web analytics
Jueves 21 de Marzo de 2019

Caravana: solidaridad y dudas

0

Patricia Betaza.

Como nativa del sur de Veracruz hasta los 17 años, a mi memoria llegan los recuerdos en los que siempre llegaban hasta Minatitlán personas provenientes de Centroamérica. Los identificábamos por su habla más cantadita que nosotros los sureños. No tenía en la mente que iban en busca del sueño americano. Solo recuerdo que algunas familias se quedaban por un tiempo a vivir ahí y que buscaban trabajo para hacer limpieza en las casas o en talleres y fábricas de la localidad. Algunos después de un tiempo se despedían de nosotros. Muy pocos se quedaban a vivir. Era la década de los 80.

Esto lo platico con Félix García, compañero reportero de Oaxaca y ambos coincidimos en que nunca habíamos visto, nosotros oriundos del sur, el éxodo actual de Caravanas –se sabe que ya son tres– compuestas por miles de personas, hombres, mujeres y niños buscando llegar en estampida a Estados Unidos.

Chiapas, Tabasco y Veracruz son estados que a lo largo de muchos años han recibido a miles de personas de América Central rumbo al vecino del norte, por ahí pasa la Bestia, el llamado tren del infierno. En un tiempo los conflictos armados se convirtieron en expulsores de familias enteras. Las condiciones de pobreza quizá no han variado con los años. Pero aún así no deja de intrigarnos los porqués del éxodo actual.

¿Cuál fue el motivo de fondo para que miles de personas decidieran salir de pronto de Honduras?

¿Quiénes son los que organizaron las caravanas y quién o quiénes los financian?

¿Porqué en invierno cuando la mayoría no está acostumbrada a vivir en bajas temperaturas? Para quienes somos de clima cálido puedo decirlo con certeza, cuesta mucho trabajo acostumbrarse al frío.

¿Porqué de entrada rechazaron el plan propuesto por el Presidente Enrique Peña Nieto? El 26 de octubre se lanzó el Programa Estás en tu casa. Propone que obtengan una identificación oficial temporal, mientras hacen sus trámites de regularización, atención médica, escuela para los niños y acceder al Programa de empleo temporal.

¿Porqué proseguir con la idea de llegar a Estados Unidos, ante la hostilidad abierta del presidente Trump que ya ha desplegado militares a lo largo de la frontera con México para evitar su ingreso?

Cierto es que México ha sido históricamente país de tránsito de indocumentados hacia los Estados Unidos. Pero fue Trump quien con su discurso xenófobo y racista hizo que los ojos mediáticos voltearan hacia esa problemática. Hizo visible como nunca el tema de los inmigrantes, “hombres malos” que quieren “invadir” a su país. Han habido muchas caravanas, pero no en la proporción de estas. ¿Porqué precisamente ahora?

La CDMX ya se preparó para recibir a los centroamericanos. Dispuso de albergues, comida y atención médica. Como han podido han llegado a la capital del país. Nashielli Ramírez, Ombudsperson de la Ciudad de México explicó que se han desplegado todas las acciones humanitaria y de solidaridad para atenderlos. Y lo más importante, se está actuando con el respaldo del Alto Comisionado de la Onu para los Refugiados, ACNUR, para proveerlos de información a fin de que puedan resolver y tomar decisiones que así requieran.

El martes 6 de noviembre se realizarán elecciones intermedias en los Estados Unidos. El tema de la inmigración y el discurso de odio hacia ella ha sido carta fuerte de Trump para congraciarse con los sectores más conservadores de ese país identificados con el Partido Republicano. ¿Podrán las imágenes de los militares gringos protegiendo la frontera con México incidir en el voto?

A los mexicanos no nos queda más que mostrar siempre nuestro espíritu de solidaridad y hospitalidad para estas miles de personas que están en una situación difícil y en el inicio de lo que pudiera ser un conflicto de mayor escala. Y no, no es por quedar bien con Trump. Las autoridades mexicanas han actuado correctamente en hacerlos desistir de ponerse como carne de cañón del psicópata americano. Con Trump nadie sabe qué puede pasar.

Compartir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.