web analytics
Martes 14 de Agosto de 2018

El Segundo Debate. Obrador no tocó a Trump ni con el pétalo de una rosa.

0

Por Jorge Miguel Ramírez Pérez

Con muchos errores se sucedió el debate del domingo. Comenzando con el excesivo protagonismo de los moderadores, León Krauze le dio un tono impositivo más acorde a un juicio final que a un planteamiento para escuchar opiniones, por cierto muy pobres la mayoría de las intervenciones.

Destacó también la forma inquisitiva de la moderadora Yuridia Sierra, un poco menos con Meade, lo que a ratos pareció estar de acuerdo con él, porque se desesperaba el del PRI por contestar, lo que daba la impresión de haberse concertado previamente. Fue una actitud poco cuidada.

La participación de unos invitados -seleccionados no se por quién- formato que se mostró muy manipulado y propio de viejos debates en otros países, donde estas personas plantearon asuntos mas bien de carácter individual, en un contexto donde los temas requerían más profundidad y sobre todo que debieron ser abordados no como estudios de caso, sino con mayor seriedad, porque bordaban asuntos que se pueden calificar como de seguridad nacional.

La mezcla de los temas del “público” y de los moderadores no ayudó a la claridad.

Pero como en México todo es “cargada”, no hay lugar a expresar razonamientos, y a muchos les pareció muy bien y por seguro, no saben porqué, dejó aquí mi comentario al respecto.

Obrador se vio como ha sido durante diez y ocho años, un dicharachero sin ideas, como lo mostró Anaya. Una persona que quiere ser el presidente de los mexicanos y no se sabe que piensa, o si acaso piensa, en lo que le preguntan. Porqué no contesta las preguntas; queda pues la duda como dijo posteriormente Jorge Castañeda, si lo hace porque no sabe, porque tiene la consigna de no contestar o se muestra agotado para hacerlo. Para el caso, no le importan los ciudadanos, porque en su acendrado autoritarismo no requiere de explicarle nada a la gente.

Para el que se supone es el puntero de las cuchareadas encuestas, se trata de dar apariencias, hacer como que es excepcional; y tergiversar cifras como las que dio como logro personal, de la transacción de Banamex al grupo financiero Citybank, que se atribuyó a su éxito como imán de las inversiones foráneas; sin que siquiera fuera tomado en cuenta en esas operaciones, que además no incrementaron el empleo o beneficios de que presumir.

Lo mas relevante de Obrador fue su trato benevolente hacia Trump. Aparte de su desconocimiento de los temas y la jerigonza combinada de culpar a la “mafia del poder”, -que por cierto ya está en sus filas- salpicando sus intervenciones con poses de amor y paz, digna de los hippies, no de uno que aspira a tomar las riendas del país.

Públicamente Obrador le dio la razón a Trump de que somos un pueblo con un gobierno corrupto, indigno de firmar cualquier acuerdo y de ahí pa´l real, todos fueron mensajes supinos, pletóricos de un extremo deseo de quedar bien, esperar escupitajos y malos tratos “pero con respeto”.

Revise el video y constatará que jamás pasó por la cabeza de Obrador tocar con el pétalo de una rosa al gobernante estadounidense. O es el gallo de Trump y ya está tranzado a espaldas de México; o tal vez lo está engañando, para clavarle el puñal de la revolución violenta en sus fronteras.

Para el caso, la actuación de Obrador es falsa y ladina; ataca de lado, sin dar la cara. Trae plan ranchero sin que lo sepamos los mexicanos.

No se sabe si nos vendió o nos va a poner de carne de cañón.

Obrador se enchila. Es un individuo de iras, se descontrola e insulta. A Ricardo Anaya le tiene odio, imagínese si Díaz Ordaz dijo en 1968 que el odio no había nacido en él y hubo cientos de muertos en Tlatelolco. ¿Cómo será con este pelado de rencillas y comisuras crueles?

El tiempo de la elección se acerca y Obrador no quiere debatir, se emberrincha y empieza a loquear, dijo que; “el gobierno de la República ya había “nombrado” a Alicia Bárcenas – como embajadora de las Naciones Unidas, ¡lo dijo delante de todos! o usurpó el poder presidencial y mentalmente cree que ya es presidente o ya se le va el avión feo y todavía no se dan cuenta que no está completo.

Porque además de esa puntada de loco, ella , la señora Bárcenas ya lo desmintió….

Me recuerda Obrador la canción del desaparecido Vivi Hernández “Soy Napoleón me siento león, también Nerón……..” o su versión en inglés: “They´re coming to take me away”.

Compartir.

Deja un comentario