web analytics

Supura por todos lados

0
13
Foto: Notimex/archivo

Foto: Notimex/archivo

Francisco Garfias

Manuel Clouthier Carrillo no acaba de entender las razones que llevaron a Fernando Gómez Mont a aseverar públicamente que en Sinaloa no hay narcopolítica. Mucho menos que haya manifestado que el gobierno federal trabaja de “manera coordinada” con las autoridades estatales para combatir al crimen organizado en esa entidad.

El hijo de Maquío, convencido de que hay un “proyecto transexenal” que involucra a las autoridades estatales con el Cártel de Sinaloa, nos dice que esta postura del secretario de Gobernación –expresada en una carta de respuesta que se publicó en el semanario Proceso el pasado 21 de febrero- “me da la razón de que Sinaloa es intocable, y nos roba la esperanza a los que allí vivimos”.

Al diputado federal le pegó duro la carta. Gómez Mont califica de “sumamente irresponsable” y “moralmente condenable” que Clouthier sugiera que desde el poder local se promueve un modelo de vida política en Sinaloa, ligado a la corrupción y al crimen organizado.

Lo último que el hombre se esperaba era que el alto funcionario federal saliera a defender a las autoridades estatales. No le cabe en la cabeza que asuma esa posición, cuando es evidente, dice, que el crimen organizado se adueñó de las calles en su estado “con el aval del poder local”. “En los lugares de terror, no exagero, la gente aprende a sobrevivir. ¿Y sabes cómo? Haciéndose pendejos”, puntualizó.

A Clouthier le han preguntado muchas veces si no le da miedo encabezar la lucha para “limpiar” de narcos a su entidad. Dice que no solo le la da miedo, sino que le da pavor lo que se viene, si el gobierno federal no le entra en serio. “Por eso estoy dispuesto a jugármela ahorita”, dice. El riesgo no esta aquí, está allá. “Yo voy a seguir chingando, voy a elevar el costo político hasta alcanzar un compromiso del gobierno federal para que le entre con todo a combatir al crimen organizado”.

***

A César Nava lo conozco hace ya algunos años. Sé de su subordinación al presidente. Alguna vez lo escuché decir, cuando competía con Germán Martínez por la jefatura nacional del PAN, que se allanaría a la decisión de Calderón, quien se decantó por Germán, y Nava, efectivamente, se alineó.

Ahora pretende hacernos creer que su jefe, el que lo puso donde está, nada sabía del escandaloso pacto con el PRI que comprometía a su partido a no ir en coalición, a cambio del respaldo a la Ley de Ingresos, con todo y el incremento al IVA.

El bisoño líder del PAN justifica el no cumplimiento del acuerdo –ya hay coaliciones con la izquierda en cuatro estados y se perfilan más- con el argumento de que sólo 8 de los 33 senadores del PRI permanecieron en el salón de plenos, cuando se votó el incremento al IVA. Los ocho se abstuvieron. “Ante este flagrante incumplimiento del PRI, el acuerdo quedó sin efecto alguno”, declaró.

Lo que no dice el hombrecito es que los ocho priístas permanecieron en el salón de sesiones para no romper el quórum y que la Ley de Ingresos se pudiera votar. De otra manera, el PRD podría reventar la sesión. La ausencia de los otros 21 formó parte de la tramposa estrategia. El PRI hacía como que estaba en contra del incremento al IVA, pero en realidad propiciaba, con esas ausencias, que el PAN obtuviera la mayoría requerida. Supura por todos lados.

***

Poco escuchamos hablar de Daniel Karam durante la crisis que desató la resolución de la corte sobre la Guardería ABC de Hermosillo. Las baterías de los ministros se enfocaron hacia su predecesor, Juan Molinar Horcasitas, y el gobernador de Sonora, Eduardo Bours Castello. El actual director del IMSS, quien se mantenía muy calladito, reapareció ayer con el anuncio de la remodelación, ampliación y equipamiento de 35 salas de urgencias a lo largo y ancho del país. El costo el proyecto es de 1,200 millones de pesos.

Publicado en Excélsior