web analytics

Ventura pierde 4 orejas, “El Zapata” a hombros

0
45

El Zapata
El Ñor
Como hacen falta tardes de toros como la que se vivió ayer en el gran coso de Insurgentes donde hubo de todo, toros con bravura y calidad, un caballero en plaza que es un verdadero portento montando sus equinos, un torero de raza y entrega que se fajó de verdad, muy buen clima y hasta un joven torero que anda perdido y que además tuvo un detalle de arrogancia donde se vio muy mal.
Se lidiaron seis toros de la ganadería tlaxcalteca de Rancho Seco que dieron buen juego en general destacando los dos de rejones que fueron superiores, dos para los de a pie que fueron buenos, uno regular y uno que no sirvió para nada, el rejoneador regaló uno de Garfias que estaba muy chico y resultó regular.
Hizo su presentación el rejoneador portugués Diego Ventura quién venía precedido de grandes triunfos en España y recientemente en este país lo cual provocó un entradón en los tendidos de la plaza y un ambientazo que se percibía desde los alrededores del inmueble, y a fe mía que se justificó plenamente, que manera de aguantar las embestidas, que conocimiento de los terrenos y sobre todo la doma sobre sus caballos los cuales están perfectamente entrenados y ambos logran una simbiosis entre caballo y caballero que resulta espectacular. Diego se enfrentó primeramente a “Recobero” con 490 kilogramos que resultó muy bueno para el caballo y al cual después de rodarlo muy bien a la grupa y clavarle un solo rejón de castigo cambió el tercio y sacó al caballo de nombre” Nazari” con el cual lleva muy toreado al estribo al de Rancho Seco para posteriormente clavarle un par de banderillas al quiebro que arrancaron una gran ovación del público, nuevo cambio de caballo y ahora salió “Wellington” con el que pone dos excelentes pares al quiebro el último de ellos dejándose llegar mucho al toro, otro cambio de caballo y sale “Califa”, con el que clava tres banderillas cortas y después de el desplante del teléfono a vuelta completa que resultó sensacional, un par de cortas a dos manos que pusieron a la plaza de pie, con el rejón de muerte ya no estuvo acertado y después de tres pinchazos y una estocada desprendida echó pie a tierra para descabellar a su enemigo. Aplausos al toro y gran ovación al rejoneador quién saludó desde el tercio.
El segundo toro al que se enfrentó Diego Ventura se llamó “Tres Pesetas” con 480 kilogramos un toro colorado que fue magnifico para el montado quien recibió al toro a “porta gayola” sobre el caballo “Triana”, asunto que se vio increíble, y después de un rejón de castigo y dar la vuelta completa al ruedo con el toro pegadito a la jaca, el público ya estaba entregado al portugués quién a su vez también estaba entregado con su actuación, cambio de caballo y sale “Oro” con el que lleva al toro muy templado y luego de que el caballo baila citando de frente clava un magnífico rejón de banderillas en todo lo alto, y vino la locura, Ventura saca a la estrella de la cuadra, “Morante”, un precioso caballo que además de ser un sensacional caballo torero, tiene la peculiaridad de tirarle mordidas al toro al momento de clavar las banderillas, cosa que impactó a la afición que se puso de pie para ovacionar al caballero en plaza, nuevamente saco a “Califa” y después de adornarse con tres banderillas cortas y correr al toro hacia los medios para ejecutar la suerte suprema vino la desilusión, dos pinchazos y el toro se aplomó, dos pinchazos más al relance y nada, pie a tierra y luego de cuatro descabellos dobló el toro y la gente le agradeció con una gran ovación, el toro fue muy aplaudido cuando los percherones lo arrastraban al destazadero.
Naturalmente molesto por lo sucedido Diego Ventura regaló un toro porque quería triunfar a toda costa, lo que no entendimos fue el porqué no regaló el sobrero de Rancho Seco que estaba en los chiqueros que si salía como sus hermanos le garantizaba un alto porcentaje de triunfo y optó por un toro de Garfias que estaba así de chiquito pero que fue bueno para la caballería con el que repitió todas las suertes antes mencionadas y donde hay que destacar al caballo de nombre “Ginés”, un caballo bailador precioso con el cual a punto estuvo de tener un percance al perderle la cara al toro. Mal otra vez con el rejón de muerte y nos pusimos a pensar que después de 3 rejones de castigo, 3 banderillas largas, 4 banderillas cortas el rejoneador al tirarse a matar seguramente “pinchó en fierro”. Sensacional este joven lusitano al cual todavía no se le puede comparar con Pablo Hermoso de Mendoza, necesita más blasones, cuando menos en la México.
A Uriel Moreno “El Zapata” le debe estar doliendo hasta el pelo luego de la revolcada que le dio su primer enemigo de nombre “Recuerdo” con 485 kilogramos. y que de salida saltó al callejón, “El Zapata” al intentar un quite fue prendido feamente por su enemigo que además le bailó un zapateado que duró una eternidad en lo que llegaban las ayudas al torero caído, como pudo lo medio banderilleó lo toreó y lo mató para después saludar en el tercio, aplausos al toro en el arrastre.
Con su segundo “El Zapata” le vino a demostrar a la gente que el quiere ser figura de el toreo a toda costa y esgrimiendo argumentos que avalan ésa posición se alzó triunfador de la tarde con el toro “Chistorro” de 485 kilogramos que de salida también saltó al callejón, Uriel lo paró con cuatro largas, tres verónicas y una media de pintura; en el tercio de banderillas un momento de inspiración en el tercer par, el torero pegado a tablas dándole las mismas al toro, un ajustadísimo par del violín y a llevarse al toro galleando hasta más allá de los medios, par que le llevó a dar una vuelta al ruedo agradeciendo los aplausos. Ya con la pañosa la faena fue de corte derechista destacando un pase de la vitamina que estuvo muy torero, al tirarse a matar se atracó de toro recibiendo una nueva voltereta pero logrando una estocada que hizo rodar al burel, oreja concede el juez pero la gente pide la segunda misma que se concede entre algunas protestas, “El Zapata” dio la vuelta triunfal y al final se lo llevaron en volandas.
Al joven José Mauricio le vino muy grande el compromiso, con su primero de nombre “Chiclanero” con 540 kilogramos le pegaron mucho en varas y la gente se encrespó deveras con el torero a quien en descargo es necesario aclarar que en las dos primeras varas no le hicieron sangre al toro y poca gente se dio cuenta de eso, a la tercera vara la gente se puso de uñas contra el diestro al cual le impidieron hacer el brindis a todos, éste a despecho arrojó la montera de mala manera contra las tablas cosa que se vio muy mal, logró una tanda de derechazos que le fue muy jaleada por el público y tan tan, no sé si ya no quiso el toro o no pudo el torero pero el caso es que ya no hubo nada, se puso pesado con el acero y le sonaron un aviso, se retiró entre abucheos. Con su segundo que fue el lunar del encierro José Mauricio nada pudo hacer y como se pusiera pesado otra vez con la toledana, le sonaron dos avisos y a punto estuvo de que se le fuera vivo el toro.
Y nos fuimos por ahí pensando en los clásicos del rejoneo Samuel Lupi, Angel y Rafael Peralta y Alvaro Domecq, los “Cuatro Jinetes del Apoteosis”, la cara que pondrían al ver a un caballo que en el ruedo y al encuentro ¡muerde al toro!