web analytics

Critican exclusión de inmigrantes legales e indocumentados en los proyectos de ley sobre la reforma al sistema de salud en EU

0
43
Foto: Notimex/archivo

Foto: Notimex/archivo

Washington, Estados Unidos, 13 de enero (Notimex).- Dirigentes de organizaciones civiles de Estados Unidos criticaron hoy la exclusión de inmigrantes legales e indocumentados en los proyectos de ley sobre la reforma al sistema de salud que deben conciliar el Senado y la Cámara de Representantes.
Esta exclusión no sólo carece de “sentido práctico” sino que es punitiva y transferirá los costos de la atención médica de emergencia a las redes de asistencia social, dijo el presidente de la Corporación de Salud y Hospitales de Nueva York, Alan Avilés, en teleconferencia.
Señaló que como cualquier persona, los indocumentados “continuarán padeciendo ataques cardiacos, cáncer o accidentes de auto”, por lo que su atención de emergencia y rehabilitación tendrán un impacto económico en los contribuyentes, ya que elevará más los costos de los servicios.
El proyecto de la cámara baja excluye a los indocumentados de subsidios federales para cobertura médica, pero permite que compren seguro médico privado de un sistema de intercambio administrado por los estados, lo cual prohíbe la iniciativa del Senado.
Los proyectos de ambas cámaras también imponen una espera de cinco años a los inmigrantes legales para que accedan a beneficios públicos, de la cual solamente están exentos los niños y mujeres embarazadas que son residentes legales.
En una sociedad capitalista no se le puede negar a una persona, en este caso a un indocumentado, que compre un seguro médico a precios del mercado, dijo por su parte Sonal Ambegaokar, asesora legal sobre políticas de salud del Centro Nacional de Leyes de Inmigración (NILC).
El director de Asuntos de Inmigración y Políticas de la Conferencia de Obispos Católicos de Washington, Kevin Appleby, manifestó que los inmigrantes pagan impuestos y el Seguro Social y que negarles acceso a cobertura médica responde a “asuntos políticos pero no al bien común”.
Agregó que “sería sabio” que el presidente Barack Obama apoye los esfuerzos para que se incluya a los inmigrantes en la versión conciliada de ambas cámaras que espera promulgar en las próximas semanas.
Sobre la esperanza de que se apruebe una reforma migratoria que legalice a los indocumentados y les permita su acceso a los servicios de salud, Avilés señaló que “no hay garantía” de que se reformen las leyes de inmigración, aunque indicó que si se aprueba “estaremos en
una mejor posición”.
La directora del proyecto de Políticas de Salud del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), Jennifer Ng’andu, consideró como “imperdonable” y “cruel” que se impida a los inmigrantes comprar su propio seguro.
La cámara baja aprobó por un estrecho margen su proyecto de reforma de salud y la mayoría demócrata del Senado necesitó una súper mayoría de 60 votos a prueba de obstruccionismos para aprobar su versión.
Ng’andu dijo que ningún voto se podría considerar “ganado” para la aprobación final del proyecto de ley, tomando en cuenta que la bancada hispana de la Cámara de Representantes presionó fuertemente
por el acceso de los indocumentados a cobertura médica privada dentro
del sistema de intercambio.