web analytics
martes, abril 23

¡Conagua en el ojo del huracán!

Raúl Flores Martínez.

Ya han pasado cinco largos días del incendio en el edificio sede de la Comisión Nacional del Agua; cinco días donde peritos en incendios y explosivos de la Procuraduría capitalina tratan de determinar qué ocasionó la conflagración.

Mientras tanto, las especulaciones y la preocupación de algunos no se ha hecho esperar. Es decir, los ex trabajadores que no fueron liquidados tendrán que esperar más días, semanas o meses para recibir su liquidación.

Por si esto no bastará, algunos proveedores están temerosos de que los adeudos que tiene la dependencia no sean liquidados debido a que no hay facturas, comprobantes o contratos, porque se quemaron en este incendio, que tiene algo que genera dudas.

Las dudas son que este edificio tenía un buen sistema contraincendios, un buen detector de humos y varios extintores en todos los pisos, que no funcionaron como debían. De acuerdo con diversos funcionarios que les tocaba trabajar, señalan que la energía eléctrica fue cortada antes de tiempo.

También aseguran que se les iba a realizar una auditoría a los funcionarios del anterior sexenio que siguen trabajando en la dependencia. Lo más raro que tiene este incendio, es que fue en la oficina donde hay seguridad, donde se tienen todos los documentos importantes de pago y cobros.

Lo que más debe de llamar la atención, es que hay una auditoría en curso a una empresa (no pondré el nombre para no entorpecer la auditoría e investigaciones), e incluso se contempla que la dependencia en cuestión solicite a la Fiscalía General de la República que inicie una denuncia por desvíos de recursos y cobros excesivos en sus servicios.

Lo que se puede adelantar es que la Conagua estará en los reflectores las próximas semanas por el incendio que, hasta el momento, tiene la hipótesis de haber sido provocado, y por las diversas auditorías que destaparán una cloaca de corrupción, pagos excesivos de servicios y funcionarios que se beneficiaron al dar concesiones tanto de agua como de trabajos a la dependencia.

Sólo para no dejarlos con la duda, Conagua ya tiene lista la auditoría que le realizó a la Consultoría de Ingeniería para Soluciones Integrales (CISI), la empresa de origen México-canadiense responsable de la falla en la instalación de la pieza denominada “K” invertida, durante los trabajos de mantenimiento en el Sistema Cutzamala, en noviembre pasado, que provocaron la suspensión del suministro más largo en la historia de Ciudad de México.