web analytics
Lunes 21 de Mayo de 2018

¿Qué puedes hacer para fortalecer tu mente? (primera parte)

0

Por Kendra Cherry | Revisado por Steven Gans, MD

Traducción: Alfonso López Collada

¿Qué puedes hacer para fortalecerla?

Seguramente has escuchado que necesitas ejercitar tu cuerpo, pero ¿sabías que también es importante ejercitar tu mente? Tal vez conozcas el dicho “Lo usas o lo pierdes”. Muchos equipos investigadores consideran que este llamado de atención es muy adecuado cuando se trata de nuestra salud cerebral.

El entrenamiento cerebral está de moda, muchas veces como una manera de agudizar la mente y hasta potenciar la inteligencia. Si bien muchos científicos cognitivos sugieren que lo que se dice sobre el entrenamiento cerebral es exagerado y erróneo, sobran investigaciones que indican que ciertos ejercicios pueden ser benéficos para la salud de tu cerebro.

La plasticidad cerebral permite que el cerebro se adapte y cambie, incluso cuando envejecemos. Al ir aprendiendo cosas nuevas puedes crear y fortalecer las rutas y las redes neuronales. Esto ayuda a que tu cerebro sea más fuerte, pero también a desarrollar la capacidad de ser más flexible y adaptable a los cambios.

Mientras que los investigadores siguen debatiendo si el entrenamiento cerebral puede realmente hacerte más inteligente, los expertos concuerdan en que se pueden aprovechar ciertos ejercicios nuevos y retadores para proteger y reforzar la mente. Estos beneficios serán particularmente útiles para mantener nuestra mente aguda a medida que avanzamos en edad.

Se realizó un amplio estudio que abarcó a más de 2,800 participantes de más de 65 años, todos involucrados en tres diferentes tipos de entrenamiento cognitivo. Las variantes incluyeron entrenamiento en las áreas de velocidad de procesamiento, memoria y razonamiento.

El grupo investigador encontró que quienes estaban en el grupo de velocidad de procesamiento obtuvieron los beneficios más importantes, posiblemente porque la preparación abarcó un espectro más amplio del patrón de activación cerebral. Sea por la razón que sea, los tres grupos resultaron beneficiados, pues obtuvieron una protección contra la disminución cognitiva por la edad que les duró al menos cinco años.

Es claro que ciertas actividades mentales pueden tener beneficios cerebrales importantes. Veamos algunos ejercicios para el cerebro que tú puedes hacer en casa. Aunque no están diseñados para volverte más inteligente, muy posiblemente descubras –si los practicas con constancia y regularidad– que sientes una mayor agudeza mental y más fuerza cognitiva.

Entre las mejores maneras de fortalecer tu mente está una que requiere un poco de compromiso de tu parte, pero es también una de las más efectivas y remuneradoras. Encuentra qué es lo que tú necesitas hacer para lograr que tu cerebro esté en plena forma.

Cuida tu cuerpo para cuidar tu mente

Si quieres cuidar tu mente necesitas comenzar por cuidar tu cuerpo. Las investigaciones han demostrado una y otra vez que quien adopta conductas saludables –como el ejercicio y la nutrición adecuada– son menos susceptibles de reducciones cognitivas asociadas al envejecimiento.

Algunos estudios incluso sugieren que el ejercicio puede hacerte más inteligente y proteger tu cerebro del encogimiento que se da por la edad. Hay estudios que revelan que el ejercicio puede incluso aumentar tu neurogénesis (generación de neuronas nuevas) en el hipocampo del cerebro.

Una investigación publicada en 2013 estudió conductas saludables en casi 2,300 hombres. Durante treinta años. Los investigadores observaron el comportamiento y las habilidades cognitivas de los participantes, comenzando en una edad mediana y siguiéndole el rastro hasta edades avanzadas.

El equipo investigador concluyó que conforme iban envejeciendo, los hombres que practicaban ciertas conductas saludables tenían como un 60 por ciento menos posibilidades de experimentar impedimentos cognitivos o demencia. Entre las conductas saludables están no fumar, mantener un índice saludable de masa muscular, hacer ejercicio regularmente, un alto consumo de vegetales y frutas, y un consumo bajo o moderado de alcohol.

Así que, si quieres tener una mente más sana, comienza por trabajar en tu bienestar físico. Sal a caminar, empieza a incluir más frutas y vegetales frescos en tu dieta diaria y trata de abandonar cualquier mal hábito que andes arrastrando, como el exceso en el consumo de grasas, azúcares, alcohol o tabaco. Dejar unos hábitos puede resultar más difícil que otros, pero sin duda tu cerebro te lo agradecerá a lo largo de los años.

Dibuja de memoria un mapa de tu ciudad

Aunque estés segur@ de poder recorrer las calles de tu rumbo con los ojos cerrados, pon a prueba tu cerebro dibujando de memoria un mapa de la zona. ¡No se vale hacer trampa! Recuerda y dibuja las avenidas, las principales calles y los puntos de referencia, como parques, cines, tiendas, etc.

Una vez que hayas terminado, compara el mapa que hiciste de memoria con uno real de la misma zona. ¿Cómo te fue? ¿Te sorprende haber omitido algunas de las cosas que no pusiste? Si esta actividad te pareció demasiado fácil, trata de dibujar una zona que te sea menos familiar, como un mapa de México con sus estados y capitales; o de los Estados Unidos, de América Latina o de cualquier lugar que conozcas, y trata de poner el nombre de cada estado o país.

Recorrer el camino al supermercado, al consultorio de tu médico o a casa de tus familiares puede parecerte simple, un poco automático mientras conduces tu auto. Pero obligarte a recordar el plano de tu colonia, lo mismo que dibujarlo y ponerle los nombres de los lugares, ayuda a activar varias áreas de tu cerebro. Las investigaciones relacionadas con el entrenamiento del cerebro han mostrado repetidamente que son exactamente estos tipos de retos y actividades complejas los que aportan los mayores beneficios para tu cerebro.

Aprende algo nuevo

Este ejercicio cerebral exige un poco de compromiso, pero también es el que pudiera resultarte más redituable. ¿Te acuerdas de que los equipos investigadores opinan que los ejercicios de entrenamiento cerebral más efectivos son los más retadores y complejos? Aprender algo nuevo es una manera de mantener tu cerebro alerta y de introducir continuamente nuevos desafíos.

En una investigación, quien la dirigía asignó a adultos mayores a aprender una variedad de destrezas que iban de la fotografía digital a tejer colchas. Luego hicieron pruebas de memoria y compararon los grupos experimentales con grupos de control. Los de control habían estado participando en actividades divertidas, como ver películas y escuchar la radio, pero que no representaban un reto mental.

Los investigadores encontraron que únicamente los participantes que habían aprendido una nueva destreza registraron una mejoría en sus tests de memoria. Descubrieron también que esas mejorías de memoria seguían vigentes cuando se les volvió a aplicar el mismo test, un año después.

Dentro de lo que te pudiera interesar está aprender un nuevo idioma, a tocar algún instrumento o un pasatiempo nuevo. Esto no sólo ensanchará tu mente, sino que además te tendrá aprendiendo siempre algo nuevo a la vez que seguirás expandiendo tus destrezas y alcanzando más y más metas.

Compartir.

Deja un comentario