web analytics

Carlos Orvañanos, mejor que AMLO

0
24

 

Carlos Orvañanos

Rubén Cortés
Carlos Orvañanos, de 32 años y la figura más promisoria del PAN en el DF, dio ayer a AMLO una lección de la política como el arte de lo posible: destrabó, a favor de una universidad y un hospital, un caso que llevaba más de una década enredado en tribunales.

El delegado panista de Cuajimalpa reactivó en la Suprema Corte el caso El Encino, predio que AMLO expropió siendo titular del GDF sin negociar con los dueños, Promotora Internacional Santa Fe.

Los propietarios denunciaron el despojo y recibieron una suspensión de un juez para detener la obra. AMLO desoyó la orden judicial y la Cámara de Diputados lo desaforó el 7 de abril de 2005.

Orvañanos regeneró el lance en la Corte, pero con política de altura, fina e incluyente, pues lo cabildeó con los ministros, siempre acompañado de representantes del gobierno perredista del DF, para quitarle toda mácula de oportunismo político.

El éxito del aspirante a la candidatura del PAN en el DF para 2012 estuvo en plantear una estrategia infalible: convencer a los ministros de la utilidad pública de la expropiación, pues así tendrían accesos el campus Santa Fe de la UAM y el hospital ABC.

Lo consiguió luego de que seis ministros votaron a favor (José Ramón Cossio, Fernando Franco, Arturo Zaldívar, Sergio Valls, Olga Sánchez y Luis María Aguilar) y cinco en contra (Salvador Aguirre, Jorge Mario Pardo, Margarita Luna, Guillermo Ortiz Mayagoitia y Juan Silva Meza).

Pero antes trabajó con los vecinos, gestionó con los magistrados, sumó fuerzas con el GDF (en especial con la Consejera Jurídica, Leticia Bonifaz), lo cual demuestra que la ciudad cuenta con perfiles de políticos jóvenes, frescos, modernos.

De esa suerte, el PAN puede ir distinguiendo que tiene un precandidato natural a la gubernatura del DF en 2012, alguien que sí trabaja en beneficio de los ciudadanos, con una modestia rara en los políticos, pues llevó el caso sin estruendo mediático ni marchas de presión.

Ahora lo que sigue es que Promotora Internacional Santa Fe reciba una indemnización, la cual corresponde al GDF, pero en la que la Delegación Cuajimalpa está dispuesta a colaborar, aunque será el gobierno de Ebrard el encargado de realizar las obras.

De todos modos, este caso entra en la visión de la política que tiene Orvañanos, también metido en una cruzada por la Reforma Política del DF para modernizar el sistema en las delegaciones, la autonomía local y la reelección de asambleístas y candidaturas ciudadanas.

Cualidades que demostró ahora: no sólo benefició a su Delegación, también le quitó la bronca de El Encino a Ebrard y al próximo Jefe de Gobierno… que podría ser él. ¿Por qué no? Falta que el PAN le dé la candidatura.