web analytics

El villano de la noche

0
32

Foto: Notimex
“El crimen organizado se beneficia de autoridades cuestionadas, desgastadas, desprestigiadas, dijo el gobernador neoleonés.
Francisco Garfias
MONTERREY, NUEVO LEÓN.- El crimen organizado no le dio tregua al gobernador de Nuevo León. En el mismo momento en el cual Rodrigo Medina rendía su primer informe de gobierno, se producía una sangrienta balacera en la carretera que va a Saltillo -tres malosos y un marino muertos – y se multiplicaban los narcobloqueos en distintos puntos -llegaron a contarse hasta 15- de una desquiciada ciudad que no alcanza a ver el final del túnel.

Los malosos querían agüitarle la fiesta a uno de los pocos gobernadores que no han volteado la vista en la lucha al narco, con el pretexto de que es competencia federal. El mensaje de los criminales era claro, contundente: no puedes con nosotros.

La estrategia de los narcos ya ha rendido sus frutos. Medina es duramente cuestionado por un sector del empresariado, muy vinculado con el PAN, y por “algún medio” que tiene fuerte influencia en esta industriosa ciudad. Los quejosos alegan que no hay “ambiente de negocios”, y hasta piden que renuncie, cuando apenas lleva un año en funciones. Un trofeo que los narcos anhelan

“El crimen organizado se beneficia de autoridades cuestionadas, desgastadas, desprestigiadas. Algunos les hacen el juego, quiero pensar que inocentemente”, alertó el gobernador Medina, en su mensaje a la sociedad.

En el evento hubo una significativa presencia. El presidente Calderón envió a Genaro García Luna en su representación. Algo que no sucede a menudo. El secretario de Seguridad Pública, por cierto, fue de los que mas aplaudió, cuando Medina se refirió al “doble discurso” de algunos panistas que cuestionan con ligereza el esfuerzo que hacen las autoridades locales para enfrentar el problema.

n “Esta es una guerra que no iniciamos nosotros, que no trajimos a Nuevo León; pero que sí nos toca enfrentar”, dijo el mandatario estatal, al inicio de su mensaje. Natividad González Parás, predecesor de Medina, seguía atentísimo a cada señalamiento. En su sexenio explotó con fuerza el fenómeno del narcotráfico.

El villano de la noche era Francisco Ramírez Acuña. El diputado federal y aspirante a jefe nacional del PAN pasó por Monterrey hace algunas semanas. Le dio con todo a Rodrigo Medina, a pesar de que el gobernador de Nuevo León es uno de los priistas que mejor se ha ajustado a la estrategia de lucha frontal contra el narcotráfico que encabeza el presidente Calderón.

Medina fustigó duramente esta conducta. Lo hizo en el mensaje que pronunció en el Palacio de Gobierno. Lo repitió en la charla que sostuvo posteriormente con un grupo de periodistas. “Vino a incendiar”, se quejó el mandatario estatal , cuando le preguntamos sobre las declaraciones del jalisciense.

“Sorprende que ex funcionarios, hoy legisladores, vengan a Nuevo León a hacer intriga política y a cuestionar la firmeza y la estabilidad de las instituciones del estado. Sorprende que esos funcionarios, que alardean cercanía con el poder Ejecutivo, acudan a Nuevo León a perder el tiempo en torpes conjeturas, maniobras oscuras, estrategias inconfesables que revelan las pequeñas ambiciones de quienes las revelan.”, dijo.

Medina pidió dejar las conspiraciones inútiles (para sacarlo del Palacio de Gobierno) “Aún nos quedan cinco años”, les recordó.

nHumberto Moreira fue uno de los nueve gobernadores del PRI que acompañó a Medina en su Informe. Sentado en primera fila, el coahuilense casi ni se enteró de lo que informaba el neoleonés. Se la pasó en la grilla con el mexiquense Enrique Peña Nieto quien, por cierto, llegó tarde al evento, en compañía de los diputados Paco Rojas y Luis Videgaray.

El detalle no escapó a otros legisladores federales. “Si tiene que grillar en público es que no tiene los amarres necesarios”, hizo notar un diputado neoleonés, afín a Emilio Gamboa, el otro candidato fuerte para la presidencia del PRI.

n Uno que anda muy contento es Andrés Chao, cónsul de México en Little Rock, Arkansas. La compañía estadunidense Delta Airlines acaba de anunciar que, a partir del 8 de enero de 2011, habrá vuelos semanales entre Memphis, Tennesse y la Ciudad de México.

“Para el gobierno de México, este nuevo vuelo es resultado natural de las estrechas relaciones entre mi país y Memphis, que es un excepcional punto de entrada y distribución a Estados Unidos para el comercio y los viajes de placer.”

México es el segundo socio comercial en el área de Memphis. El vuelo responde a la demanda de empresarios de esa ciudad estadunidense, que desde hace mucho tiempo han reclamado este servicio, a fin de ampliar las relaciones entre esa región y México.