriente de aire caliente del Golfo de México siempre llega a Europa, y no a Groenlandia, aunque puede que eso cambie en los próximos años), no se había logrado explotar su potencial, pues también están cambiando constantemente.
Pero para ser totalmente sensatos, es posible que el algoritmo de Mezic no sea tan aplicable al clima, pues la diferencia de densidades entre el petroleo y el agua es más estable que la que hay entre diferentes masas de aire. De cualquier forma sus estudios han sido muy útiles para contrarestar los daños el derrame, y seguramente se utilizarán mejorados en el futuro.

Compartir.

Deja un comentario