web analytics
jueves, abril 18

Almagro pide fecha para discutir en OEA crisis venezolana

0
2

Notimex

Washington, EUA.- El titular de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pidió hoy que la invocación a la Carta Democrática Interamericana, para valorar la crisis en Venezuela, se discuta prontamente en el Consejo Permanente.

El exhorto se produjo un día después de que el Consejo Permanente se pronunció sobre la situación en esa nación sudamericana mediante una declaración política en la que instó a la reanudación del diálogo político entre el gobierno del presidente Nicolás Maduro, la Asamblea Nacional y la oposición.

“Hoy más que nunca urge fecha reunión Consejo @OEA oficial para abordar CartaDemocrática #Vzla (siguiendo Venezuela) #DemocraciaEnVzlaYa (siguiendo democracia en Venezuela ya)”, escribió el secretario general de la OEA en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

El lunes pasado, Almagro invocó la Carta para valorar la situación en Venezuela, abriendo así la posibilidad de que el gobierno de Maduro enfrente sanciones de parte del máximo foro político del hemisferio, en caso de que su solicitud proceda.

En una carta-informe de 132 páginas dirigida al embajador argentino Juan José Arcuri, presidente del Consejo Permanente de la OEA, Almagro citó el artículo 20 de la carta como respaldo de su solicitud para convocar una sesión urgente entre el 10 y el 20 de junio.

Detalló una lista de consideraciones que lo llevaron a tomar esta decisión, en medio de una tensa relación con el gobierno venezolano, que ha denunciado sus gestiones como partidarias a la oposición, y le ha ganado duras críticas por parte de Maduro.

Igualmente presentó una seria de recomendaciones, que dijo, procuran contribuir a una solución que insistió, “debe ser venezolana y entre venezolanos”, destacando entre estas la realización del referendo revocatorio.

Este miércoles, al final de una maratónica jornada de más de diez horas, el Consejo Permanente de la OEA aprobó una resolución política en torno a la situación venezolana, ausente de propuestas concretas y que algunos países calificaron de “débil y blanda”.

El texto fue adoptado tras un prolongado debate y una negociación entre 29 países que apoyaron un proyecto presentado por México y co-patrocinado por Argentina, Estados Unidos, Barbados y Perú, el cual fue rechazado inicialmente por Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

Ahí el Consejo Permanente ofreció sus oficios para identificar algún curso de acción que coadyuve a la búsqueda de soluciones a su situación “mediante un diálogo abierto e incluyente” entre el gobierno, otras autoridades electas y los actores políticos, para preservar la paz y la seguridad de Venezuela.

Respaldó asimismo la iniciativa de los expresidente José Luis Rodríguez Zapatero (de España), Leonel Fernandez (República Dominicana) y Martin Torrijos (Panamá) “para la reapertura de un diálogo efectivo” entre gobierno y oposición a fin de encontrar alternativas que favorezcan la estabilidad política.

También dio su apoyo a las diferentes iniciativas de diálogo nacional que conduzca, con apoyo a la Constitución, al pleno respeto de los derechos humanos, para la pronta solución de las diferencias y la consolidación de la democracia representativa.

El único país que se abstuvo de apoyar el consenso en respaldo a la declaración fue Paraguay, cuya representante, Inés Martínez Valinotti lamentó que el texto haya omitido toda mención del referendo revocatorio del mandato de Maduro, como potencial instrumento para superar la crisis.