web analytics
domingo, abril 21

Dólares ¿hora de comprar?

0
17

Ah Muán Iruegas.

En los últimos quince meses, los pesos de todos los mexicanos, se han devaluado en un 26%-27%, de modo aproximado. Así lo afirmó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, durante oportuna entrevista en Radio Fórmula. (*)

La prensa pro-peñista tapa el bosque con ramas para que no se vea el boquete. Dicen que en el año “solamente” se devaluó 4.7% nuestra moneda. Sí, claro y en los últimos cinco minutos, hasta se ha de estar recuperando. No obstante, entre el 9 de diciembre de 2014 y el pasado 30 de julio, el peso se devaluó 14.7 %. Pero el record de los priístas respecto del peso es una vergüenza mucho peor que esto. Veamos.

Con el priísta José López Portillo, otro presidente corrupto como Peña, en términos gruesos el peso pasó de 27 a 70 pesos. A Portillo se le ocurrió estatizar y expropiar la banca mexicana, lo que consituyó una violación a los derechos humanos de sus propietarios –nunca reconocida por el priísmo. De la Madrid cambió el tipo de cambio controlado por el semifijo “logrando” llevar el peso a 2,290 pesos por dólar. Salinas llevó al peso a flotar por bandas, con ataques especulativos luego de los asuntos EZLN-Colosio. Le colgó tres ceros al peso y Zedillo llevó al peso a niveles ajustados de 5.10, es decir cinco mil pesos por dólar –se le descuelga usted los ceros, otras tres medallitas del PRI…

El viernes pasado, las autoridades financieras de nuestro país anunciaron que cuadruplican prácticamente la cantidad de dólares que ya estaban vendiendo, de 52 a 200 millones de dólares diarios, durante los próximos dos meses. Van a tratar de defender al peso al estilo priísta (como canes).

Se va a gastar el gobierno peñanietista unos 8,600 millones o digamos casi 9 mil millones de dólares –de “nuestras” reservas- para que no se les suban las “cucharadas” a nuestra moneda. Brincó el gobierno cuando el peso llegó 16.68 en sus niveles más altos reportados de manera momentánea o intermitente los últimos momentos, antes de que los peñistas se decidieron a hacer algo.

Ahora bien, con el dichoso anuncio, nuestros héroes (financieros) lograron que el peso se recuperara… veinte centavos. El resultado no es completamente decepcionante. Pero es muy poco veinte centavos ante tal anuncio.

Si se van a gastar casi 10 mil millones de dólares de las reservas mexicanas en recuperar veinte malditos centavos, creo que el gobierno peñista no está aquilatando adecuadamente el valor de nuestras reservas ¿Y la refinería que pedía AMLO y que luego concedió Calderón? Hubieran hecho una y ya tendrían recuperados sus veinte centavitos…

Todo el teatro deriva de que México depende en su política económica de lo que hace el gobierno de los Estados Unidos. La Reserva Federal estadounidense va a comenzar a subir sus tasas de interés –despues de 7 años de no hacerlo. Ese es el problema.

México no puede permanecer igual, pues debe reaccionar al aumento. El aumento a tasas en los Estados Unidos, se supone que ocurrirá en mes y medio. Por ello, si usted decide comprar dólares hoy, lo recomendable es conservarlos por un plazo mínimo de mes y medio, cuando menos. Yo sinceramente compraría para no vender en un plazo de unos seis meses al menos, si no es que de años. Pero el plazo mínimo es ese: si compra hoy y vende en menos de mes y medio, ahí sí puede usted perder.

Es la inflación y no sólo las reservas lo que preocupa al gobierno mexicano. El alza del dólar se está traduciendo en aumentos de precios, algunos no vinculados directamente al sector externo de la economía.

Cuando hay inflación, efectivamente todos perdemos, pero cuando hay devaluación existen algunos sujetos que pierden mucho y que le interesan mucho al gobierno: los inversionistas. Si usted es un inversionista o millonario estadounidense, japonés o europeo y compró una acción mexicana por el equivalente en pesos de 1.25 dólares hace quince meses, ahora su papel sólo vale un dólar. Perdió usted 25%-27%, gracias al plumazo peñista. ¿Qué pasó si usted invirtió todos sus ahorros en papel peñista? Perdió la cuarta parte de su riqueza.

Por ello, ni ricos ni pobres deben confiar en el gobierno mexicano. Sobre todo si el paladín Videgaray tiene una casita pendiente de aclarar, ¿verdaaad? Si el Secretario de Hacienda no puede tapar el hueco de su casa mugrienta ¿usted señor va a taparle los hoyos al peso mexicano?

