web analytics
Miércoles 20 de Febrero de 2019

El infierno… en las garras de “la trata”

0

Por Marissa Rivera

Si caíste en las garras de las bestias que se dedican a la trata, entraste al mismísimo infierno. Tu vida nunca será igual”: Margarita.

Margarita aún no cumplía los 19 años cuando fue interceptada en la terminal de autobuses en la Ciudad de México. Venía de un estado del sur del país para emplearse como trabajadora doméstica y estudiar la secundaria.

Pero nunca llegó con la familia que la esperaba. Nadie supo de ella en tres años. Su familia por supuesto pensó lo peor.

Las mentiras y promesas de un proxeneta convencieron a una joven que salió de su casa con sueños y pensando en ayudar económicamente a sus padres y hermanos. Ahí comenzó su infierno.

Su historia, es una de miles, de mujeres víctimas de la explotación sexual.  Las retienen con amenazas y son vigiladas las 24 horas. Son obligadas a tener sexo con 10, 20, 30 hombres al día. A Margarita la drogaban y perdió la cuenta de las veces que la golpearon.

Tres años vivió entre esquinas y cuartos de la merced. Han pasado 5 años de su huida y hasta hoy sólo ella sabe cómo escapó de los hombres que la explotaban. Se lo llevará a la tumba dice Margarita. A nadie le ha dicho cómo, suponen que por miedo. 

El 30 de julio fue el Día Mundial contra la Trata de Personas, un problema que incide en el mundo.

Anualmente, de acuerdo con información de la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito, 21 millones de personas son víctimas de las redes de trata que operan en por lo menos 124 países.

El Informe da cuenta de que aproximadamente un 30 por ciento de las víctimas de la trata son niños y un 70 por ciento mujeres y niñas.

En México es difícil hablar de números exactos de la trata de personas en sus diferentes modalidades: explotación sexual, laboral o servicios forzados.

Por temor no hay denuncias. Así le ocurrió a Margarita. Cifras negras que además cuentan con el apoyo de redes de impunidad o la complicidad de los sistemas de seguridad y justicia.

Algunos reportes indican que 20 mil menores de edad son sujetos de explotación sexual cada año, 45 de cada 100 son niñas indígenas y 85 mil son usados en actos de pornografía.

El año pasado el Instituto Belisario Domínguez del Senado, reveló en una investigación que en México se han presentado unos 500 mil casos de trata de personas, la mayoría mujeres.

De esa cifra, alrededor de 70 mil víctimas son menores de edad sujetos a explotación sexual.

Señaló que se han detectado 47 bandas dedicadas a la trata de personas sexual y laboral en 21 entidades del país, principalmente en Baja California, Chiapas, Chihuahua, Guerrero, Oaxaca, Tlaxcala y Quintana Roo.

En América Latina y el Caribe, México tiene un patético tercer lugar en trata de personas.

Los tratantes actúan con impunidad y el problema no se ha atendido con la celeridad que requiere.

Muchas veces la autoridad sabe quiénes son los responsables, pero la corrupción los hace omisos, a pesar de saber la gravedad que implica someter y explotar sexualmente a una persona.

Un reto más para el próximo gobierno.

Combatir la trata de personas, alejarnos de ese terrible tercer lugar. Entender que los discursos y las firmas de acuerdos, no son suficientes.

Se necesitan acciones palpables para acabar con esas redes de explotación, erradicar el contubernio con los aparatos de seguridad y castigar de manera ejemplar a los responsables.

¿Se podrá?

Compartir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.