web analytics
Jueves 23 de Noviembre de 2017

Construye Conagua planta de tratamiento de aguas negras

1

Planta tratadora de aguas negras
Atotonilco de Tula, Hidalgo, 26 Enero (Notimex).- La Conagua inició la construcción de la Planta Tratadora de Aguas Residuales (PTAR), con la que además de ayudar a solucionar el problema de contaminación generado luego de más de 100 años de recibir las aguas negras del valle de México se aumentará la diversidad de cultivos.
Eduardo Lozano, encargado de la gerencia de Obra Civil del PTAR Atotonilco, explicó que la construcción de esa planta, que será considerada la más grande del mundo, implicará una inversión de 10 mil 22 millones de pesos, de los que se destinarán cuatro mil 599 millones a través del Fonadin y el resto la iniciativa privada.
En un recorrido por la obra, indicó que ahí se recibirán las aguas negras del túnel Emisor Central y del Emisor Poniente, en construcción, y se podrán sanear hasta 35 mil litros por segundo, que serán destinados en su mayoría para riego de cultivos.
De acuerdo con el proyecto, con esas obras, que benefician a los habitantes de los 22 municipios del Valle del Mezquital, también se impulsará el cultivo de varios productos con la seguridad de que el riego será con agua de calidad.
Lozano refirió que actualmente sólo se cultiva maíz y alfalfa, para lo cual se utiliza la forma de riego por inundación, sin contacto humano, porque el proceso es con aguas residuales.
La PTAR Atotonilco se construye en 161 hectáreas del Ejido de Conejos de este municipio donadas por el gobierno de Hidalgo y operará con dos trenes de tratamiento, uno de procesos biológicos que se estima concluir a finales de 2012 y principios de 2013, así como el de procesos químicos, que se prevé entregar a mediados de 2012.
El funcionario explicó que el consorcio de Aguas Tratadas del Valle de México está a cargo del diseño, construcción y operación de la planta que con esos procesos aprovechará gases de los desechos para generar 70 por ciento de la energía que necesitará para su funcionamiento.
Al menos 101 hectáreas de las 161 de la planta se destinarán para depositar las 700 toneladas diarias de lodos que se generen en lo que denominaron el monorelleno, que tendrá una vida útil de 25 años, sin ningún riesgo de convertirse en peligro de contaminación para los acuíferos, porque se manejó una técnica para evitar filtraciones.
Destacó que se aprovecharán los beneficios de esos lodos o biosólidos, que generan muchos nutrientes para la tierra y que esas hectáreas se reforestarán con varias especies.
Se destinó otra parte del terreno como invernadero de cactus, magueyes y nopales que fueron rescatados durante la limpieza del lugar para proteger su supervivencia, de acuerdo con las normas de medio ambiente.
En cuanto a la fauna encontrada Eduardo Lozano comentó que todas las especies que se encontraron se depositaron en sitios seguros y libres, aunque con el movimiento de las máquinas los animales migraron solos.

Compartir.

1 comentario

Deja un comentario