web analytics
Lunes 15 de Octubre de 2018

Nestora Salgado, la gran hipócrita

0

Por Carlos Arturo Baños Lemoine*

Pues cumplió su palabra. Nestora Salgado, quien ocupa el noveno lugar en la lista de los candidatos de MORENA al Senado por la vía plurinominal, presentó el día de ayer una demanda civil, por “daño moral”, contra el aspirante presidencial de la Coalición “Todos por México”, José Antonio Meade. Esto porque Meade la ha llamado “secuestradora” y “criminal” en los más recientes días.

Al igual que todos nosotros, Nestora tiene todo el derecho de activar a las instituciones de justicia de nuestro país si cree que la razón jurídica la asiste. En esto no hay problema.

Por supuesto que la activista anti-priista siente que las palabras de Meade han afectado su honor y el honor de las personas, debemos recordarlo, es un bien jurídico tutelado por el Derecho.

¿Por qué demandó por la vía civil? Porque desde el 2006, los delitos de difamación y calumnia fuero derogados del Código Penal para el Distrito Federal, pasando lo mismo, en el 2007, con respecto al Código Penal Federal.

Ahora la vía para inconformarse ya no es la vía penal sino la vía civil, apelando a la figura de “daño moral”. Ya sabremos qué resuelven los tribunales respectivos.

Lo relevante de este asunto es la hipocresía de Nestora Salgado que ahora sale muy quisquillosa en materia de “daño moral”.

Se trata de la misma Nestora que, hace unos cuantos días, en entrevista con Jenaro Villamil, para la revista Proceso, hizo y reprodujo varias afirmaciones sin sustento que suponen claramente un “daño moral” para muchas personas.

Reproduzco a la letra parte de la entrevista (Proceso, Número 2168, p. 22):

Nestora Salgado:

Vino la mamá de una de esas niñas y me dijo: “Señora, estoy preocupada. El presidente Eusebio González nos está ofreciendo 20 mil pesos, proyecto productivo y beca para los niños para que nosotros la denunciemos por secuestro. Le aviso para que tenga cuidado”.

No me preocupó esta advertencia porque tenía las actas firmadas por las madres que nos entregaron a algunas niñas; pero las otras madres fueron convencidas (por las autoridades de Olinalá). Las llevaron a la PGR, a la CNDH, para poner la denuncia en mi contra.

Jenaro Villamil:

¿Era una trampa orquestada por el alcalde priista?

Nestora Salgado:

Sí. Y el premio para él es una diputación federal. Las jóvenes, que eran novias de los sicarios, tenían muchas credenciales y licencias de conducir de diferentes estados. Las mismas personas con diferentes uniformes. Había chalecos sindicales y armas. Y el que fue a recogerlas fue el síndico. 

Cuando estas chicas, en los primeros días de su retención, iban a ser quemadas por la población, pues habían participado en varios delitos, fui yo quien se metió para evitar que las quemaran. Les puse una abogada para no violentar sus derechos.

Cuando las salvamos, ellas dijeron: “El presidente municipal está recibiendo dinero del cártel (que opera en la región, dice Salgado, aunque omite su nombre). Ellos son los que le pagaron y le financiaron su campaña (al priista González Rodríguez). Le dan dinero a él, al síndico procurador”.

Como teníamos evidencias de todo lo que había ahí y los videos, tuve la ingenuidad de dárselas al gobernador. Iba con el comandante del Ejército.

¡Vaya, cuántas afirmaciones serias y sin pruebas fehacientes que, además, ponen en entredicho “la honra” de varias personas!

¿Es esta la persona que ahora se siente agraviada moralmente por José Antonio Meade?

¡Vaya que en la política hay mucho caradura!

Ojalá las personas cuya honra ha sido pisoteada por las palabras de Nestora le exijan a ésta su retractación, reservándose sin duda su derecho a demandarla por “daño moral”.

 

*Profesor UAM-Xochimilco y UPN-Ajusco

Compartir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.