web analytics

El “infarto” de Beatriz

0
62
Foto: Beatriz-paredes.org

Foto: Beatriz-paredes.org

Francisco Garfias
-¿Le pusieron un stent?– preguntamos de botepronto a Beatriz Paredes.
La presidenta del PRI pareció entender perfectamente la pregunta. El stent es una férula muy pequeña que se coloca en las arterias coronarias que están en vías de bloquearse. La introducen en el corazón para evitar que, una vez restablecida la circulación sanguínea, la arteria se vuelva a estrechar. “Espere la carta que le va a enviar Ignacio, allí voy a contar que me pasó”, pidió la mujer.

La tlaxcalteca tuvo la atención de llamarnos personalmente para invitarnos a la rueda de prensa que ofrecería en el CEN del PRI a las 13 horas. Pero también para aclarar las razones que la llevaron a mantener el silencio sobre el problema cardiaco que la obligó a hospitalizarse 24 horas en el ABC de Santa Fe. “No mezclo mi vida profesional con mi vida personal”, nos dijo. En el apartado de su vida privada coloca la música, la literatura y, obviamente, la salud.

La carta llegó al correo del reportero a las 15:18 PM. Su contenido nos reveló que a partir de una prueba de esfuerzo a la que se sometió, los médicos determinaron hacer una revisión cardiaca más a fondo. Beatriz no especificó si esa revisión constituyó una simple prueba nuclear, un cateterismo para determinar el tamaño de la lesión o una angioplastía para destapar.

El primer caso no amerita hospitalización. Los otros dos sí: hay que esperar por lo menos 24 horas a que cicatrice la pequeña herida que se hace en la femoral, a la altura de la ingle, para desplazar el cateter hacia el corazón.

A la dirigente del PRI no le sorprendió la determinación de los médicos. A su medio hermano le hicieron una revisión similar a la misma edad. “Tampoco me sorprendió porque, como resulta evidente, traigo sobrepeso”, admitió.

Fue dada de alta, sin complicaciones, el pasado 21 de julio. Los días subsecuentes tuvo una comida con el ministro de Justicia de España y aprovechó para tomar vacaciones. “Quiero subrayar, porque sé que hubo alguna confusión que comprendo fue de buena fe, que no tuve ningún infarto, ni nada de riesgo”, aseguró.

En los próximos días, Beatriz tendrá que dar a conocer su decisión de permanecer como presidenta del partido hasta marzo del 2011 e ir a San Lázaro como simple diputada; o coordinar el numeroso grupo parlamentario que el PRI tendrá en la próxima legislatura (237 diputados.)

Los momios están 10 a 1 a que se queda en la presidencia del partido. Hay legisladores que lo afirman ya en forma contundente. La bronca es encontrar a alguien con los tamaños de Paredes y sin el veto de alguno de los grupos internos. No hay muchos. Una imposición desataría un aquelarre. “Van a abrir la caja de Pandora”, vaticinó un diputado electo.

La carta culmina con la promesa de mantener la intensa actividad que la caracteriza, pero “con menos gordura en encima”.

***

Nos topamos con el panista Francisco Ramírez Acuña al terminar la comida del Consejo Nacional Agropecuario, a la que asistió el presidente Calderón. El jalisciense confirmó que buscará encabezar la bancada azul en el periodo 2009-2012. Pero tiene un pequeño inconveniente. Le llama Josefina Vázquez Mota.

Le dijimos que en Los Pinos han preguntado a notables del PAN cómo la verían. Lo sabemos de muy buena fuente. No lo cree. “El Presidente no cabildea por nadie. Ella es la que anda diciendo que el Presidente cabildea a su favor”, reviró el ex secretario de Gobernación. La elección del coordinador parlamentario del PAN será en la última semana de agosto.

***

Fernando Gómez Mont viaja hoy a Galeana, Chihuahua, a encontrarse con la comunidad mormona. Es una visita que pretende ser emblemática. Es allí donde el crimen organizado asesinó cobardemente al activista Benjamín Le Baron y su cuñado.

Lo acompañará, entre otros, el presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, César Duarte, originario de ese estado. El secretario de Gobernación viajará también a Ciudad Juárez, muy venida a menos por la violencia que la sacude, y a la capital del Estado.

***

Le preguntamos a Marcelo de Los Santos, gobernador de San Luis Potosí, por la derrota del candidato del PAN, Alejandro Zapata Perogordo. Puso cara de corderito. “Así son las cosas”, dijo, y siguió su camino sin detenerse.

Publicado en Excélsior