web analytics

Costosa disputa

0
15

Foto: Notimex

Foto: Notimex

Francisco Garfias
Uno de los gobernadores del PRI que están realmente comprometidos en la lucha contra el narcotráfico nos comentaba hace poco la “incomodidad” que hay en las fuerzas armadas por el rol que les asignaron en la lucha contra el narcotráfico. Los militares están en las calles a la caza de delincuentes. Son labores de la policía. No ingresaron al Ejército o la Marina para eso. No están preparados. “Están allí porque se los ordenaron”, dijo.
Ese mismo gobernador comentó la falta de coordinación que hay entre el Ejército y la Marina, en esta lucha en la que se supone deberían estar en la misma trinchera. Cada uno anda por su lado; no hay intercambio de inteligencia. Una absurda disputa, como la que vimos durante el primer trienio de Calderón entre la PGR y la SSP, que poco ayuda para avanzar en esta violenta guerra, que no solo provoca “desánimo” entre la población –fue el término que utilizó—, sino que proyecta a México como un país inseguro para viajar y poco propicio para las inversiones.
La participación del Ejército y la Marina en la guerra al narco es un mal necesario. La policía federal no tiene la capacidad para enfrentar a los cárteles de la droga. Los estatales son pocos y corruptos; los municipales numerosos y también a sueldo de los narcos. No hay alternativa.
El mandatario estatal está convencido de que, a pesar de la percepción, los militares si le han pegado a la delincuencia organizada. Sabe, por labores de inteligencia, que los narcos son los principales interesados en que vuelvan a sus cuarteles, y que esto tiene que ver con el costo en hombres y decomisos que los carteles han sufrido. “Son ellos, los narcos, los que están detrás de las campañas de desprestigio en contra del Ejercito”, asevera.
El país está frente a un problema de suma gravedad. Al gobernador le preocupa la descomposición del “tejido social” que puede provocar .la negligencia de los gobiernos. Los casos de Ciudad Juárez o de Reynosa son vivos ejemplos de lo que puede suceder cuando las autoridades locales y federales se acomodan al crimen organizado. “Los gobernadores tenemos dos sopas: o te sumas a esta lucha que tiene poca rentabilidad en términos políticos y muchos riesgos; o te haces el loco y te acomodas”, remató.
El camino es largo y en lo inmediato escabroso. Tiene informes que la pugna entre los Zetas y los carteles Golfo-Sinaloa calentara varias plazas.
* * *
Sucedió el pasado jueves en los pasillos de Xicoténcatl. El gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, yunque destacado, conservador declarado, caminaba hacia la salida del recinto legislativo acompañado del senador Ramón Muñoz, poderoso en los tiempos de Vicente Fox, hoy gris legislador
En el camino se cruzó con una comisión del Grupo Plural de Mujeres por la Paridad Democrática que luchan por incorporar a la Constitución el precepto de la “igualdad” en forma sustantiva y efectiva, como parte de la Reforma Política. Patricia Mercado, Angélica de la Peña, Alejandra Latapi,, iban de avanzada del “carro completo” que este grupo de aguerridas mujeres le va a echar el próximo martes a los coordinadores parlamentarios.
Una de ellas, que pidió no ser identificada, confundió a Oliva con Heladio Ramírez. Estaba a punto de atajarlo, con la intención de saludarlo, pero el comentario de Latapi la paró en seco. “Es el gobernador de Guanajuato”, corrigió la ex consejera del IFE. La cara de What? se dibujó en el rostro de la confundida. “Y yo que estaba a punto de hacerle reverencias, creyendo que era Heladio…”, comentó con alivio.
* * *
Antes de que termine el mes, citarán a comparecer a Gustavo Salas Chávez, Fiscal Especial para Delitos contra Periodistas “para platicar sobre lo que sucede con los informadores en el país”, adelantó Rubén Moreira, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja.

Este año ya van 5 informadores ultimados; el año pasado fueron 12, y así podríamos seguir esta cuenta macabra, que coloca al periodismo como actividad de alto riesgo. Todos están impunes. “En sus 10 años de existencia, la Fiscalía no ha resuelto nada, aunque no se puede culpar de esta situación a su actual titular, porque que acaba de entrar”. ¿Servirá para algo la comparecencia? Es pregunta.
* * *

Moraleja de la semana (cortesía de John F. Kennedy): El hombre tiene que establecer un final para la guerra. Si no, esta establecerá un fin para la humanidad.

Publicado en el Excélsior