web analytics
martes, abril 23

¡El modelo empresarial del CJNG!

Raúl Flores Martínez.

La expansión del Cártel de Jalisco Nueva Generación en el país, no es un caso fortuito de la lucha encarnizada a sangre y fuego con otras organizaciones criminales.

No es un secreto que el CJNG fue en su momento el brazo armado del Cártel del Pacífico para dar batalla a sus acérrimos enemigos los “Zetas”, mientras la organización que encabezaba Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias el “Chapo”, se expandía por el mundo.

El adiestramiento militar enseñado por elementos de Fuerzas Especiales del Ejército Mexicano a los sicarios de este brazo armado, se aprendió rápido, al igual que todos los esquemas de infiltración política, económica, combinada con estrategias empresariales que han logrado que, en menos de una década, esta organización criminal se haya convertido en un monstruo innovador del crimen.

De acuerdo con informes de la Fiscalía General de la República e inteligencia naval de la Armada de México, esta organización criminal va ganando terreno en todo el país con pequeñas células.

Al principio se pensaba que esta expansión tenía las características de la guerra de guerrillas de atacar con pequeñas células armadas; sin embargo, la realidad es otra.

Esta organización criminal debe su expansión a la renta de su nombre, es decir, como si fuera una franquicia que pueden utilizar los grupos criminales locales: las iniciales, el nombre e incluso los indicativos, a cambio de una renta semanal a este grupo criminal.

Al menos en la CDMX así se esta llevando a cabo. Los grupos denominados CJNG que están generando violencia en la alcaldía de Gustavo A. Madero y municipio de Tlalnepantla, son pequeños grupos de narcomenudistas que se alquilaron a la organización criminal nacional.

 Este modelo empresarial de franquicia le está dando frutos a la organización criminal que, día a día, surge en todo el país, ganando terreno a las demás organizaciones ligadas al crimen organizado.