web analytics
Domingo 22 de Julio de 2018

La odisea de los damnificados de19-S

0

Por Marissa Rivera.

Ese martes, la alerta sísmica sonó cuando la tierra ya se movía. Fueron 7.1 grados richter, procedente de Morelos. Dejó destrucción y muerte en la Ciudad de México y cinco estados más.

Seis meses después, el luto continúa. También el miedo y la desesperanza.

En el recuento, 2 mil 273 viviendas sufrieron daños totales y casi 6 mil daños parciales en la capital del país. Hoy miles de familias no tienen donde vivir y otros tantos están en la espera de un dictamen, de un eterno peritaje que les diga si su vivienda es habitable.

Juana García es una de ellas. Hace unos días me mostró fotografías de las condiciones en las que está su departamento en Manuel González 436, edificio 10, Unidad Nonoalco, Tlatelolco.

Meter foto 1 y 2

Paredes completamente caídas, muros colapsados, puertas descuadradas y aún no tiene el tan ansiado dictamen. Situación que se repite en innumerables viviendas en Tlatelolco y otras colonias de la Ciudad de México. Algunas familias se han arriesgado porque no tienen alternativa y siguen viviendo en sus casas en condiciones de riesgo.

Molestos y con justificada razón, salieron a las calles el lunes feriado, al cumplirse medio año de la tragedia. Le recordaron al “todavía” Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, que hay muchos pendientes con los damnificados y le exigieron que no los abandone a su suerte.    

Meter Foto 3

¿Dónde está el dinero de la reconstrucción?

 ¡No al endeudamiento de los damnificados!

 ¡El sismo nos derribó, pero hoy seguimos de pie!

¡Seguimos en pie de lucha!

¡No nos olviden!

Esas eran las leyendas que se leían en las pancartas de los damnificados que recorrieron las calles de la ciudad. En silencio recordaron a sus muertos, pero alzaron la voz para que alguien los escuche y le den celeridad a la reconstrucción.  

“Damnificados Unidos de Benito Juárez”, tiene registradas 7 mil familias damnificadas, aproximadamente 28 mil personas, de varias delegaciones que perdieron sus casas y requieren apoyo verdadero y no créditos bancarios para endeudarse.

Miguel Ángel Mancera tiene asegurado un lugar en el Senado, por lo que estará en su cargo 10 días más, hasta el 31 de marzo y solicitará licencia de 90 días para dedicarse al tema electoral.

La principal impotencia de los damnificados, es que a los políticos no les interesa la reconstrucción sino la elección.

Sin embargo, esa indiferencia puede ser cobrada en las urnas y eso parece importarles poco a los políticos. El poder lo tienen los ciudadanos y con ello el castigo.

Mancera les prometió que no pasaría lo mismo que en el 85, que no dejarían de trabajar ni un minuto en las labores de reconstrucción para cumplirles en tiempo y forma.

Cómo creerle si ni siquiera los ha recibido, argumentan los afectados. Además, el manejo de los recursos destinados para la reconstrucción ha sido turbio, por lo que renunciaron el titular y tres subcomisionados de la Comisión para la Reconstrucción, Recuperación y Transformación de la Ciudad de México.

Su enojo es comprensible, ha pasado medio año de aquel sismo y la odisea en busca de una solución continúa.

Entre los funcionarios hay quienes tienen posiciones aseguradas, unos entrampando los recursos y otros ignorando la desgracia.

Mientras, cientos de familias, en improvisados campamentos y con un futuro incierto, pero con dignidad envidiable, siguen de pie ante la adversidad.

 

Compartir.

Deja un comentario