web analytics

Viraje

0
43

Francisco Garfias

La nota política la dio ayer Marcelo Ebrard. Su aparición en el acto de presentación del “Nuevo PRD” de Jesús Ortega llamó poderosamente la atención. El jefe de gobierno del DF, puntal en el apoyo a Encinas durante el cuestionado proceso para renovar la dirigencia nacional del amarillo, avalaba con su presencia triunfo de Chucho en las ya lejanas elecciones para renovar la dirigencia nacional de ese partido.

Las interpretaciones sobre la aparición del jefe de gobierno del DF, uno de los consentidos de López Obrador, iban y venían en el Teatro de la Ciudad, donde se realizó el evento. “Es un buen mensaje sobre las alianzas”, comentó Guadalupe Chavira, ex delegada en Xochimilco.

Fernando Belaunzarán consideró la presencia de Marcelo como una señal de que se la va a jugar con el partido. “Quiere sacar sus candidaturas bien”, estimó el ex ceuista. Otros, como el senador Graco Ramírez, se congratularon por el “sentido institucional” mostrado por el Jefe de Gobierno.

* * *

Calladito, atento, Marcelo escuchó el discurso de Jesús, que duró casi 50 minutos. El presidente nacional del PRD iba de menos a más. Acaparó la atención y los aplausos del respetable, cuando desbarató la estrategia de confrontación que ha seguido el legitimo, desde su derrota oficial el 6 de julio del 2006.

“No debemos reducirnos a representar sólo a una clase, o sólo a un sector de la población, debemos incluir en nuestros esfuerzos a los mexicanos más pobres y desprotegidos, pero también a las clases medias que igual exigen mejores condiciones de vida” decía Ortega

Y más: “Un PRD incluyente se obliga a incorporar no sólo a los enojados de la coyuntura, sino también, y principalmente, a los esperanzados en que es posible el cambio, de que es posible una vida mejor, un país diferente, es decir una izquierda que represente a la mayoría, pero que sea para todo el país…”

* * *

En el Teatro de la Ciudad vimos también a la gobernadora de Zacatecas, Amalia García. Ella apoyó a Encinas; ella se hartó igualmente de los plantones, movilizaciones y descalificaciones del movimiento obradorista.
Zeferino Torreblanca, Guerrero; y Narciso Agúndez, Baja California Sur, completaron el cuarteto de mandatarios que arroparon a Jesús.

La plana mayor de Nueva Izquierda hacia las veces de anfitrión. Acosta, Navarrete, Zambrano, Zavaleta. Todos se mostraban contentos. ¡Y como no! Eran, después de muchos años, los patrones del partido.

De Izquierda Unida, la corriente que respaldó a Encinas., no acudió nadie relevante. Tampoco llegó Cuauhtémoc Cárdenas. Ni siquiera al ex rector Juan Ramón de la Fuente, el supuesto “proyecto” de los Chuchos para el 2012.

El diputado federal, Juan Guerra, quien no está ni con uno ni con el otro, contrastaba las posturas de los dos grupos. “Unos (Los Chuchos) quieren negociar todo; otros (los Obradores) no quieren negociar nada”, comentaba el ex guerrillero.

¿Y el Guero González Garza? preguntó súbitamente una voz en tono de extrañeza. “Si no vino, es su problema”, respondió, sobrada, otra voz. Belaunzarán, por cierto, equiparó al coordinador de los diputados del PRD con “Lupe López” ¿Porqué? Le preguntamos. “Porque unas veces andivo de queda bien con Lupe (Acosta) y otras con López (Obrador.)”

* * *

Otro hecho relevante es que hacia tiempo que no acudían empresarios de primer nivel a un acto del PRD. La violencia verbal del Peje los mantuvo alejados del amarillo. Pero lo de ayer era una refundación y el anuncio de un proyecto incluyente.

Allí estaban, entre otros, Pepe Carral, presidente del Club de Industriales, Juan Pablo Vega, empresario naviero; Armando Paredes, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Ricardo Gonzáles, presidente de Coparmex. El diputado panista Gerardo Priego, y el ex presidente del PSD, Alberto Begné, acudieron tamben al teatro

* * *

El colmo. Ortega y Encinas, rivales en la cuestionada elección interna del PRD, desayunaron en el mismo restaurante, pero no en la misma mesa. El cachorro de Obrador estaba sentado con el rector de la UNAM, José Narro; Ortega hacia lo propio con Roberto Alcántara.

Testigos de la escena, ocurrida en El Cardenal del Sheraton Alameda, nos dijeron que ambos se ignoraron, hasta que Alejandro se levantó de su mesa y caminó hasta donde se encontraba Jesús. “Lo cortés no quita lo Cuauhtémoc, te vengo a saludar…”, le dijo.

* * *

Emilio Álvarez Icaza, ombusdman capitalino, presentará el próximo 15 de diciembre el Primer Informe sobre Medio Ambiente. ¿Y que tiene que ver eso con los Derechos Humanos? Le preguntamos al titular de la CDHDF.
“Sesenta días al año se rebasa la norma de ozono en la Ciudad de México. Eso viola el Derecho a la Salud y a un sistema ecológico sano”, repuso el ombusdman.