25 millones con Alzheimer

0
29

Guadalajara, 22 Septiembre. (Notimex).– La demencia afecta a cerca de 25 millones de personas en el mundo, con 4.6 millones de casos nuevos cada año, afirmó el jefe del Departamento de Neurociencias del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), Rodrigo Ramos Zúñiga.

Indicó que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad de Alzheimer ocupa el primer sitio de las demencias degenerativas.

Con motivo del Día Mundial de la enfermedad de Alzheimer, celebrado la víspera, Ramos Zúñiga detalló que la demencia es una de las causas más frecuentes de discapacidad en la tercera edad.

El especialista del CUCS, de la Universidad de Guadalajara, dijo que se considera que las personas que la padecen, podrían incrementarse “al doble en 2040, considerando la transición epidemiológica, con lo que se espera que la cifra sea de 81.1 millones”.

Por ello, subrayó que al avanzar la expectativa de vida y el incremento de adultos mayores, es vital atender más la educación y los aspectos clínicos de la enfermedad.

La OMS la considera “como una de las prioridades dentro de los retos para los sistemas de salud y para la salud pública en todo el mundo”, refirió.

Afirmó que el diagnóstico oportuno y la información correcta a la familia, permitirá que se tomen las decisiones apropiadas para procurar su control sintomático, la rehabilitación (de padecimientos como la demencia y el Alzheimer), así como el manejo de las condiciones familiares y sociales.

Y es que, añadió, el impacto de estos males en la familia, sociedad y sistemas sanitarios es “alto” y “no puede sustentarse a futuro, sin que se tomen decisiones oportunas. Hoy en día, no todos los pacientes tienen acceso a un manejo profesional integral”.

Destacó que la OMS recomienda, entre otras cosas, brindar tratamiento primario, accesibilidad a tratamientos establecidos, manejo y cuidados de apoyo institucional para pacientes con demencia.

Así como establecer nuevos programas y acuerdos legislativos que generen marcos legales, para asegurar la atención a estos grupos.

Además, consolidar mecanismos de monitoreo y vigilancia epidemiológica, apoyos para desarrollar investigación biomédica que genere un impacto en el conocimiento del padecimiento y de nuevas opciones de manejo integral, educación e información en diferentes niveles.