web analytics
Home » Realpolitik

Venezuela: ¿hacia el golpe de Estado?

Enviado por en 20/04/2013 – 13:09 2 Comentarios

images

 

Ah-Muán Iruegas

 

El presidente boliviano Evo Morales, dijo el martes pasado que está convencido de que Estados Unidos está preparando un golpe de Estado en Venezuela. Aun considerando el recuento del voto acordado recientemente entre los venezolanos ¿tiene razón el presidente Morales en su categórica afirmación?

 

EUA ha sido acusado, desde hace años, de haber intervenido en el golpe de Estado contra el comandante Hugo Chávez del 11 de abril de 2002, que llevó brevemente al poder al bufonesco “presidente” y golpista, Pedro Carmona Estanga.

 

Semanas antes del golpe de 2002, la dirigencia patronal y los extremistas opositores a Chávez viajaron a Washington y visitaron el Departamento de Estado. Algunos generales implicados en el golpe, declararon, posteriormente, haber conspirado durante un año antes, no solo en la capital estadounidense, sino también en Miami, Madrid y Bogotá.

 

El grupo central que ejecutó el golpe, incluía al dirigente patronal y efímero presidente Pedro Carmona, el contralmirante Carlos Molina, un asistente del expresidente Carlos Andrés Pérez y algunos empresarios, así como gerentes y abogados corporativos. La base de apoyo fue la clase media, los medios de comunicación privados, además desde luego diversos sectores militares. La Iglesia católica también apoyó a los golpistas; el cardenal José Ignacio Velasco fue vinculado con ellos.

 

Adicional y sospechosamente, un día antes del golpe, la cancillería estadounidense emitió uno de sus comunicados, en el que condenaba todo acto inconstitucional por “cualquiera” de las partes. ¿Estaba entonces al tanto el gobierno estadounidense de los proyectos golpistas en marcha?

 

Una investigación interna del Departamento de Estado (*) negaba que los opositores venezolanos hubieran pedido ayuda a EUA para deponer a Chávez. Sin embargo, el mismo informe afirma, en relación a conversaciones de los golpistas con funcionarios estadounidenses: “los opositores habían informado a sus interlocutores norteamericanos sobre sus intenciones”. Ante lo cual, el casto puritanismo estadounidense habría respondido que no aprobaban métodos antidemocráticos en Venezuela.

 

No acostumbro dudar de la castidad de nadie, pero me queda la siguiente duda: si los golpistas no les pidieron ayuda a los Estados Unidos ¿entonces con qué fin les informaron esos mismos golpistas acerca de sus intenciones? Seguramente no para pedir ayuda para dar el golpe, sino sólo para visitarlos y estrechar su mano.

 

Luego de consumado el golpe de Estado, en lugar de condenar el acto dictatorial, de extravagante cesarismo, de Carmona, George Bush dejaría primero en el aire su definición al respecto y luego le endosó a su cancillería la encomienda de condenar gradualmente los hechos, en la OEA. Es claro que se debió condenar de inmediato el golpe, pues no podía sensatamente ignorar que este hombre –Carmona- había suspendido al Congreso y a la Corte. No era sólo antidemocrático, Carmona era antirrepublicano.

 

Además, en lugar de que Pedro Carmona se hubiera autoproclamado presidente, lo correcto y lo legal hubiera sido que, si presuntamente fuera cierta la farsa de que el Comandante Chávez hubiera aceptado presentar su renuncia, como se lo habían pedido los militares golpistas, en ese caso debía haber asumido la jefatura del ejecutivo de Venezuela, el líder del Congreso de ese país.

 

Por su parte, uno de los principales adversarios del presidente Bush, el senador demócrata Christopher Dodd, exhibió el espíritu antidemocrático del presidente de su propio país, al denunciar a Bush por no haber realizado una condena inmediata de lo que, evidentemente, era un golpe de Estado. Justo es reconocer que el funcionamiento de la democracia estadounidense, permitió en este caso que la vena antidemocrática de Bush, fuera en alguna forma contrarrestada, o al menos exhibida, por el espíritu y los actos, genuinamente democráticos, del senador Dodd.

 

Además, hay un ciudadano estadounidense que fue acusado de ser uno de los francotiradores que dispararon contra la multitud, el día del golpe de Estado. Se trata del ciudadano de EUA Robert F. McNight, quien presuntamente portaba una cédula de identidad venezolana falsa, con el número de cédula 10,480,186.

 

No conozco de vínculos entre McNight y el gobierno de George Bush, aunque es llamativo que entre los siete francotiradores reportados inicialmente, había cinco venezolanos y dos extranjeros: McNight y el colombiano John Carlos Muñoz Garzón.

