web analytics

IFAI protege datos de víctimas de Guardería ABC

0
4

México, 11 de julio (Notimex).- El pleno del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) confirmó la reserva de los nombres de los afectados que recibieron recursos federales por el incendio de la Guardería ABC de Sonora.

Sin embargo, el organismo solicitó al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) dar a conocer los montos individualizados, asignando una clave numérica o alfanumérica, así como los criterios genéricos mediante los cuales les fueron asignados.

Precisó que dicha clave evitará publicar los nombres de los destinarios de los recursos, toda vez que éstos son datos de carácter confidencial, de conformidad con la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental (LFTAIPG).

El IMSS indicó que el monto otorgado por el gobierno federal para la constitución del Fideicomiso Público Irrevocable, denominado “Fondo para Ayudas Extraordinarias con motivo del incendio de la Guardería ABC”, fue de 250 millones de pesos.

Asimismo anexó un cuadro en el que se detallan los recursos erogados al 30 de septiembre de 2011 y el tipo de ayuda proporcionada, como becas para estudios hasta el nivel superior; ayudas vitalicias para las madres de los menores fallecidos o lesionados y para las maestras y otros adultos que resultaron lesionados, etcétera.

Finalmente, la dependencia dio a conocer que al 25 de noviembre de 2011 se habían erogado 62 millones, 535 mil, 133 pesos por concepto de apoyo médico asistencial, traslados, rehabilitación y demás gastos.

El asunto fue turnado a la ponencia de la comisionada del IFAI, Sigrid Arzt, tras la inconformidad del particular que solicitó la información, quien después de analizar el caso determinó confirmar la clasificación de los nombres de los destinatarios de dichos recursos, por las siguientes consideraciones:

Al hacer públicos los nombres en relación con los montos otorgados a cada uno de ellos, se revelarían innecesariamente datos personales adicionales, de carácter sensible, tales como: condiciones de su muerte, estado actual de salud física y mental, ideologías y convicciones.

Ello se ve agravado por el hecho de que se trata de menores de edad en su primera infancia y se actualiza el supuesto de confidencialidad previsto en la LFTAIPG.

Mediante la publicidad de los nombres, la situación de los menores y los adultos involucrados, que es en extremo delicada, se vería por demás agravada, dado que se demostró que fueron violados sus derechos fundamentales.