web analytics

Monterrey, ciudad del delito y el narco

Andy Novell F.

Ayer la Procuraduría General de la República (PGR) dio a conocer que en los primeros nueve meses del 2011 se registraron 12 mil 903 muertes, de las cuales 10 mil 200 corresponden a homicidios que la propia PGR califica como “ejecuciones” y que se dan por rivalidad delincuencial; 740 agresiones directas contra autoridades y servidores públicos y mil 652 más a pérdida de vidas registradas durante enfrentamientos entre presuntos sicarios y fuerzas del orden público de todos los niveles de gobierno.

Con esto se comprueba que la percepción de la ciudadanía de que la violencia aun continúa en todo el país; pero hay algo que debemos dejar muy en claro. En algunos estados se ha disparado la violencia entre células antagónicas del crimen organizado, a la par de los delitos comunes como el robo a transeúnte, casa habitación y hotel.

Así es “hotel” y de cuatro estrellas, nos encontramos escribiendo esta colaboración desde el hotel Fiesta Inn, en el centro de la ciudad de Monterrey, en donde fuimos víctimas de un robo de una computadora Mac, que con toda impunidad y pocas medidas de seguridad que se tienen en este inmueble, se dio la facilidad de que los o él delincuente entrara y sustrajeran un dispositivo de más de 25 mil pesos.

Lo más asombroso y lo que a su vez causa risa, es que en este hotel en los primeros cuatro pisos están hospedados elementos de la Policía Federal, comisionados para resguardar el orden y disminuir los delitos en el estado de Nuevo León.

De acuerdo al gerente del turno vespertino de este hotel, los elementos federales dan seguridad a los huéspedes que llegan diariamente, pero a los ciudadanos les causa temor debido a las armas de alto poder que tienen asignadas.

Con este tipo de hechos se llega a una conclusión ¿Qué seguridad se tienen en un hotel de cuatro estrellas? ¿Qué seguridad se puede tener en un inmueble resguardado por ciento de policías que se hospedan ahí? Si esto sucede dentro de un hotel que supuestamente esta en el rango de “excelente”, qué se puede esperar de las oscuras calles de esta ciudad.

Lo cierto del estado de Nuevo León y sobre todo la ciudad de Monterrey es que vive en un trance del crimen organizado, así como el aumento de los delitos del fuero común, esto es que algunos delitos como el robo de auto se han incrementado hasta en un 300 por ciento de acuerdo a las propias estadísticas de la Procuraduría del estado de Nuevo León.

En el caso de homicidios, de acuerdo a la Comisión de Seguridad del Congreso del estado, en el 2011 se registraron 2003 homicidios vinculados con el crimen organizado conocidos como “ejecuciones”; sumemos además a esta cifra negra los delitos de extorsión, cobro de piso y levantón, los cuales se incrementaron sin tener una cifra oficial por ser delitos no denunciados.

En este rubro las diversas organizaciones civiles como el Consejo Cívico de Instituciones de Nuevo León, A.C y Vertebra han realizado sondeos ciudadanos y estudios basados en las propias estadísticas e información de la Procuraduría estatal, dando como resultado un desencanto en el trabajo que realizan las corporaciones municipales y estatales sobre la lucha contra el crimen organizado y los delitos del fuero común.

Municipios como San Pedro, Apodaca, Escobedo, Juárez Nuevo León; son los preferidos de los delincuentes para hacer de las suyas, tanto en delitos de alto impacto como de los comunes.

La inseguridad en Monterrey y su área metropolitana es cosa de todos los días; lo malo es que no se alcanza a mirar desde otro estado debido a una sola cosa, el gobierno del estado como en muchos otros se encargan de censurar este tipo de información por medio de la llamada “publicidad” gubernamental y el estado con sus municipios quedan a merced de los delincuentes que lo mismo roban casas, autos, peatones y hoteles.