Jajajajaja ¡por favor! Lárguense mejor y traten de que no los vayan a encarcelar cuando se les “acabe el crédito” al terminar el sexenio, por ser unos raterillos de cuarta ralea, como todo peñanietista. Tic-tac, tic-tac ¿no oyen un reloj que suena?

Si hasta los potentados están perdiendo, lo más sensato para la población mexicana es protegerse del tornado que viene. Todas las monedas de los llamados “mercados emergentes” van a sufrir, y algunas más que las mexicanas –como las sudamericanas, coreana, rusa y toda la flota de los que no tenemos una moneda dura, como México.

Es por ello que no tiene sentido confiar en que una simple política de alcance nacional –como la de Carstens y compañía- va a ser suficiente para controlar el problema claramente internacional. Aquí hay un problema de escala –de las posibles soluciones. Se están enfrentando a un problema global y desde luego no tienen armas para enfrentarse en una batalla de ese calibre. En términos militares: van Carstens y Videgaray, armados para la batalla …¡con un par de “resorteras”!

Doscientos millones de dólares es mucho dinero para usted y para mí. Pero para una ola especulativa eso no es nada. No van a poder con un batacazo incluso si aumentan a 400 millones diarios la oferta. De hecho, eso técnicamente puede ocurrir, pues hay una fórmula pre-aprobada ya por la cual, si hay una devaluación diaria mayor al uno por ciento, puede vender el gobierno hasta 400 mdd diarios y no solamente los 200 mdd publicitados el pasado viernes. Apenas con eso podría amainar la situación un poco, pero ya al costo de dilapidar las reservas ¿no cree usted?

De hecho, los peñistas ya se “quemaron” cerca de 5.2 mil millones de las reservas entre los días 17 de abril y 24 de julio de este año. Es decir, el problema ya lleva tres meses y ya se gastaron esa cantidad, sin resolver el problema. Más los 10 mil millones que se va a gastar Carstens en dos meses, nos da ya un total de dilapidación de reservas de 15 mil millones de dólares. Todo a cuenta de los inútiles peñistas…

Si usted nació pobre en este pobre país llamado México, usted casi seguramente morirá igual de pobre. Si usted, estimado lector, nació rico, le apuesto que así morirá. Yo nací dentro de la clase media mexicana, exactamente en la esquina de Gabriel Mancera y Av. Universidad y espero morir allí el día que el Creador me llame “a su lado” -azulado y tieso.

México no es un país de oportunidades. Sólo sirve para que se enriquezcan amigos de políticos. Si usted nació amigo de algún politiquillo, con el PRI va a prosperar. Pero si no es así, con el PRI usted no se va a enriquecer: si acaso va a sobrevivir. De hecho, del gobierno priísta de Enrique Peña, usted debe protegerse.

Este no es un momento para hacerse rico comprando dólares. Sin embargo… sí es momento de comprar, pero no para ganar, sino para no perder. Si sigue en pesos, tiene usted claro riesgo de perder. Si cambia aun pequeñas cantidades de dólares, es muy difícil que pierda, y casi imposible que pierda mucho. Pues el dólar no bajará seguramente de 16 pesos con facilidad. Por el resto del año, yo diría que eso es casi un hecho.

El ama de casa, el mexicano de a pie no tiene forma de protegerse de la inflación, salvo cambiar sus billetes a dólares. Eso sí los protegerá.

Ahora bien ¿cuándo es el momento de cambiar? Yo sugiero que en conciencia, cada quien vea cuándo están aumentando los precios en su propia canasta de consumo. Al primer aumento en cualquier cosa que uno consuma, lo mejor es protegerse y cambiar a moneda dura, es decir desde luego a dólar estadounidense. Opciones más sofisticadas pueden ser el yen japonés o el franco suizo, pero son de difícil acceso y no las recomiendo.

A los priístas ni los escuchen. Son los enemigos del peso mexicano y siempre lo han sido.

Por ello, yo sugiero a todo mexicano que se proteja y que cambie sus ahorros a dólares ya. Que no confíe en el grupo de rateros corrientones y delincuentes de toda laya que conforman el peñismo. Si no pueden ni con sus problemas, menos podrán con los nuestros. Que se queden con sus problemas, sus ejecuciones, sus asesinatos, sus raterías y sus esposas igual de sucias que ellos. Que ellos se queden con sus malhabidos pesos. Quédese usted con los dólares.

 

*-Entrevista de Ciro Gómez Leyva con Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial mexicano, realizada el día 31 de julio de 2015. Puede encontrarse en la página web de Radio Fórmula y en:

http://www.radioformula.com.mx/perfil.asp

 

**- Datos sobre los intentos previos de los peñistas –desde luego fallidos- pueden encontrarse en el espléndido artículo en el diario El Financiero, por parte de Alejandro Gómez Tamez “Esfuerzos inútiles por frenar la caída del peso mexicano”.