web analytics

Las protestas, contra Peña

0
50

Rubén Cortés

Es significativo el festejo de Felipe Calderón de que mientras “en casi todos los países” las manifestaciones son contra el Presidente, aquí “no es en contra del Presidente, sino de otros actores”, para referirse a Enrique Peña.

Es sintomático porque esas manifestaciones indican que ya nuestro principal actor político no despacha en Los Pinos, sino que es el candidato de un partido de oposición, que no gobierna a nadie, pero constituye el centro de la política nacional.

Es elocuente porque esas manifestaciones estudiantiles (organizadas desde una universidad propiedad de una orden católica que cobra casi 100 mil pesos el semestre) favorecen al candidato de las izquierdas, quien ni siquiera reconoce a Calderón como Presidente constitucional.

Es representativo porque fomenta una disyuntiva que enfrenta el mandatario: ¿Preferirá facilitar la llegada a Los Pinos de AMLO, a quien erigió en un peligro para México en 2006, o de Peña, a quien ha erigido en un peligro para México hoy?

Es revelador porque la candidata de su partido, Josefina Vázquez Mota, mantiene una alianza de facto con AMLO, o en todo caso un pacto de no agresión: de lo cual fue ejemplo fehaciente el primer debate, cuando ambos unieron fuerzas contra Peña.

Y es manifiesto en la decisión de AMLO de congelar la denuncia que presentó su Movimiento contra Calderón en el Tribunal Internacional de La Haya por crímenes de lesa humanidad, a causa de la muerte de 55 mil personas en su lucha contra el crimen.

Netzaí Sandoval, pupilo de Genaro Góngora, ex ministro de la Suprema Corte e integrante del Consejo de Morena, juntó 23 mil firmas para avalar la denuncia, aceptada en La Haya por el fiscal general, Luis Moreno Ocampo.

“Debo abrir investigaciones no solamente en casos de crímenes bajo mi jurisdicción, sino cuando los Estados nacionales no hacen las investigaciones”, aseguró el fiscal, quien también atiende una denuncia contra el Presidente Hugo Chávez por homicidios, desplazamientos forzados y eliminación de la propiedad en Venezuela.

AMLO no protesta en contra Calderón desde el 9 de enero, cuando sus seguidores interrumpieron la inauguración de la Estela de Luz, construida por el gobierno federal para celebrar el Bicentenario de la Independencia, con un sobrecosto de mil millones de pesos.

Los obradoristas portaron pancartas como “Monumento a las víctimas de la guerra”, “Símbolo de corrupción”, y “Próximamente museo de la corrupción aquí”, coreando nombres de víctimas de la lucha contra el narcotráfico.

Entonces, aquí muchos tienen motivos para manifestarse contra el Presidente “como en casi todos los países”, pues no creó los empleos prometidos para ganar las elecciones en 2006 ni consiguió sacar las reformas que urgen en el país.

Sólo que el proceso electoral ha ubicado como “el centro” a otro actor.