web analytics

El “Tapado” andaba de parranda

0
54

encapuchado-1

Martha Anaya
Que no, que no y que no. ¡Que no es “tapadismo”! replica Germán Martínez.
Nadie le cree. Mucho menos su predecesor.
Manuel Espino se acomoda en la otra esquina, afila los colmillos, y le advierte que este fin de semana se va a reunir con ciento cincuenta panistas para elaborar una propuesta que “reencause” y “legitime” el proceso de designación –por dedazo—de 194 candidatos de los 300 que disputarán una curul en la Cámara de Diputados.
¿Reencausar? ¿Legitimar?
Germancito se sonroja y se llena la boca asegurando que el proceso es fruto de “nuestras tradiciones democráticas y libres”, porque ese partido, el PAN, “es de los ciudadanos y no es de los panistas”.
Espino le hace al Salinas, ni lo ve ni lo oye, y espeta: queremos que en las designaciones no se tomen en cuenta ni filias, ni fobias, ni grupos, ni compadrazgos, ni parientes…etcétera, etcétera.
El presidente del blanquiazul se enoja. Jura y perjura: “¡Yo no tengo tapados!, aquí se decidirá conforme a las reglas y a las tradiciones democráticas que siempre han normado la vida interna de Acción Nacional”
Daniel Cossío Villegas se revuelca en su tumba. Él, que se la pasó años estudiando el “tapadismo”, el “dedazo”, que escribió incluso libros en torno al tema, ahora resulta que se equivocó. Que ese método es, según el nuevo líder e ideólogo del PAN, el método más democrático que hay.
¡Quién lo iba a decir! Y pensar que el PRI se escindió hace poco más de veinte años porque Cuauhtémoc Cárdenas encabezó precisamente la lucha contra el “dedazo” de Miguel de la Madrid.
¡Oh Señor, qué equivocados estábamos todos! Si esa era la democracia pura, la que proviene de los ciudadanos mediante el dedito de Germán Martínez y compañía.
¡Que errados estábamos! ¡Cuán ciegos hemos sido todos estos años!
Menos mal que el “Tapado”, sí, así con mayúscula porque es toda una institución, no estaba muerto, nomás andaba de parranda.