Vivirá España con alto desempleo por largo tiempo: empezará a bajar en 2011 pero sin llegar a niveles pre-crisis hasta 2013

0
118

Madrid, España, 8 de febrero (Notimex).- España vivirá un largo periodo de elevadas tasas de desempleo, incluso por encima de la media de sus socios de la Unión Europea (UE), que comenzará a reducir en el año 2011 pero sin llegar a niveles pre-crisis económica antes de 2013.
El gobierno español emitió la semana pasada sus proyecciones económicas para 2009-2013, en las que explica que la tasa de desempleo en 2010 puede cerrar por encima de 19 por ciento de su población económicamente activa, sólo superada por Letonia con 23 por ciento.
El Ministerio de Trabajo e Inmigración difundió esta semana que al cierre de enero se contabilizaron cuatro millones 48 mil 493 personas desempleadas, lo que significa 720 mil 692 desempleados más respecto de enero de 2009.
La crisis económica con especial incidencia en el sector de la construcción y servicios, hizo que los peores meses se dieran entre noviembre de 2008 y enero de 2009, periodo en el que según algunos estudios se registraron tres desempleados por minuto.
Entre los principales efectos está el aumento en el gasto por las prestaciones al desempleo, que se conoce en España como “subsidio al paro”, que tan sólo en diciembre pasado ascendió a dos mil 772 millones de euros (más de tres mil 700 millones de dólares).
Además de las prestaciones medias, el gobierno español amplió las ayudas con la posibilidad de cobro de 420 euros (unos 570 dólares) más en unos seis meses adicionales a quienes se les haya acabado el periodo de un año de subsidio.
El elevado gasto en prestaciones sociales a los desempleados es una de las principales críticas que la oposición política lanza al gobierno socialista, ya que se considera una causa del desequilibrio presupuestal que llevará el déficit por encima del 11 por ciento este año.
Otra consecuencia ha sido la reducción de un 40 por ciento del superávit en la seguridad social, con ocho mil 500 millones de euros (11 mil 628 millones de dólares) en 2009 sobre los 14 mil 500 millones de euros (19 mil 800 millones de dólares) en 2008.
La causa es que entre menos trabajadores hayan cotizando, menos ingresos se perciben para pagar prestaciones sociales y las jubilaciones de gran parte de los españoles, por lo que ahora el gobierno plantea una reforma que eleve de 65 a 67 años la edad de jubilación.
Las consecuencias sociales también están presentes en la vida cotidiana de las ciudades españolas: largas filas en las oficinas de servicios al desempleo, aumento del alcoholismo en los últimos meses, requerimiento de terapias psicológicas y terapéuticas, así como los niveles de robos y asaltos.
Los comedores sociales de Madrid, que ayudan a personas sin techo y sin empleo cada día, han aumentado la afluencia en el último año en casi un 100 por ciento, en su mayoría hombres de entre 35 a 55 años de edad.
De momento se desconoce si hay una “sangría” de españoles que estén emigrando al exterior, pero lo que sí está confirmado es que la población extranjera con permiso para trabajar en España cayó en unas
500 mil personas de 2008 a 2009 debido a la crisis y el desempleo.
Para la economía española una de las principales consecuencias es el incremento de la llamada “economía sumergida”, que según algunos estudios alcanza el 22.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) aunque el gobierno reconoce que es entre el 16 y 20 por ciento.
Las actividades con mayor actividad no registrada son servicios, comercio, construcción y hostelería, en los que según el gobierno se suele incrementar la informalidad en tiempos de crisis.
Las perspectivas de que la situación mejore es escasa debido a que el poco crecimiento español no ayudará a revertir la situación en el corto plazo, pues según los expertos, mientras el PIB no crezca más del 2.0 por ciento el país no genera empleo.
Las previsiones del periodo 2009-2013 del gobierno precisan que el empleo se podría comenzar a generar lentamente a finales de 2010, pero comenzará a reducirse la tasa de desempleo de 2010 (de 19 por ciento) en 2011 al 18.4 por ciento, con un PIB de 1.08 por ciento.
Para 2012, las previsiones de PIB son de 2.9 por ciento y una tasa de empleo que podría bajar al 17 por ciento, mientras que al 2013 con un PIB del 3.1 por ciento se prevé reducir la tasa de desempleo al 15.5 por ciento.