web analytics

Son hipócritas y sin palabra, pero no importa habrá más alianzas PAN-PRD

0
197

Ernesto Zavaleta.

“San Lázaro aumenta mi capacidad de indignación, ya no alcanza para cubrir el cinismo de los diputados. Es
cuanto”.
Una votación y asistencia que pasará a la historia de la Cámara de los Diputados, con 496 de 500 legisladores presentes, enmarcaron un hecho: en política se vale la traición.
El famoso bloque de los panistas con el diputado Luis Alberto Villareal a la cabeza, y el bloque de izquierda encabezado por los perredistas y su coordinador el diputado Silvano Aureoles fue de humo, de políticos sin palabra.
Pasó la reforma, como se adelantó en este espacio, cuando el diputado Manlio Fabio Beltrones lo ordenó, qué hizo para convencer a los diputados del PAN para pasar el dictamen al pleno de la Cámara de los Diputados, en palabras del sonorense:
“Tenemos un largo proceso de negociación, mediante la cual a través de la discusión, sobre lo que es la legalidad, hemos logrado por la vía política hacer modificaciones a varios de los artículos que fueron enviados en la minuta de la Cámara de Senadores, en donde alcanzamos coincidencias, siempre pensando en el beneficio de México”(sic).
El resultado de esas coincidencias fue rechazar los artículos 388Bib y 390, referentes a contratos colectivos, con 258 votos del PRI, Partido Verde y Nueva Alianza, contra 237 del PAN, PRD, PT y Movimiento Ciudadano. ¿Coincidencias?
Con quién fue la negociación para avanzar la reforma laboral, cómo pasó el coordinador de los diputados del PRI de “vamos a darle al presidente electo Enrique Peña Nieto la reforma que requiere para sacar a México de la mediocridad” a las coincidencias, y coincidentemente filtrar a una columna que el diputado Manlio Fabio
Beltrones sería el próximo secretario de gobernación.
Y una nueva votación, ésta con 362 votos a favor y 129 en contra, para mandar el dictamen al Senado sin los artículos controversiales 388 bis y 390, sin abstenciones.
Se perdieron la sesión, la discusión y la votación los diputados Juan Luis Martínez, Martha Córdova y Aida Valencia de Movimiento Ciudadano; Guillermo Sánchez del PRD, Sergio Torres del PRI, Rubén Camarillo del PAN, y Enrique Aubry del Partido Verde.
La bancada del PRD brincó y reclamó. Faltaron a su palabra los panistas y le dieron la espalda a un acuerdo pactado sentenció el diputado Martí Batres, burlaron la confianza de sus electores y de los trabajadores, subrayó la diputada Gloria Bautista.
Sin embargo, a su coordinador el diputado Silvano Aureoles no le afectó mucho el cambio de rumbo de los panistas, aunque dijo que se perdió la confianza “porque la confianza se gana con hechos”, recapacitó:
“En política las cosas se acomodan y se desacomodan, en política lo único seguro es lo que ya pasó. Y en política también los que hoy son tus adversarios mañana pueden ser tus aliados. Entonces, no descalifiquemos ni condenemos.”
El líder perredista explicó que de este proceso legislativo el bloque de izquierda queda unido, la confianza con el PAN, pues la confianza se gana. “No quememos las naves. No digo que por este hecho de no habernos mantenido ya se acabó la relación política”.
Los panistas en voz de su coordinador Luis Alberto Villareal afirman que no faltaron a su palabra, en la que “ya no podemos confiar” como dice el vicecoordinador perredista Miguel Alonso Raya.
Y el panista muestra sorpresa “me extraña que nuestros amigos de la izquierda nos digan que nosotros nos rajamos porque la verdad, en este sentido, primero muertos que rajados”.
Así que ya podemos pactar y despactar a conveniencia, como acomode el tema, tiempo, clima e intereses particulares, esa es la lección que da el fortalecido bloque de izquierda, visión que comparte el coordinador de los diputados de, Movimiento Ciudadano, el diputado Ricardo Monreal, “así es la política”, por qué será que después de los policías los diputados son los de peor imagen pública y credibilidad, según encuestas, ya no es un misterio.
Y aquí no acaba, el presidente dela Comisión del Trabajo y Previsión Social el diputado priísta Carlos Aceves del Olmo adelanta que “tenemos dos años y medio para corregir o agregar lo que sea necesario a la Ley Federal del Trabajo”, incluidos pactos y alianzas.

“San Lázaro ojalá todos tuviéramos la libertad de pactar y no cumplir sin consecuencia alguna”.