web analytics

Te lo dijimos Marcelo

0
32

Foto: Notimex
Francisco Garfias
López Obrador no solo se montó de lleno en el drama que afecta a los trabajadores del SME que no aceptaron la liquidación ofrecida por el gobierno federal –sin trabajo hace un año–, sino que (te lo dijimos Marcelo) ya habla, actúa y promete como candidato presidencial.
“Quiero hacer el compromiso ante ustedes de seguir apoyándolos de manera incondicional y que, de triunfar en las elecciones del 2012, todos ustedes serán recontratados y será restablecida la empresa Luz y Fuerza del Centro”, dice la carta, leída en el mitin del SME, por David Martín del Campo, uno de los lugartenientes del tabasqueño.
¿Creerá realmente el jefe de gobierno del DF que El Peje respetará el famoso acuerdo de que será candidato presidencial de la izquierda el que mejor ubicado está en las encuestas? Es pregunta que no requiera respuesta.
* * *
En las 15 computadoras y las 195 memorias USB, decomisadas en el campamento del Mono Jojoy, muerto el pasado mes de septiembre en la sierra de Colombia durante un ataque militar, las autoridades de ese país no encontraron “avances nuevos” sobre operaciones de las FARC con cárteles de la droga mexicanos.
La información fue comentada ante autoridades mexicanas por integrantes de la delegación colombiana que asistieron a la reunión de la Comunidad de Policías de America que culminó el domingo en la Ciudad de México con el nombramiento de Genaro García Luna, titular de la SSP, como secretario ejecutivo de Ameripol para el período 2010-2013.
El hallazgo de los equipos cibernéticos había despertado altas expectativas sobre la existencia, en esos aparatos de alta tecnología, de información valiosa sobre la venta de drogas de la guerrilla colombiana a los narcos mexicanos.
Antes de la muerte del número dos de las FARC, ocurrida a finales de septiembre, 11 delincuentes, presuntamente vinculados al cártel de los Beltrán Leyva, fueron detenidos en Colombia, a raíz de la captura de La Barbie en Lerma, Estado de México.
Uno de los detenidos, Julio Cesar Peña Soberanis, alias Julio, tenía vínculos con Dennis Alvarino Gómez, alias El Negrito, a quien la policía del país sudamericano identifica como enlace del Frente 30 de las FARC y los narcos mexicanos.
“El Negrito tenía vínculos con las FARC. Era el que proporcionaba la droga para ser enviada hacia Centroamérica. Julio era el encargado de mantener ese trafico ahcuia Centroamérica, y posteriormente ser enviada a Estados Unidos”, de acuerdo a información que el general Francisco Patiño, director de la Policía Antinarcóticos de Colombia, le dio a la prestigiada cadena de noticias CNN.

Los vínculos entre las FARC y los narcos mexicanos datan, por lo menos, de marzo del 2000, según las autoridades mexicanas.
Los colombianos, por cierto, le dejaron un consejo a los mexicanos para contrarrestar la percepción de que el Estado mexicano pierde la guerra que le declaró al narco en el 2006: Formar grupos de elite y asestar “golpes quirúrgicos” al crimen organizado.
* * *
El ministro José Ramón Cossío es un hombre de avanzada. Las posturas que ha observado en el máximo tribunal así lo dejan ver. Su compromiso en defensa de los derechos fundamentales, y su determinación de combatir a las imposiciones de poderosos grupos de interés han sido bandera durante su desempeño.
En un par de ocasiones que he tenido el privilegio de charlar con el. La primera vez fue sobre la tragedia de la guardería en Hermosillo. La última sobre el llamado fuero de guerra. El hombre es un convencido de que tarde o temprano tendrá que reformarse este último. Así lo dejó ver en su proyecto, rechazado por la Corte, en el que proponía acatar la resolución Radilla de la CIDH. Esto es, favorecer juicios a militares en tribunales ordinarios, cuando cometan delitos contra la población civil.
Ayer recibí copia de la carta en la que renuncia a la presidencia de la Suprema Corte de Justicia. Dice que la posibilidad de incidir en los debates desde esa posición es “limitada” por la necesidad que tendría de conducir los debates. Entre líneas, sin embargo, puede leerse que no está dispuesto a convertirse en un presiente con posiciones minoritarias, como ya le ha sucedido en algunas ocasiones. Su renuncia le abre el camino de la sucesión de Guillermo Ortiz Mayagoitia a los ministros Juan Silva Meza y Fernando Franco.

Publicado en el Excélsior