 

¿Quién tenía en el continente la mayor capacidad para organizar un comando internacional de mercenarios colombianos, venezolanos y estadounidenses con objeto de disparar contra una multitud en Caracas?

 

Para ahondar un poco al respecto, vale la pena recordar un par de cosas. El político y autor venezolano Guillermo García Ponce atribuye al diario “The Guardian” la versión de que desde junio de 2001, el gobierno de EUA consideró dar un golpe contra Hugo Chávez y para tal efecto envió como asesor militar de la Embajada de EUA al coronel James Radger “para preparar el terreno a los golpistas”. Radger habría estado junto a los generales golpistas en el fuerte Tiuna, el 11 y 12 de abril (**).

 

El propio Comandante Chávez mencionó en una alocución que “dos oficiales, coroneles” de las fuerzas armadas estadounidenses estuvieron en el edificio de los golpistas.

 

Además, hubo en los días del golpe tres barcos de guerra de EUA en el mar territorial venezolano, frente a las costas Falcón y El Litoral, al menos entre las 9 y las 16 horas del sábado 13 de abril. Su presencia puede haberse relacionado con varias cuestiones: con la función de servir de base a aviones de reconocimiento; con la función de interrumpir comunicaciones internas del gobierno o el ejército venezolanos y de embajadas de gobiernos afines; con el plan de trasladar al presidente Chávez a territorio de los Estados Unidos, para escenificar allí un juicio inducido contra el comandante.

 

Por otra parte, en la historia venezolana quedará para siempre inscrita la marcha de Chuao, marcha que fue conducida hacia el Palacio de Miraflores el día del golpe y que al menos en apariencia, dio origen al golpe de Estado. En su momento, la marcha no fue un simple ejercitar libertades cívicas. Buscaban ir al Palacio para sacar del poder al presidente Chávez, como se escuchaba en las arengas de los opositores Carlos Ortega y Enrique Mendoza.

 

A partir de que esa marcha llegó a un determinado punto (denominado El Silencio), vehículos blindados de la  policía metropolitana –antichavista- fueron colocados al frente de la marcha, a manera de un ariete, con objeto de dispersar a las masas chavistas que ya estaban fuera del Palacio de Miraflores, lo que constituía un paso previo para el asalto al palacio.

 

Es por esto que el reciente llamado de Henrique Capriles, de realizar una marcha hacia el palacio de Miraflores, fue al menos un acto provocador de los antichavistas, para desestabilizar y provocar incertidumbre en la sociedad venezolana.

 

Por ello, cobra sentido la decisión de Nicolás Maduro de prohibir la marcha de Capriles. Maduro habrá sido un mal candidato, pero ya mostró, en una de sus primeras decisiones críticas como mandatario, el olfato político que no mostró suficientemente en su campaña.

 

Maduro ha sido criticado por limitar supuestamente las libertades de los venezolanos, sobre todo el derecho de reunión y de manifestación, con su prohibición de la marcha. Sin embargo, vemos que hay poderosas razones, en la propia historia de Venezuela, que convierten a dicha prohibición en un mal menor.

 

Al parecer, Maduro prefirió no seguir el dogma liberal de los derechos cívicos. Prefirió en cambio evitarle a su pueblo una “segunda marcha de Chuao”. Era inevitable pensar que la marcha de Capriles a Miraflores pudiera derivar en otro intento de golpe de Estado, o alguna otra tragedia.

 

Un golpe de Estado orquestado por Capriles, con ayuda de EUA, no es una posibilidad meramente teórica. El mismo Capriles ya ha sido acusado de participar en el golpe de Estado de 2002.

 

Entonces, el dia del golpe, Henrique Capriles era alcalde de la municipalidad Baruta, con jurisdicción en Caracas. Capriles habría recibido ayuda de EUA para modernizar la policía local, antes del golpe. Ha sido señalado de haber acosado, durante el golpe, al Ministro del Interior venezolano. El partido de Capriles “Primero Justicia”, reconoció la anulación del parlamento, decretada por el golpista Carmona.

 

Con esos antecedentes, parece muy razonable que “alguien” –es decir, Capriles- de nuevo con ayuda de los Estados Unidos, esté ponderando la posibilidad de orquestar un nuevo golpe de Estado en Venezuela.

 

La posibilidad del golpe aumenta en la actual coyuntura, dado que Maduro es hoy relativamente débil. Dejar pasar el tiempo, conlleva el riesgo de que Maduro se fortalezca, desde la perspectiva de la derecha venezolana.

