web analytics

Andrés Manuel en Los Altos

0
40

amlojalisco2

Martha Anaya
Allá en los Altos de Jalisco la gente tiene una bien ganada fama de revoltosos cuando de defender sus creencias se trata y de no ser muy progresistas que digamos. Es más, se les acusa de intolerantes. Pero creo que es hora de reconsiderar tales “atributos”.
Resulta que Andrés Manuel López Obrador inició ayer una gira de trabajo por esa zona. Pasó por el municipio de Cuquío, zona panista, donde tuvo una de sus llamadas “asambleas informativas”: Y ahí, el propio síndico, Miguel Ángel Barba, le dio la bienvenida y manifestó abiertamente el por qué de su actitud:
“Aunque somos de partidos diferentes –dijo al propio López Obrador y a la gente que les rodeaba–, luchamos por el mismo objetivo: El pueblo”.

Algo semejante ocurrió en Mexticacán. Ahí, el presidente municipal Benito Pérez Sandoval, también de origen panista, fue a saludar al “Peje” a su llegada a la plaza
principal de la localidad.


Nada de enconos, nada de rabietas y zancadillas; no se cerraron calles, no se inventaron construcciones de obras para cerrarle los caminos y los espacios al llamado “presidente legítimo”, como ha ocurrido en otras partes del país al paso de López Obrador.

Todo lo contrario. Salieron a recibirlo. Lo saludaron en las mismísimas plazas, delante de la gente y además expresaron abiertamente el por qué de su actitud. Esto, valga señalarlo, es realmente algo inesperado.

Quizás la polarización que vivimos en el Distrito Federal –azuzada por el gobierno federal a través de los medios de comunicación—sea muy distinta a lo que hoy viven nuestro ciudadanos en otras zonas del país, como hoy nos lo muestran en los Altos de Jalisco.

Muy probablemente influya también el peso de la crisis económica, la bandera que hoy ondea el ex candidato presidencial de la izquierda para paliar estos tiempos difíciles, y la imagen que le sigue a pesar de los pesar: el estar del lado del pueblo.

López Obrador, nos guste o no, vuelve a cabalgar con viento a favor. Y sus palabras caen en terreno fértil. Los ecos por que se utilice el presupuesto público para beneficio de la mayoría de las familias mexicanas, que diputados y senadores hagan suya la propuesta de aplicar un plan de austeridad republicana para enfrentar la crisis, que se reduzca el gasto corriente del gobierno, tal vez no sean comprendidas por todos en su cabalidad.

Pero sí quedan grabadas en ellos frases como ésta: Felipe Calderón “no ata ni desata y sigue sin hacer nada”.

O esta otra: “que eliminen las pensiones para los ex presidentes Miguel de la Madrid,
Carlos Salinas, Ernesto Zedillo y la chachalaca ladrona de Vicente Fox”.

Andrés Manuel está de regreso. Lo vemos no sólo en la capital del país. Lo demuestra nada menos que en los Altos de Jalisco.

amlojalisco

TagsAMLO