web analytics
Miércoles 26 de Abril de 2017

“No queremos políticos que vengan a aprender, sino a aprehender…”

0

Por Francisco Garfias.

Regreso de vacaciones alarmado por las consecuencias que ya tiene la retórica agresiva de Donald Trump en  la industria automotriz nacional. No voy a repetir  aquí  la cancelación de  inversiones  de Ford que ya sabemos. Las amenazas a Toyota y a General Motors si mantienen sus planes en México. El amago de irse del país que hizo Fiat Chrysler.

Regreso con el dólar por encima de los 22 pesos, su cotización más alta desde que le quitaron ceros al peso.

Regreso con la noticia de que en 27 entidades federativas se han registrado, al 5 de enero, por lo menos 237 hechos de “alto impacto” relacionados con el gasolinazo., según la Unidad de Inteligencia de la Policía Federal. 

Hablamos de bloqueos de vialidades locales, estatales y federales, toma de gasolineras, retención de unidades de Pemex, distribución ilegal de combustible, robo y saqueo de centros comerciales y tiendas de autoservicio.

Regreso en un ambiente nacional que dejó de ser de mal humor social para convertirse en ira y vandalismo.    

Termina un período vacacional  en el que la noticia no descansó. Fue un inicio de año intenso como pocos. Sólo comparable al del primero de enero de 1994, cuando estalló la Revolución Zapatista en Chiapas que puso de moda al subcomandante Marcos en México y en el mundo.  


*  * *

Me encuentro con que la SRE la encabeza Luis Videgaray en lugar de Claudia Ruiz Massieu, pero también con  su afirmación de que llega a la cancillería a aprender.

¡Ah caray! ¿A aprender cuando enfrentamos la peor amenaza externa desde el siglo 19? ¿En los momentos más delicados de  la relación bilateral con nuestros vecinos de Estados Unidos?  

A Videgaray lo conozco. Es un hombre inteligente, pragmático. No hay duda. Mi amigo José de Córdoba,   corresponsal de “The Wall Street Journal”, me dijo alguna vez  que en Washington lo consideraban como el mejor del gabinete.   

Pero las relaciones exteriores no son su tema y en esta coyuntura es una secretaría tan importante como Hacienda o Gobernación.

No basta conocer a Jared Kushner, yerno de Trump, para garantizar una diplomacia exitosa.

Kushner es el orgullo del nepotismo del presidente electo de Estados Unidos. Para que vean que no tenemos el monopolio en ese rubro.

Por cierto que en uno de los tantos memes que circulan en las redes sociales a propósito del discurso de Videgaray, se leía una verdad de a kilo: “Lo que necesitamos no son políticos que vengan a aprender, sino a aprehender…”.

Hay incontables ex gobernadores corruptos prófugos, tapados. Y muchos de sus colaboradores cómplices en la calle.  

* * *

Trump, no debemos olvidarlo, es un candidato que hizo de la ofensa a los mexicanos  y la construcción del muro  fronterizo el eje del exitoso discurso de  campaña que lo llevará a la Casa Blanca el próximo 20 de enero. 

Millones de  gringos reflejaron el desprecio que sienten por su vecino del sur, al que ya invadieron y al que literalmente le robaron la mitad de su territorio.

Está en la historia y eso ni los tuits de Trump lo puede cambiar.

+ + +

La falta de sensibilidad política de nuestros gobernantes pone los pelos de punta. El desesperante discurso neoliberal que ha acompañado al gasolinazo a manera de justificación no convence a nadie. Ni a los patrones –allí esta la reacción de la Coparmex– ni a los trabajadores.

Más bien parece el combustible del malestar ciudadano.

El alza de la gasolina, si es inevitable, pudo ser gradual. No de trancazo.

Nos pregunta sorpresivamente el presidente Peña ¿ustedes que hubieran hecho?

Se podría atacar en serio el robo de combustible que nos cuesta miles de millones de pesos anuales. Hacer ajustes reales el gasto público que subió el año pasado en 5.9 por ciento en términos reales (datos de Coparmex) a pesar de los recortes anunciados por Videgaray antes de heredar la bomba al vapuleado José Antonio Meade.  

Se podrían cancelar bonos de fin de año y bajarle a los jugosos aguinaldos y compensaciones  que se otorga la alta burocracia; reducir a la mitad el impuesto a las gasolinas.

Lo más tangible y concreto que se propone en el Pacto es la reducción del 10 por ciento en el salario de los burócratas. 

El Bronco, a quien nadie peló en la última reunión de la Conago, adelantó las medidas que aplicará en Nuevo León:

De entrada se reduce su sueldo un 20 por ciento. Otras acciones tangibles: la tenencia se cobrará con un 50 por ciento de descuento. A los que pagaron por adelantado se les devolverá el dinero. El aguinaldo, en los primeros niveles de gobierno, bajará un 50 por ciento. El Impuesto sobre la Nómina  se quita en áreas y sectores estratégicos, y así…

*  * *

Los señalamientos del presidente Peña de que la administración anterior dilapidó un billón de pesos en subsidios a las gasolinas revelan que la eventualidad de un pacto con Felipe Calderón para evitar el triunfo de AMLO –como afirma el propio Peje— se esfumó.

La respuesta al primer mandatario llego vía Margarita Zavala, esposa del ex mandatario que puso de moda los gasolinazos. En un mensaje que difundió por las redes sociales la aspirante a la candidatura presidencial del PAN escribió:

“El aumento al precio de las gasolinas nos ha llenado de coraje, de indignación, de impotencia. El gobierno piensa que la indignación es sólo el resultado del gasolinazo pero se equivoca: la indignación es también por el abuso, la mentira, la injusticia, la corrupción…”

Total que nadie asume responsabilidades y el ciudadano paga las consecuencias.

FIN.

Compartir.

Deja un comentario