web analytics
Miércoles 20 de Febrero de 2019

Se escuchan pasos en la azotea

0

Luis Octavio Murat Macías.

La primera semana de enero los automovilistas de Ciudad de México y 10 estados del país fueron sorprendidos a causa de un extraño desabasto de gasolina. La preocupación seguida de la angustia hicieron presa de las personas que dependen del automóvil, de los autobuses y de taxis para trasladarse a los centros de trabajo, a las escuelas y al resto de sus actividades diarias.

En las esferas gubernamentales, pocos funcionarios estaban enterados de lo que sucedía. Por ejemplo, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, negaba el desabasto; el líder petrolero, Carlos Romero Deschamps, guardó silencio, no sabía lo que estaba ocurriendo. Fueron momentos extraños para el llamado “Rey del petróleo”, más aún, que siendo líder del Sindicato Petrolero no haya sido informado, de primera mano, del cierre de los ductos que dieron como resultado un desabasto de gasolina apresurado y sorpresivo que perjudicó a millones de personas al negarles el derecho ciudadano para ser informadas.

El que Romero Deschamps ignorara la drástica decisión del gobierno federal deja claro que el líder petrolero dejó de ser pieza importante en la política de la nueva administración. Es más, debido al desastre ocasionado contra Pemex que provocó la bancarrota, el líder ayer necesario hoy no cabe en la cruzada contra la corrupción.

Huachicoleros, los delincuentes de cuello blanco de Pemex y los cárteles del crimen organizado robaron dos mil millones de litros anuales de gasolina, que equivale a 200 mil millones de pesos en 10 años.

El líder petrolero dice ignorar la corrupción sucedida en Pemex, o que haya huachicoleros o delincuentes de cuello blanco y cárteles del crimen organizado que hayan robado 2 mil millones de litros de combustible anuales. Sin embargo, en esta ocasión sí se enteró y alcanzó a escuchar pasos en la azotea que pusieron en alerta la conciencia negra como el petróleo; conciencia inquieta, acostumbrada a situaciones emocionantes, tentadoras, oscuras y peligrosas por estar en el filo de la navaja apoyando a una empresa corrupta paralela a Pemex.

Tomar precauciones era lo más conducente para no correr riesgos, debió pensar el líder. Así que solicitó un amparo, pues lo único que existe en su contra es una débil demanda sindical. Nada de qué preocuparse y menos con la protección de un amparo, debió pensar Don Carlos.

Los días transcurrieron, las situaciones cambiaron y el golpe contra el huachicol fue mayor. Los ductos cerraron y se sustituyeron por pipas “compradas sin licitación” en tanto se reestructuran los ductos.

De un día a otro, la realidad cambió para los que “chuparon” como vampiros a Pemex, uno de ellos es el que no sabe de robos, ni del huachicol, ni de las tranzas contra Pemex.

Sin embargo, el tres veces diputado; dos veces senador de la República; 20 años líder del Sindicato Petrolero; acusado por varios medios de comunicación de ser parte vital de una industria petrolera paralela a Pemex que ocasionó la bancarrota; de nueva cuenta, ha sido acusado por los trabajadores petroleros mediante la presentación de nuevas evidencias ante la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), que ratifican y amplían las acusaciones contra Romero Deschamps por enriquecimiento ilícito, venta de plazas, cobro de cuentas y despojo a los trabajadores de tiendas de conveniencia y 26 fábricas de diferentes productos con valor de 150 millones de pesos.

¡Vaya con el favorito del poder presidencial que lo premió por 20 años con cargos de elección popular y que le toleró el charrismo oscuro y tenebroso como lo es el Sindicato de ferrocarriles conducido por un golpeador como Víctor Flores, siniestro personaje que durante 29 años ha permanecido al frente del SNFRM, y que hoy ha guardado silencio ante los bloqueos contra los ferrocarriles en Michoacán.

Líderes charros, como Deschamps y Flores, no caben ya en la nueva etapa que se está construyendo en México, y en la que a diario se insiste que la lucha contra la corrupción es un deber de Estado.

@luis_murat

Compartir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.