web analytics
Sábado 21 de Julio de 2018

Menos maestros, más educación

0

Por Carlos Arturo Baños Lemoine.

Profesor UAM-Xochimilco y UPN-Ajusco

Ya saben, ayer se celebró el Día del Maestro, por todos lados y en todos los ámbitos. Yo ando celebrando desde el pasado viernes con varios grupos de amigos ya que, entre otras cosas, me dedico a la docencia desde algo así como 25 años, en escuelas privadas y públicas, desde el nivel de secundaria hasta el nivel de maestría.

Como docente, cada vez estoy más convencido de que la tradicional figura del maestro está destinada a la extinción: cada vez se necesitan menos burócratas de aula, frente a grupo, en horarios específicos y en espacios físicos.

Como sociedad no hemos entendido los impactos que tendrá, sobre el sistema educativo, el Renacimiento Digital que estamos viviendo. Y, por infortunio, nuestros políticos y gobernantes tampoco lo entienden. Sólo vean la cantidad de propuestas idiotas que están haciendo todos los candidatos a la Presidencia de la República. Claro, AMLO siempre a la cabeza de las propuestas idiotas y retrógradas.

Los candidatos y sus equipos siguen sin entender la esencia del ciberespacio. ¡Carajo, ya no se puede hacer política desde un mundo anterior al Internet!

De entrada, allí tenemos al Profeta Amoroso prometiendo echar abajo la Reforma Educativa, a objeto de regresar a las viejas prácticas del detestable gangsterismo magisterial: heredar las plazas, obtener plazas “a propuesta del sindicato”, otorgamiento de plazas “en automático” para los egresados de las normales públicas, proliferación de “comisionados sindicales”, control sindical de los créditos de vivienda, inexistencia de evaluación a quienes evalúan a los chavos, opacidad presupuestal, etc.

AMLO es un fanático del monopolio educativo estatal y del adoctrinamiento (que no educación) de las masas, así que no nos extraña su postura.

Por supuesto, también promete que todos los padres y las madres de familia serán sustituidos por el gobierno en algunas de sus obligaciones básicas: así, los padres y las madres irresponsables podrán seguir considerando a las escuelas como comedores y guarderías a cargo del erario público. Si los chamacos aprenden, o no, es lo de menos. Lo importante es que “se los cuiden” (mientras más tiempo, mejor) y medio les llenen la panza.

La Reforma Educativa no es perfecta, de hecho tiene muchos defectos, pero lo peor que se puede hacer con ella es echarla abajo.

Soy de los pocos que, desde un inicio, afirmamos que la Reforma Educativa nació coja y obsoleta, ya que surgió empotrada en un sistema eminentemente escolarizado, burocratizado y estatalizado.

¿Tiene caso postular un “Nuevo Modelo Educativo” que hace énfasis en las habilidades digitales para, después, mantener a los alumnos cautivos en la educación tradicional? ¡Tremenda pendejada de la Reforma Educativa!

México requiere una revolución educativa de carácter digital que, de inicio, sea capaz de deshacerse de todo el parasitismo sindical que tanto ha dañado a nuestro sistema educativo. Debemos reconocer que, en no pocas ocasiones, el magisterio ha sido un intermediario incómodo, ineficaz y caro entre el conocimiento y el alumnado.

¿Acaso no nos conviene “desescolarizar” la educación? En nuestros tiempos electrónicos y digitales, lo mejor que podemos hacer como sociedad es “sacar” a la educación de los muros de concreto y de burocracia que la han aprisionado durante siglos.

Con una amplia, eficiente y eficaz red nacional de telecomunicaciones, con múltiples medios de acceso al ciberespacio (smartphone, tablet, PC, etc.) y con diversas plataformas web bien construidas, la ansiada educación “de calidad” puede llegar a todos los rincones del país para beneficiar a todos los mexicanos. Y, así, podemos comenzar a deshacernos de todos los porros y gangsters que fingen ser docentes para vivir del presupuesto público y para operar políticamente a favor de grupos rijosos de ideología socialistoide.

Créanme que aprenderán más y mejor los chamacos de Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas conectados a través de una tablet al canal Aula365 de YouTube, que en las aulas de escuelas públicas “privatizadas” mediante la violencia por personal de la CNTE, una de las grandes aliadas de AMLO-MORENA, por cierto.

Aunque duela decirlo, y aunque el futuro nos alcance, debemos reconocer que cada vez necesitamos menos maestros para obtener más educación.

El problema de nuestro sistema educativo nacional es que consideró “necesario” algo que, en realidad, sólo es “accesorio y auxiliar”: el maestro. Pero el futuro está llegando a tambor batiente para reducir la burocracia a su mínima expresión y para “desestatalizar” la educación.

Finalmente, no olvidemos que nada hay más revolucionario que la autodidaxia y la reducción del aparato gubernamental. Sí, esto se llama anarquismo educativo.

Compartir.

Deja un comentario