web analytics
miércoles, abril 24

Bukele y AMLO: dos antisistemas que desafiaron a las élites

0
116

Patricia Betaza.

Los partidos políticos tradicionales tienen que dar un giro de 180 grados para entender que las sociedades demandan honestidad y eficiencia; hasta ahora han dado corrupción e ineptitud. Así lo considera Félix Ulloa, vicepresidente electo de El Salvador, entrevistado luego de participar en el Congreso Internacional Proyecto Democracia, en Durango.

¿Por qué los outsiders o antisistema siguen ganando terreno políticamente en las sociedades?

Porque las sociedades buscan nuevas formas asociativas para la representación que pueden ser los outsiders o antisistema, sino otras instituciones como el caso de las organizaciones de la sociedad civil, otros grupos de interés que pueden intermediar y pueden representar sus intereses, por eso es que los partidos deben de saber entender cuáles son las demandas actuales de la población y dentro de esas demandas la gente está pidiendo honestidad y eficiencia, porque los partidos hasta ahora lo que les han dado es ineptitud y corrupción. hay que hacer un giro de 180 grados.

¿Los partidos se olvidaron de los ciudadanos?

En alguna manera no se olvidaron, sino que dejaron de ser los medios para representar los intereses de los ciudadanos porque se volvieron grupos cerrados.

Ulloa dijo en su exposición que las redes sociales fueron fundamentales para el triunfo de Nayib Bukele -tomará posesión en junio como presidente de El Salvador-, quien dejó el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, para conformar la Gran Alianza para la Unidad Nacional, GANA. ¿Por qué el paralelismo entre ambos?

Hay varios temas que los hacen parecidos. Primero el origen de los candidatos, segundo la oposición del sistema frente al candidato. Cuando digo sistema, hablo de la institucionalidad del Estado como de los grupos fácticos, como de los medios de comunicación tradicionales y eso hizo que los candidatos como AMLO y Nayib Bukele,buscaran el apoyo y el respaldo de los sectores populares más amplios y se alejaran de los sectores fácticos, o grupos fácticos de poder y los sectores tradicionales, como en el caso de los partidos partidos políticos grandes.

El presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, tomará posesión el próximo primero de junio ¿Cómo ve desde ahora la reciente oleada de ciudadanos salvadoreños que huyen de su país?

Las causas fundamentales de la migración forzada son dos: la falta de oportunidades en las comunidades -empleo y estudios-, y la violencia. Eso ha hecho que se genere una corriente migratoria forzada que va tanto fuera el país, como del desplazamiento forzado en el interior. Si una persona se ve agredida por un grupo criminal, una mara, un grupo mafioso y se desplaza a otro municipio, se da el desplazamiento forzado interno, pero también existe un sector que en lugar de ir a buscar otro municipio se arriesga a salir del país y buscar el camino hacia Estados Unidos. Entonces si atacamos las causas vamos a poder mitigar esa migración y para eso si se están buscando mecanismos regionales que incluyan a los tres países: El Salvador, Guatemala y Honduras, pero también en asociación con México porque es un país de tránsito obligado.

¿Dice usted que el presidente Andrés Manuel López Obrador imprimió un cambio hacia la política de los inmigrantes centroamericanos?

Se reconceptualizó al migrante, se le dejó de ver como una amenaza para el país de destino, pero también se le desetiquetó de esa criminalización porque se le había considerado como una persona que era un riesgo para el país. Ya descriminalizarlo está en ese documento y luego buscar mecanismos de asistencia financiera para proyectos de desarrollo en la región que permitan generar condiciones de bienestar, de trabajo de oportunidades para que la gente no tenga la necesidad de migrar ni dentro ni fuera de su país.

¿México ha sido más sensible hacia el problema de la migración centroamericana?

Para nosotros es un cambio radical con el nuevo gobierno. Lo aplaudimos y estamos pensando que es un nuevo mecanismo para asociarnos, porque en el documento del presidente AMLO instruye a la cancillería para presentar un documento ya en los primeros meses de este año 2019 que permitiera generar esa política pública hacia el sureste de México y que incluyera el triángulo norte de Centroamérica. Un documento que siga los lineamientos de CEPAL y la agenda 20-30 de desarrollo de ONU. Hay un cambio en el enfoque del problema y en la solución del problema.

Durante tres días Proyecto Democracia reunió a destacadas personalidades de la política internacional, periodistas, académicos y especialistas. Está integrado por becarios del National Democratic Institute, con sede en Washington. Busca contribuir al fortalecimiento y la calidad de la democracia en México y el mundo. Marcela Jiménez, presidenta del Comité Organizador calificó como positivo este encuentro.