web analytics

O colaboran o son secuestrados los empresarios por el narco

0
45

Édgar Félix / Los últimos reportes que llegan de Tijuana, Baja California, son de ejecuciones y asesinatos al menos cada cinco horas. Es, al igual que Ciudad Juárez y Matamoros, la población fronteriza donde las mafias del narco han establecido sus reales. Ahora ya no se trata solamente de tráfico de drogas sino de bandas muy al estilo de organizaciones terroristas como Euskadi Ta Askatazuna (ETA) que secuestran empresarios y pasan la charola para recoger cuotas sino son ejecutados. El narco ha evolucionado y no está dispuesto a perder la guerra contra el gobierno. Bagdad palidece al lado de lo que se vive en la frontera mexicana.

Los dueños de los negocios están inmiscuidos en el narcotráfico en cualquiera de sus ramificaciones; o se han negado a participar directamente o a pagar piso: Zeta.

De acuerdo a un reportaje de la revista Zeta, de Tijuana, señalan que “aprovechando que los policías federales y los militares a cargo de la seguridad de delegaciones como La Mesa y La Presa no tienen un efectivo nivel de respuesta, sicarios del crimen organizado atacan en esas zonas. Además, están atentando contra personas en negocios, bares, billares, tacos, talleres, yonques y recicladoras, como venganza por servir a grupos rivales o no pagar piso.

La línea de investigación del semanario Zeta de Tijuana señala que la más fuerte en las indagaciones sobre balaceras a comercios es que son ataques del crimen organizado a los propietarios de los mismos.

Como hipótesis de los crímenes, se manejan oficialmente dos teorías:

1.- Los dueños de los negocios están inmiscuidos en el narcotráfico en cualquiera de sus ramificaciones.

2.- Se negaron a participar directamente o a pagar piso

De esta manera, la revista Zeta, la cual ha tenido un histórico reconocimiento de investigaciones periodísticas que denuncian la corrupción entre las policías, gobierno y empresarios con las mafias del narcotráfico, señala en un extenso reportaje lo siguiente:

En cualquiera de los dos casos, los policías a cargo de la investigación concluyen que el motivo de la afrenta es la venganza, sea porque participan, porque no lo hacen, o porque sirven los negocios a la célula rival dentro del Cártel Arellano Félix. También indicaron los investigadores, de manera extraoficial, que la mayoría de las balaceras están siendo ejecutadas por personas que laboran para la célula de Teodoro García Simental El Tres, contra personas que sirven o que tienen relación con el líder del CAF, Fernando Sánchez Arellano El Ingeniero.

En la dinámica de atacar comercios y negocios, los policías locales informaron que pese a que quienes han sido ejecutados son empleados de estos comercios, hay caso como los del yonque donde se ha podido determinar que los trabajadores, además de la actividad comercial, apoyan al dueño en las actividades delictivas. Entonces no son del todo inocentes. También ejemplificaron el caso del billar Banana Loca donde indicaron que la indagatoria determinó que los homicidas iban por un grupo específico, aunque fue evidente que hubo homicidios colaterales:

Además uno de los dueños del local es una de las hermana de Armando El Gordo’ Villarreal, dijo tajante un investigador del estado. En el crimen del bar Utopía, el viernes 21 de noviembre por la noche, informaron los investigadores que la hipótesis es la misma: Iban por el dueño del lugar. Explicaron que en base a testigos del evento, determinaron que los asesinos cuando entraron al lugar, intentaron acceder a las oficinas administrativas pero no lo lograron.

Más información aquí.