web analytics
Sábado 21 de Abril de 2018

El falso regreso del “espíritu de Díaz Ordaz”

0

Por Francisco Garfias.

A los diputados de la coalición de “Al Frente por México” ahora sí les falló la estrategia parlamentaria.

Querían reventar el quórum para no aprobar la controvertida Ley de Seguridad Interior, antesala, dicen ellos, de la “militarización” del país.

La Ley se aprobó ayer en San Lázaro en hora y media.

El acuerdo de los grupos del PAN, PRD, MC y Morena era no pasar lista de asistencia, aunque estuviesen presentes.

La idea era reventar el quórum y evitar la  aprobación de las modificaciones el Senado que le acababa de hacer a la controvertida Ley.

Pero no contaban con las presiones de los gobernadores del PAN sobre los diputados de sus entidades.

Once votos azules fueron a favor de la Ley. Ocho de ellos, nos dicen en el Frente, son moreno vallistas.

Ya lo dijo el refranero Miguel Mancera: “no es lo mismo borracho que cantinero”:

A los mandatarios les conviene que el Ejército y la Marina hagan la chamba de las policías estatales y municipales.

Están conscientes de que no tienen capacidad de fuego para enfrentar al crimen organizado, ni son persuasivos para evitar complicidades de los mal pagados policías locales, sujetos a la ley de “plata o plomo”.

A los senadores y diputados frentistas, por el contrario, les conviene hacer propaganda basada en barbaridades. Llegaron a decir en tribuna que se trataba de “el regreso del espíritu de Díaz Ordaz”


Los militares llevan once años realizando labores policiacas que no les corresponden y sin norma alguna que regule sus actividades. 

Muchos de ellos han dejado el pellejo en esa tarea y merecen, por lo menos, un paraguas jurídico.

Pero no para legalizar tropelías y violaciones a derechos humanos, como dicen activistas y opositores, sino para marcar límites, temporalidad y condiciones de intervención en zonas donde la seguridad interior se vea amenazada.

La Ley tiene 34 artículos. Los leí. La palabra derechos humanos se repite constantemente.

Borraron la palabra “pacíficas” del artículo que decía que las fuerzas armadas no pueden intervenir en manifestaciones de protesta social o electoral.

En resumen: no entiendo la postura de los detractores de la Ley. El vacío legal en el que estábamos favorece los excesos y protege al crimen organizado.

La votación final en San Lázaro fue de 262 votos del PRI, PVEM, PANAL y algunos del PAN. En contra 35 de Morena.  

PRD y MC se abstuvieron de votar. 


Morena jugó un papel ambiguo a lo largo del proceso votó en contra de la Ley, pero ayudó a conservar el quórum.

Anteriormente, había otorgado su firma para que el tema se agendara en la sesión del pleno    

Diputados del Frente se frustraron con la actitud de sus colegas obradoristas.   

A Clemente Castañeda, hasta ayer coordinador de la bancada del MC, le pareció “sospechosa”  y “contradictoria” la postura de los morenos.

El hombre, que pretende ser senador de Mayoría por Jalisco, entiende que la bancada que coordina Rocío Nahle estaba obligada a marcar que iba en contra. Pero que eso favoreció su aprobación, puntualiza.

Los activistas de las ONGs no se dan por vencidos. Apelan al derecho de veto que tiene el Presidente Peña “debido al rechazo unánime” que, aseguran, tiene la Ley.


Se acabó el periodo ordinario de sesiones en el Congreso. Recibiremos en año sin fiscal general, sin fiscal anticorrupción, sin magistrados.

Un consuelo era que se eligiría al sucesor del Juan Manuel Portal en la Auditoría Superior de la Federación.

Todo iba bien. Había una terna elegida unánimemente en la Comisión de Vigilancia. La integraban  Arturo Orcí, David Colmenares, y Ángel Trinidad Zaldivar.

Pero súbitamente el PAN cambió de postura por instrucciones de Damián Zepeda, improvisado presidente del azul, un subordinado de Ricardo Anaya.

Le empezaron a ver defectos a los tres. Les ofrecieron sacar otra terna de entre los 42 que se registraron. Pero ninguno les gustó, y el país se quedó sin la elección del auditor.

El pronostico en San Lázaro es que habrá nuevo auditor hasta después de las elecciones.


La pelea de ayer entre morenistas y perredistas en la explanada de Coyoacán es una señal de alerta de lo que se puede venir si no se modera el tono de las campañas.

Hubo golpes, sillazos, empujones

Es imperativo poner un hasta aquí y sancionar a los trabajadores de la delegación y militantes del PRD que iniciaron la gresca en los momentos en que los morenistas  montaban el templete para el mitin.

Los amarillos alegaban que no tenían autorización para hacer un mitin el día de la “fiesta de navidad”. La delegación, controlada por el PRD, les negó el permiso. 

El mismísimo Andrés Manuel llegó al lugar y pidió a sus seguidores, no caer en provocaciones. Iba a presentar el documental ”Este soy yo” que le hizo Epigmenio Ibarra. 


Al grito de “¡No grabes! ¡Vete a la verga de aquí!” los golpeadores amarillos agredieron también a dos periodistas que hacían su trabajo: Jorge Chaparro y el camarógrafo Pablo Conde, de Efekto TV Noticias.   

A whatsapp de este reportero llegó un video con el testimonio de uno de ellos: Jorge Chaparro. Apareció madreado, la camisa llena de sangre.

Dijo el reportero:

“Fuimos agredidos arteramente por personas simpatizantes del PRD aquí en Coyoacán. Nos golpearon por la espalda. Son cobardes porque eran bastantes y nosotros únicamente dos.

Venimos a hacer  un trabajo aquí en Coyoacán. Es una denuncia que estamos haciendo”.

Fin.    

Compartir.

Deja un comentario