 

Adicionalmente, Capriles no parece tener pruebas jurídicamente muy sólidas del supuesto fraude del que acusa a Maduro, por lo que, al no tener mucho futuro la apelación legal correspondiente, una opción que se abre es la de apuntar de nuevo a la vía golpista.

 

Las implicaciones geopolíticas de un posible golpe de Estado contra Maduro, son tales en América Latina, que Estados Unidos ponderará seriamente la vía golpista, pues derrocar a Maduro significaría para EUA debilitar, con “una sola” acción, a varios de sus rivales: Cuba, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, entre otros. Como la relación costo-beneficio es favorable, EUA puede intentar un golpe. Puede ser políticamente costoso en Venezuela propiamente dicha, pero son muchos los beneficios que EUA obtendría en la región.

 

Es el credo neoliberal lo que de manera notable Hugo Chávez cuestionó, durante su mandato. Su propuesta de socialismo del siglo XXI, hoy encarnada por Nicolás Maduro, no puede ser facilmente tolerada por los Estados Unidos, que defiende los valores e intereses contrarios. Por ello considero que es perfectamente imaginable que, aunque los Estados Unidos en teoría prefieran alguna fórmula democrática para deponer a Maduro, no dudarán en acudir al golpismo si encuentran un momento favorable, como Evo Morales alerta y como EUA lo ha hecho en el pasado, por toda América Latina. Está en el interés de los Estados Unidos, de la defensa de la propiedad privada y del fundamentalismo neoliberal en general, agredir por todos los medios el legado del Comandante Hugo Chávez Frías.

 

Aunque distiende el ambiente, el recuento del voto acordado el pasado 19 de abril, sólo en caso de que favoreciera a Capriles excluirá totalmente la opción del golpe de Estado. Pero eso no sucederá. El consejo electoral venezolano nunca  ha tomado decisiones contrarias al chavismo y no lo hará tampoco esta vez. Lo previsible es que Capriles saldrá derrotado en el conteo, apelará y perderá de nuevo. Por lo cual, seguirá como un escenario factible, el golpe de Estado.

 

Por todo lo dicho arriba, puede afirmarse que es el interés nacional de los Estados Unidos lo que llevará a ese país a evaluar seriamente la alternativa de promover un golpe de Estado en Venezuela. Antes los Estados Unidos actuaron contra el Comandante Chávez, ahora lo harán contra Nicolás Maduro. No es desde luego seguro que ocurra un golpe de Estado en Venezuela, pero es sin duda una posibilidad real y vigente.

 

 

 

-* Andrés Oppenheimer. Cuentos Chinos. Debolsillo ediciones, México, 2007. p 238-239.

 

-** Guillermo García Ponce. El golpe de Estado del 11 de Abril. Comando Político de la Revolución. Caracas, 2002. p 97-99. Los datos sobre el golpe de 2002 que menciona este artículo, fueron tomados del citado libro.

 

Tags: , , , ,

2 Comentarios »

  • alex dice:
    VIVA EL COMANDANTE CHAVEZ! ABAJO EL IMPERIALISMO YANKEE!! EL COMANDANTE CHAVEZ FUE EL UNICO EN SU TIEMPO QUE EN SUDAMERICA SE ATREVIO A DECIRLES A LOS ESTADOS UNIDOS: VAYANSE AL CARAJO!,,, FUE EL PRINCIPAL QUE SE ENFRENTO A GEORGE BUSH Y SU GRUPO DE ASESINOS Y EMBUSTEROS … VIVA POR SIEMPRE HUGO CHAVEZ !!
  • jesus dice:
    Que bueno que los chaviztas son unos santos verdad?

    y por que no dices de la matanza debajo de aquel puente, donde Maduro (en aquel tiempo solo un peon deChavez) disparo contra los ciudadanos que se manifestaban abajo.
    Será muy hijo de embajador y por eso no tiene idea de como vive la gente jodida (antichavista) de allá, los que sacan los tanques es el gobierno junto con sus Circulos Bolivarianos, que no es otra cosa que monos amaestrados y armado listos para agredir, es como en México, donde todo se obtiene por amiguismo y afinidad politica; pero al extremo!

    Los Venezolanos que salen a manifestarse a las calles lo hacen con hambre y con miedo.

    Cuando vienen para acá hasta toman fotos de las manifestaciones, no pueden creer que la policia confine un carril de Reforma para que la gente se manifieste, aqui nadie les hace caso, pero alla los espera el ejercito pá joderlos!

    Señor, usted no sabe nada!

Deja un comentario!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. también se puede Comments Feed a través de RSS.

Hay que ser agradable. Mantenga limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este es un weblog Gravatar-habilitado. Para obtener su propio mundo-reconoce-avatar, por favor regístrese en Gravatar.