web analytics
Domingo 16 de Diciembre de 2018

No temas: sólo quiero matar tus ideas

0

Por Rubén Cortés 

La galopante represión y asesinato de opositores por el gobierno populista de Nicaragua ya dividió a la izquierda mexicana: Morena firmó en La Habana una carta de apoyo y Cuauhtémoc Cárdenas firmó aquí una de condena. 

El resolutivo del Foro de Sao Paulo, rubricado por Morena (representada por su presidenta, Yeidckol Polevnsky) dice: 

“Afirmamos nuestra hermandad y reconocimiento al comandante Daniel Ortega y al pueblo nicaragüense por los hechos de violencia de grupos de la oposición que en los últimos meses ha afectado al país y ha dejado más de 200 fallecidos”.

Cárdenas y otros emitieron una Declaración por la Paz, la Democracia y la Justicia en Nicaragua: 

“Llamamos al gobierno nicaragüense a frenar todo tipo de acción violenta contra las manifestaciones populares, a actuar para la desmovilización y desarme de los grupos paramilitares, con especial preocupación por la recurrente estigmatización de los defensores y defensoras de derechos humanos, de los y las estudiantes, de los comunicadores y las comunicadoras, y de todos aquellos y aquellas que participan en el diálogo nacional”. 

El Foro de Sao Paulo agrupa desde 1990 a partidos y grupos de izquierda latinoamericanos. PRI y el PRD tuvieron participación hasta que, en años recientes, se convirtió en una especie de Internacional Populista, y ya sólo participa Morena. 

Desde ahí, se entiende la división provocada por los más recientes crímenes del dictador centroamericano en la izquierda mexicana:

–Morena considera “fallecidos” a los asesinados, y dice que son “200”. Queda claro que el partido que gobernará México tiene un problema semántico acerca de las causas de muerte. Fallecer es morir de un infarto, por ejemplo. Pero morir ejecutado de un tiro en la nuca, es un asesinato. 

–Cárdenas y sus compañeros aseguran que el “gobierno nicaragüense” (no llaman “el comandante Daniel Ortega” al sátrapa de Managua) ha emprendido una represión de manifestaciones populares y estima que los asesinados son “casi 400”, que es la cifra real. 

Es de miedo la postura de Morena ante las manifestaciones de opositores, porque ese partido nos gobernará, por lo menos, hasta 2024. Es de espanto, porque tiende a creer que la culpa de los manifestantes de ser asesinados, es de ellos mismos… por protestar. 

Sobre los 400 muertos dejados por la represión de Maduro contra opositores el año pasado, el actual presidente electo le dijo a Ciro Gómez Leyva en Imagen TV que los manifestantes nunca debieron dar motivos a los esbirros para que fueran ultimados. Ni una palabra de condena. 

En Nicaragua, hoy, son “hechos de violencia de grupos de la oposición”. En Venezuela, ayer, “los manifestantes dieron motivos”. Ah, y, en ambos casos son “fallecidos”, no “asesinados”. 

No, pues, con esos truenos…

No hay quien duerma.

Compartir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.