web analytics
Miércoles 19 de Diciembre de 2018

En Brooklyn el juicio del salpicadero

0

Héctor Moctezuma de León.

Algunos le llaman el “juicio del siglo”, pero bien se podría llamar el juicio del salpicadero, el que en Brooklyn se lleva a cabo en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, porque las acusaciones que desde el martes para acá hemos escuchado tanto del abogado como de los testigos, salpicaron y en serio hasta el más alto nivel de la política mexicana y palo dado ni Dios lo quita.

Pero eso no es todo. Para el próximo lunes se espera que Jesús “El Rey Zambada, hermano de Ismael “El Mayo” Zambada, virtual líder del cártel de Sinaloa, lance un misil de largo alcance cuando revele el nombre del procurador al que sobornaron con un millón de dólares mensuales como lo deslizó este jueves ante el jurado que tiene en sus manos el destino del “Chapo”.

Al inicio del juicio, el abogado de Guzmán Loera, Jeffrey Lichtman, lanzó un golpe que pegó directamente al hígado del presidente Enrique Peña Nieto y de su antecesor, Felipe Calderón. Fue un golpe bien planeado por un personaje que, si algo le caracteriza, es la espectacularidad en la defensa de sus clientes.

Pero en su comparecencia, “El Rey Zambada” no se quedó atrás e hizo revelaciones que ponen los nervios de punta como esa de que Guzmán Loera controlaba el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México desde donde enviaba grandes cantidades de droga a los Estados Unidos. De esto no dijeron nada ni Peña Nieto ni Calderón, quienes se concretaron a defenderse de las acusaciones de soborno que les hizo el abogado Lichtman al inicio de las audiencias judiciales esta semana.

Jesús Zambada también involucró a militares como el general Gilberto Toledano, quien fungió como Seguridad Pública del Gobierno de Morelos en la administración de Marco Adame y jefe de la 35 Zona Militar en Guerrero, según quien fue el cerebro financiero de la organización. Este militar recibía 100 mil dólares mensuales que eran entregados por el hermano del Mayo.

Y eso es apenas lo que las autoridades del gobierno norteamericano nos han dejado conocer, ¿qué más hay? Seguramente que más y el próximo lunes podría estallar una bomba de más alto tonelaje que las de los norcoreanos en el mar de Japón. El salpicadero estará a la orden del día y no les extrañe que le gane la nota a la toma de posesión del nuevo gobierno el próximo primero de diciembre y todo lo que anuncie el nuevo gobierno en los próximos días.

******

Uuufff qué alivio, Raymundo Collis no repetirá como Secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México. Claudia Sheinbaum designó a Jesús Orta Martínez como nuevo jefe de la policía capitalina, quien en diciembre recibirá toda una bomba de tiempo por la descomposición de la corporación y el incremento de la delincuencia en la capital del país. Quien no tiene vergüenza es Cesarito Camacho Quiroz: regresó al Instituto Mexiquense de Cultura en donde seguirá mamando de la ubre gubernamental mexiquense después de su mediocre paso por la coordinación de los diputados priistas en la pasada legislatura, la que aprobó la Ley de Seguridad Interior que la Corte echó abajo este jueves.

circuitocerrado@hotmail.com

@HctorMoctezuma1

Compartir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.