web analytics

Repunta actividad industrial de México en enero: registra un crecimiento de 3.6 por ciento

0
37
Casamerica.es

Casamerica.es

México, 12 de marzo (Notimex).- En enero pasado, la actividad industrial del país registró un crecimiento de 3.6 por ciento respecto a igual mes de 2009, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
Este es el segundo dato anual positivo, pues luego de noviembre del año pasado cuando el indicador registró una baja de 1.5 por ciento, en diciembre la actividad industrial de México tuvo un repunte de 1.6 por ciento.
En un reporte, el organismo señala que en su variación mensual, la producción industrial disminuyó 0.19 por ciento en enero de este año frente a diciembre previo.
Menciona que por componentes, las cifras desestacionalizadas indican que las Industrias Manufactureras retrocedieron 1.35 por ciento en enero de 2010 respecto al mes anterior, a diferencia de Electricidad, Agua y suministro de Gas por ductos al consumidor final que aumentó 0.60 por ciento, Construcción que subió 0.23 por ciento y Minería que se incrementó en 0.14 por ciento.
A tasa anual, precisa que el sector de las Industrias Manufactureras aumentó 8.0 por ciento, derivado del avance de la producción de maquinaria, prendas de vestir; equipo de transporte, computación, comunicación, medición, componentes y accesorios electrónicos, artículos de cuero, piel y metálicos, entre otros.
El INEGI detalla que el sector de Electricidad, Agua y suministro de Gas por ductos al consumidor final creció 2.6 por ciento anual, en tanto que Minería tuvo una variación positiva de 1.3 por ciento, asociada al crecimiento de 14 por ciento de la producción no petrolera y a la disminución de 1.6 por ciento de la petrolera.
Por el contrario, anota, la industria de la Construcción mantiene su tendencia a la baja, con un retroceso de 5.0 por ciento en enero pasado comparado con el mismo mes de 2009, derivado de las menores obras de edificación residencial (vivienda unifamiliar o multifamiliar).
Asimismo, por la baja edificación no residencial como naves y plantas industriales, inmuebles comerciales, institucionales y de servicios; así como de los trabajos especializados para la construcción, entre ellos cimentaciones, montaje de estructuras prefabricadas y trabajos en exteriores, instalaciones y equipamiento en construcciones, y trabajos de acabados.
Este comportamiento se reflejó en una menor demanda de materiales de construcción como cables de conducción eléctrica, cemento, productos de asfalto, arena y grava, estructuras metálicas, concreto, enchufes y otros accesorios, agrega el Instituto.