web analytics

Condena ONU situación humanitaria en Siria, Irán, Norcorea y Myanmar

0
19

Naciones Unidas, 19 de diciembre (Notimex).- La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó hoy cuatro resoluciones de condena a las violaciones a los derechos humanos llevadas a cabo por los gobiernos de Siria, Irán, la República Popular Democrática de Corea (Norcorea) y Myanmar.

Aunque carecen de carácter vinculante, las resoluciones aprobadas este lunes representan una fuerte condena moral a los países aludidos, y apunta a que estos regímenes pierden apoyo internacional.

Sobre Siria, la resolución condenó “las violaciones graves y sistemáticas a los derechos humanos que siguen cometiendo las autoridades sirias”, a las que exhortan a detener de inmediato la ofensiva contra su población.

Entre las violaciones, destacaron las ejecuciones arbitrarias, la persecución y muerte de manifestantes y defensores de los derechos humanos, detenciones injustificadas, desapariciones forzadas, tortura y malos tratos a detenidos, incluidos niños.

Respecto de Irán, la Asamblea General expresó su “profunda preocupación por las graves y repetidas violaciones de los derechos humanos”, como el uso de tortura y el elevado número de condenados a muerte, incluso menores de edad.

También condenó el uso del ahorcamiento como método de ejecución, los ataques a defensores de derechos humanos, la desigualdad de género y la persecución a las minorías, en especial religiosas, y exhortó al gobierno iraní a liberar a los detenidos de manera arbitraria.

El documento referente a Corea del Norte condenó el uso de la tortura, las restricciones para desplazarse dentro del territorio y al extranjero, las violaciones a derechos económicos y sociales, así como la falta de garantías para las mujeres.

Asimismo, manifestó su preocupación sobre las “restricciones generalizadas y severas a la libertad de pensamiento, conciencia, religión, opinión y expresión”, así como las cortapisas al derecho a la reunión pacífica, a la privacidad y a la información.

Finalmente, la resolución sobre Myanmar aplaudió la celebración de pláticas entre la líder política Aung San Suu Kyi con la junta militar que gobierna ese país.

Sin embargo, criticó las restricciones políticas, las detenciones arbitrarias y las desapariciones forzadas, así como el trato que da el régimen a los prisioneros y el reclutamiento de niños para las fuerzas armadas.