web analytics

Sugieren que Seguro Popular cubra epilepsia

1
39

La epilepsia se deriva precisamente de lesiones cerebrales que provocan crisis convulsivas



México, 26 de Marzo. (Notimex).-
A pesar de que la epilepsia es el segundo padecimiento neurológico más común después del dolor de cabeza, su atención no está incluida en el Seguro Popular ni los fármacos para su tratamiento forman parte del cuadro básico del sector salud, señalaron especialistas.
Durante los trabajos del seminario “Hacer conciencia acerca de la epilepsia”, desarrollado en el marco del Día Mundial de la Epilepsia, un grupo de especialistas analizó de manera integral el estado que guarda esa “enfermedad mal comprendida”.
Lilia Núñez Orozco, coordinadora de ese seminario y especialista en la enfermedad, planteó que se han impuesto restricciones a las personas que padecen esa enfermedad, cuando en la mayoría de los casos podrían realizar una vida normal con el tratamiento adecuado.
Explicó que la población está expuesta a mayores riesgos de enfermedades infecciosas y parasitarias, a la dificultad de la atención de los embarazos y a la falta de servicios médicos, lo cual trae como consecuencia daño cerebral desde el nacimiento.
Esa enfermedad se deriva precisamente de lesiones cerebrales que provocan crisis convulsivas que sólo pueden ser tratadas por ahora con medios farmacológicos o en casos graves con neurocirugía.
La especialista explicó que los tratamientos fundados en la genética todavía no son una realidad y pasarán muchos años antes de que se pueda desarrollar otro tipo de atención.
A su vez Rodolfo Ondarza, uno de los pocos neurocirujanos en el país especializados en el tratamiento quirúrgico de la epilepsia, señaló que para los enfermos graves no hay muchas posibilidades de atención en México ya que no son más de 30 los cirujanos entrenados para ello.
El hecho de que el Seguro Popular no la cubra y que los medicamentos farmacológicos más nuevos y efectivos para el tratamiento de ese mal no aparezcan en el cuadro básico del sector salud implica que sólo unos cuantos pacientes pueden acceder al tratamiento que necesitan.
Eso es lamentable si se considera alta la posibilidad de sanar o al menos controlar bien a un paciente epiléptico, como lo demuestran las estadísticas, con una tasa de 80 por ciento de éxito, planteó.
La epilepsia no es como mucha gente cree, sinónimo de retraso o de deterioro intelectual, ni de alteraciones de la personalidad ni padecimientos psiquiátricos, aunque en muchas ocasiones se le relaciona con cualquiera de esas situaciones.
Ante Ángel Zarazúa Martínez expuso que desde el punto de vista legal las personas con epilepsia, al menos en teoría, tienen derecho a ser atendidas por instituciones oficiales como parte de su derecho a la salud.