web analytics
Lunes 18 de Diciembre de 2017

Contra la Cyber-Inquisición de la #LeyFayad

0

Raúl Tortolero

El senador del PRI Omar Fayad, resultó bastante desinformado sobre el rumbo deseable hacia dónde debe apuntar el futuro de internet, en México y en el mundo. Internet debe ser un espacio vanguardista de libre intercambio de información, ideas, contenidos, entre ciudadanos del mundo, un santuario de la libertad de expresión, en el que los Estados no tienen en lo general porqué meter su cuchara, para espiar, para acotar libertades, para censurar.

Ninguna de estas actitudes reaccionarias y represivas, policiacas, resulta favorable para el desarrollo humano que hace casa en internet. Y si Fayad no está desinformado, entonces su equipo de redactores es malintencionado. Lo que sí está claro es que sus propuestas son muy lejanas al sentir de los verdaderos usuarios de internet.

El senador del PRI parece hacer gala de una mentalidad policiaca, represora de ciudadanos libres que hacen uso pleno de su libertad. ¿Por qué no escribió su iniciativa de la mano de ciudadanos? ¿Por qué sólo hombro con hombro con la Policía Federal y con Gobernación? ¿Para quién trabaja este “representante” popular?

La llamada “Ley Fayad”, en pocos días se hizo penosamente célebre por criminalizar muchas conductas que son y deben ser totalmente normales en una verdadera democracia, y que además están respaldadas en los derechos humanos. Lo bueno que esa iniciativa que lo mismo mueve a risa que a repudio, no es aún una ley, y lo más probable –y deseable- es que jamás lo sea.

Más vale que jamás lo sea, por el bien del desarrollo que anida libremente en internet, que implica, por supuesto, entre otras cosas, libertad de expresión, de opinión, analizar, criticar, difundir y filtrar información, tener derecho a la privacidad.

La iniciativa lleva por nombre: “Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Informáticos”, y habría sido redactada en colaboración con la Policía Federal y con la Segob. Pero, antes que realmente contar con un enfoque de protección a los ciudadanos, a sus libertades y derechos humanos, una redacción vaga, y unas penalidades sobradamente duras, convierten ese remedo de ley en una “santísima cyber-inquisición” impulsada por Fayad.

Tan es así que expertos y activistas consultados por la prensa –como Artículo 19 y R3D- durante los días posteriores a la difusión de este despropósito cyber-policiaco de Fayad, reprobaron esta avanzada ociosa e inútil para el ciudadano y para el crecimiento y apertura digital del país, e incluso algunos grupos amagan con realizar protestas en una escala importante.

Por ejemplo, para los ciberactivistas de Anonymous, quienes difunden sus opiniones en un video ( https://www.youtube.com/watch?v=L_o9N9Asj78 ) a través de las redes sociales, la iniciativa de Fayad está muy lejos de ayudar a la población, y sólo intenta “censurar y atentar contra los derechos humanos a la libertad de expresión, pretenden minimizar los ataques de una sociedad enfurecida con un gobierno represor”. Anonymous realizará la #OpDownLey Fayad el próximo viernes 6 de noviembre.

Está claro que la Ley Fayad no responde a intereses ciudadanos, sino policiacos, de control, intentando alfombrar la extracción forzada de datos personales de la gente, a través de empresas digitales, y acotar la valiosa libertad que debe reinar en internet siempre.

Por ello es importante sumar fuerzas para echar abajo ese bodrio de ley, que no contribuye en nada a México. ¿No es mucho más importante que haya por ejemplo libre acceso a internet para todos los estudiantes del país, en todas las escuelas, en las plazas públicas? ¿No contribuye mucho más esta accesibilidad al desarrollo, que ese encarcelamiento digital?

En el fondo, no hay realmente algo así como “delitos informáticos”. Si se comete por ejemplo un fraude valiéndose de alguna herramienta de internet (mails, páginas web falsas, etc), el delito sigue siendo fraude, sin importar el método que se use para perpetrarlo. Y el fraude ya está tipificado en los códigos penales.

Extorsión, secuestro, acoso sexual, robo de información, robo de identidad, abuso de confianza, son delitos que no tienen por qué ser sancionados a partir de que pudieran haber sido operados a través de internet. Internet es sólo el medio, es la herramienta, no tiene que ver directamente con el delito.

Restringir la libertad de internet por los delitos que pudieran cometerse valiéndose de este medio es absurdo, y sería tanto como restringir el uso del correo tradicional por que haya remitentes que envíen amenazas, chantajes, intenten fraudes, acosen, a través de cartas, de paquetería. O tan absurdo como penalizar a los dueños de los muros en donde se pintaran amenazas, insultos, críticas.

Esos delitos no tienen relación directa con los medios a través de los cuales son cometidos, por lo que la tipificación de esos delitos, que ya existe, no tiene por qué ser replanteada en términos de un acotamiento de libertades de uso de la red.

Todo esto revela sin lugar a dudas que en efecto la “Ley Fayad” sólo tiene como propósito generar una sociedad más vigilada, acotada, censurada, restringida, bajo una delirante óptica policiaca que todo lo criminaliza, con lo que nadie en su sano juicio puede estar de acuerdo. Es momento de ir en contra de esta pésima idea del PRI, en la voz de Omar Fayad. Es la hora de luchar.

@raultortolero1

Compartir.

Deja un comentario