web analytics

Las intricadas causas esclerosis múltiple

7
45

Joaquín Ambía Garrido
En 2008, la comunidad científica mexicana tuvo uno de los logros de mayor impacto a nivel internacional, cuando los doctores Adolfo Martínez Palomo del CINVESTAV, y Julio Sotelo Morales del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez publicaron sus investigaciones sobre la esclerosis múltiple (EM). Sus resultados pueden resumirse en que encontraron que la EM es causada por el mismo virus que cause la varicela, sólo que atacando de forma diferente; lo encontraron en el líquido encéfalo raqueo de los pacientes.
Desde que se descubrió la EM, y se comenzó a diagnosticar comúnmente, se ha tenido un fuerte debate sobre sus causas. Al principio se pensó que la enfermedad era totalmente genética, pues la gran mayoría de los individuos enfermos eran de origen judío o nórdico. Posteriormente se encontró que no era estrictamente racial, sino que estos grupos, y específicamente los pacientes, venían de familias en las que habían sido comunes los matrimonios intrafamiliares. Esta mezcla de genes con poca variabilidad provoca que algunos de ellos se sobre representen y tomen cierta relevancia poco saludable.
Ahora tenemos por un lado un estudio clínico que nos dice que la enfermedad es viral. Por otro lado tenemos una correlación demasiado sugerente, apuntando a que la enfermedad es genética. Para poder conciliar estos puntos, la hipótesis ahora es que la genética da cierta propensión, pero no es determinante, y el virus necesita estar presente para que se manifieste la enfermedad.
Para entender mejor esta situación, el doctor Stephen Kingsmore del Centro Nacional de Estudios Genómicos de Santa Fé de Nuevo México se propuso encontrar diferencias genéticas en gemelos idénticos, de los cuales uno tiene la enfermedad y el otro no, que pudieran explicar la causa de la enfermedad. Cabe mencionar, que con el pasar del tiempo, vamos teniendo pequeñas pero claramente identificables modificaciones genéticas. Tras examinar exhaustivamente el genoma de cinco pares de gemelos con estas condiciones, no se encontraron indicios de que existan diferencias en los genes relevantes para la enfermedad. Por lo tanto, aunque la correlación genética y racial existe, parece que la infección viral tiene un peso mayor, en la adquisición de la enfermedad.
Este estudio, aunado al de los doctores Sotelo y Martínez, darán un mayor impulso a los estudios orientados a atacar el virus y sus formas de actuar. Enhorabuena pues el hecho de que sea más bien viral, quiere decir que es más bien curable.
*A mi padre, por mantener la entereza y la cabalidad paternal después de casi 25 años de padecer la enfermedad.