web analytics
Jueves 19 de Octubre de 2017

Pánico ante la indignación social

0
Por Miryam Gomezcésar.
 
 
Las muestras de consideración de la gente que participa en las brigadas de apoyo a las víctimas de los sismos, son tema de reconocimiento general mencionado en todos los medios de comunicación nacionales y extranjeros, éstas se siguen dando desde todas partes de la República, Quintana Roo se hizo presente con mucho ánimo de colaboración consciente de las urgencias que derivan de un desastre natural.
 
La ayuda entregada con gran entusiasmo de los ciudadanos que conocen la dimensión de los estragos en medio de las carencias, fue enviada a la Ciudad de México para su distribución, incluido personal capacitado y perros adiestrados, sin embargo, no faltaron ni protagonismos abusivos, ni manipulaciones evidentes de algunos sesudos que, desde el poder público, aprovecharon la ocasión con evidentes fines político-electoreros.
 
La desmesura de los atrevidos mancha cualquier intento de buena voluntad ciudadana, así vimos al Presidente Municipal, el joven verdecologista Remberto Estrada Barba, con el paroxismo de la recolección, la usura en su mirada. 
 
La indignación social generada por el silencio en los partidos políticos, indiferentes a la tragedia nacional por la destrucción causada por los terremotos, atrajo la atención de los medios de comunicación a la petición ciudadana dirigida al Instituto Nacional Electoral (INE), de canalizar los recursos de los partidos políticos a la reconstrucción de zonas afectadas, realizada a través de la plataforma change.org que logró en cuestión de horas la adhesión de más de 3 millones simpatizantes.
 
Cuando las muestras de solidaridad surgían espontáneas por todos lados en el país y en el ámbito internacional, mientras se esperaba un destello de comprensión y generosidad de la clase política mexicana por la dimensión del daño, el costo de la reconstrucción y el apoyo que requieren los damnificados, nada removió tanto el ánimo de la vapuleada clase política como sentirse vulnerables en el terreno electoral.
 
La noción de que Andrés Manuel López Obrador se había adelantado nuevamente con la promesa de destinar a ésta noble causa un monto del 20% de las prerrogativas que recibe Morena del INE, su decisión causó escozor entre los líderes de los demás partidos que en su angustia decidieron poner también su cuota. 
 
El PRI dio a conocer su determinación de destinar a ésta causa el 25% de sus ingresos tras lo cual, AMLO reconsideró y acordó donar el 50%. Así, la renuncia de Movimiento Ciudadano del total de su financiamiento público anunciada por Dante Delgado, sin duda ésta empieza a ser la crónica de una batalla político-electoral anunciada. 
 
El Consejero Presidente del INE, Dr. Lorenzo Córdova Vianello en un mensaje virtual a través de su cuenta de tuitter, aseguró que: Tras convocar a los partidos políticos el @INEMexico les informó q SÍ hay vías legales para q sus recursos sirvan a los damnificados #sismo. 
 
El problema para los partidos políticos no es menor. Sus excesos, abusos y actitud desmesurada frente a la desgracia tendrá costos electorales inevitables. El periodista y escritor Eduardo Hichim May, en el programa de Carmen Aristegui aseguró que son los diputados federales los responsables del derroche del INE, porque ellos le aprueban todo lo que les pide.  
 
Pero los partidos políticos y sus candidatos tienen otros enormes retos aparte de la indignación social que los arrastra. A raíz de la aparición de las redes sociales, la inmediatez informativa ha sido un factor relevante en la comunicación. 
 
En este sentido, los aciertos y yerros principalmente de las figuras públicas (llámense legisladores, funcionarios, presidentes municipales o el mismo Presidente de la República), así como de los líderes de opinión (llámense conductores, periodistas, actores, activistas, entre otros), se esparcen con tal prontitud como la reacción social inmediata.
 
La fallida creación (forzada o espontánea) del rescate de entre los escombros de la inexistente niña Frida Sofía, supuesta alumna del colegio particular Enrique Rébsamen en la Ciudad de México, como parte de una crónica periodística, sólo sirvió para exhibir, una vez más, la cuestionada integridad, los usos, abusos y costumbres mercantilistas de una empresa identificada con el Presidente Enrique Peña Nieto, ambos con problemas de pérdida de credibilidad.
 
Si a esto aunamos la tendencia generada escándalo tras escándalo oficial en la Federación, la del PRI y sus aliados más la ayuda del llamado Frente Amplio Opositor, será una guerra sucia sin precedente porque la tendencia desde ahora no los favorece. 
 
En Quintana Roo el panorama electoral para el gobierno se presenta tan incierto como complicado. No es para menos. Con baja calificación otorgada por su clase empresarial a un año de estrenado, con liderazgos debilitados por la corrupción a su paso por la administración pública, cuando desde la propia autoridad, por la carencia de equipo (balas, chalecos, armas y hasta llantas nuevas para las patrullas), sus titulares reconocen las dificultades para enfrentar al crimen organizado “Necesitamos tener muchos elementos y patrullas para combatir el problema, pero la prevención, el combate al origen del problema y la seguridad pública, es cuestión de educación, de deporte, de trabajo, que haya canchas deportivas, que haya mayor atención a la familia. Entonces hay que trabajar en el origen del problema que es la familia, si queremos erradicar el problema de raíz” aseguró Rodolfo del Ángel Campos, titular de la Secretaría de Seguridad Pública a los diputados locales durante su comparecencia en la Glosa del Primer Informe. 
 
Por carecer de estrategia y no contar con recursos suficientes para los programas de prevención, ni cubrir las exigencias de materiales y equipo, las afirmaciones del Fiscal General de Estado y del Secretario de Seguridad Pública (cada uno por su lado y en distintos eventos), son reveladoras de la complejidad del problema para contener el avance delictivo en Quintana Roo.
 
Se fermenta un fenómeno criminal de consecuencias inimaginables en toda la entidad, un hecho espeluznante en Cancún, esboza la dimensión de la descomposición social, al parecer irrefrenable, a la que no se ha puesto la atención debida, por falta, dicen, de recursos. 
 
Semanas antes, cuando el Fiscal General del Estado, Miguel Ángel Pech Cen informaba  que en el fraccionamiento Paraíso Maya, en la Región 107, tres menores de 17, 16 y 15 años de edad descuartizaron a su compañero de parranda de  21 años de edad, cuyos restos fueron encontrados en un contenedor de basura en el mismo fraccionamiento, al tiempo de dar a conocer que videograbaron el mórbido suceso, los homicidios vinculados al crímen organizado se acumulaban en Benito Juárez, Isla Mujeres, Puerto Morelos y Playa del Carmen. 
Compartir.

Deja un comentario