Claro que sí hay petróleo

0
263

petroleo

Rubén Cortés
Si no fuera presidente y debiera guardar el protocolo, cuando Felipe Calderón dijo en Oaxaca que el petróleo “se nos anda acabando”, pudo haber agregado, con toda confianza: y Cuba y Estados Unidos nos van a hacer sándwich.
Porque eso es lo que provocarán los legisladores correctamente patrióticos que aprobaron el pasado año una liliputiense reforma energética que impide que compañías extranjeras exploren petróleo en aguas profundas del Golfo de México.
Un estudio del Servicio Geológico de Estados Unidos publicado por el diario El Nuevo Herald de Miami, indica que bajo las aguas cubanas del Golfo de México habría cuatro mil 600 millones de barriles de crudo que sólo se pueden extraer con la tecnología de las grandes transnacionales.
Sin embargo, el gobierno cubano –que, quién lo duda, es muy nacionalista- sí acepta capital y recursos extranjeros. Ya perforan en el fondo marino de la isla la empresa hispano argentina Repsol-YPF, la noruega Norsk Hydro, la india Oil and Natural Gas Corporation, la malaya Petronas, la canadiense Sherrit, la venezolana PDVSA, la vietnamita Petrovietnam y la brasileña Petrobras.
Y la guerra por el petróleo cubano llegó a Washington. Los senadores Byron Dorgan (demócrata) y Larry Craig (republicano) propusieron la Ley Energética de Seguridad y Eficiencia (Safe Energy Act) para permitir a empresas estadounidenses laborar en la isla, pese al embargo económico que mantiene la Casa Blanca con Cuba desde 1962.
En cambio, en México la falta de tecnología originó que pozos del yacimiento de Cantarell cerraran temporalmente porque “no se disponía de equipo para inyectarles nitrógeno y acelerar la recuperación de hidrocarburos”, según Jesús Reyes Heroles, director de Pemex. Eso provocó que en 2008 se perdieran allí 40 mil barriles diarios.
¡Por favor! Pemex no tiene un equipo y por eso se pierde la misma cantidad de petróleo con el que se alumbra a cada noche toda la isla de Cuba. Esto resulta, cuando menos, penoso para nuestros correctamente patrióticos legisladores que impiden que a México entren esas bestias negras y peludas que se llaman Repsol-YPF, Norsk Hydro, Oil and Natural Gas Corporation, Sherrit…
Sin embargo, el diputado perredista Alfonso Suárez del Real, que votó en contra de la reforma energética, gasta dinero del erario en viajes al exterior para no hacer nada: la semana pasada fue a un encuentro de economía en Panamá, pero en su informe de conclusiones a la Cámara de Diputados dijo que el evento fue suspendido.
Ah, y que había sido reprogramado para Brasil o Ecuador, adonde también viajará, que para eso sí hay plata: la partida 3813 del Presupuesto de Egresos, destinada a pasajes internacionales de los diputados, que era de 13 millones 706 mil pesos, fue aumentada -¡por ellos mismos¡- a 17 millones, un 30 por ciento más.
Pero, que quede claro: nuestra renta petrolera no se comparte con empresas internacionales expoliadoras.
Aunque la falta de un jodido inyector de nitrógeno nos provoque la perdida de 40 mil barriles diarios.