web analytics

“Si se cae Peña, nos caemos todos”: Fidel

0
90

Foto: Especial
Francisco Garfias
“Si se cae Peña, nos caemos todos y la única forma de que Peña se caiga es perdiendo las elecciones de gobernador el año que entra”, soltó, espontáneo, Fidel Herrera, ante el pequeño grupo de periodistas reunidos con él. El gobernador de Veracruz, quien aspiró a competir en algún momento por la candidatura presidencial, reconoció así que el abanderado del tricolor en el 2012 debe ser el mexiquense.
* * *
Ya que estamos. Fuentes próximas a Javier Duarte, mandatario electo de Veracruz, nos adelantan que el próximo secretario de gobierno será el ex panista Gerardo Buganza. A seguridad va el ex procurador Rafael Macedo de la Concha. El que se regresa a la Ciudad de México es Tomás Ruiz. No será, pues, secretario de finanzas.
* * *
Terminaba la conferencia de prensa para presentar seis estudios de la serie “El uso y abuso de los recursos públicos” realizados por investigadores del CIDE. Muy claro quedaba en esos estudios, adelantados parcialmente en este espacio, que la CNDH y la SCJN están entre los organismos más caros y obesos del mundo

Pero también que en los municipios y las procuradurías estatales hay opacidad; que el IFE gasta más en sueldos y salarios que en prerrogativas para los partidos, aún en año electoral, y que su operación no es precisamente barata. Los consejeros de ese Instituto, al igual que los mandarines de la Suprema Corte, ganan más que el Presidente Calderón.

Pero el IFE tiene otra vergonzosa característica: el contraste entre la cúpula y los empleados de bajo nivel. Estos son los que menos ganan en el aparato burocrático. Sus salario es menor que el del más oscuro empleado de la SHCP, que ya es decir.

* * *
El reportero Carlos Acosta, de la Revista Proceso, pidió la palabra en esa rueda de prensa. Preguntó, entre otras cosas, sobre lo señalado en esta columna, el sábado anterior, en el sentido el diputado del PRI, Luis Videgaray, presidente de la Comisión de Presupuesto, respondia una y otra vez a los investigadores del CIDE que sí los recibía para conocer el estudio, pero no les decía cuando.

La pregunta le sirvió a Carlos Elizondo Mayer-Serra, uno de los directores del proyecto, para aventarse la puntada de desmentir públicamente lo que otros investigadores de ese Centro dijeron a este reportero: que les estaban dando largas. “Esa nota no corresponde a la realidad”, subrayó el hombre, palabras más, palabras menos.

Informó, de paso, que Videgaray recibió a los investigadores a principios de esta semana y que el encuentro fue un éxito. Después supimos que esa reunión se realizó en el Vips que está cerca de las oficinas del subsecretario de Hacienda, Dionisio Pérez Jácome, y que Elizondo no asistió.

Este reportero se vio obligado a reaccionar. No sólo sostuvo la información publicada, sino que le hizo notar que en la sala del hotel donde en esos momentos se desarrollaba la conferencia de prensa, había testigos que podían verificar lo aparecido en este espacio.

Y más: la recordó al director de ese buen proyecto sobre el uso y abuso de los recursos públicos ni siquiera estuvo en la reunión del Konditori, donde se produjo la queja de los investigadores. El testigo consultado afortunadamente ratificó lo escrito en este espacio. Carlos Elizondo lamentó que esa columna haya generado una sensación de “golpeteo” que no quería, pero tuvo el valor de disculparse.
* * *
Videgaray, por cierto, enfrentará esta tarde su prueba de fuego. Tiene que explicar a la bancada tricolor, en reunión previa, el “reordenamiento” que se hizo del Presupuesto para el 2011 en la comisión del rama. Hay inconformidad entre algunos legisladores del tricolor. Particularmente los cenecistas. No están de acuerdo con los insuficientes recursos asignados al campo. Son los “radicales de siempre” que buscan calentar el ambiente, dicen en el entorno del legislador mexiquense.

El diputado intentaba desactivar cualquier asomo de conflicto. La tarde de ayer se reunió con Cruz López, dirigente de esa central campesina. Agua y carreteras también han metido ruido en el grupo parlamentario del PRI. Todos quieren más recursos, pero la cobija no alcanza en un país con grandes necesidades.

Allí está el reto para el mexiquense. Negociar y convencer. No tardaremos en saber si sus “acciones políticas anticipadas” tuvieron éxito. Está previsto que al final de la reunión de la bancada tricolor, le otorguen un voto de confianza.