web analytics

¿Confianza o menosprecio? Nadie del equipo de Peña Nieto se acerca a la izquierda

0
244

Ernesto Zavaleta.

“San Lázaro alguien tiene que ceder, ni el orgullo de unos ni el menosprecio de otro ayudan al país. Es cuanto”.

Faltan menos de diez días para que Enrique Peña Nieto asista al Palacio Legislativo para rendir protesta como presidente de México en asamblea general del Congreso de la Unión.

 

Ya aparece el fantasma de los bloqueos de todas las calles alrededor de la Cámara de Diputados, la toma de la tribuna para impedir la llegada del nuevo Jefe del Ejecutivo Federal y la pesadilla de seguridad que vivieron Vicente FoxFelipe Calderón.

 

Los recientes cabildeos para las reformas de administración pública y seguridad que impulsa el equipo de transición de Enrique Peña Nieto son una evidente advertencia.

 

Los coordinadores del PT el diputado Alberto Anaya, de Movimiento Ciudadano el diputado Ricardo Monreal y el vicecoordinador del PRD Miguel Alonso Raya usaron la misma frase “no vamos a donde no nos invitan”.

 

La receta del PRI para allanar el camino hacia su regreso al poder es simple: Por Decreto. Nada de acuerdos ni cabildeos, directo al escudo de su fuerza, la mayoría en las cámaras de diputados y senadores.

 

Esa es la intención del Proyecto de Acuerdo para Normar la Ceremonia de Toma de Protesta del Presidente de la República que presentará el presidente de la mesa directiva de la Cámara de los Diputados, el priísta Jesús Murillo Karam, en lo que podría ser una de sus últimas intervenciones antes de sumarse al gabinete de Enrique Peña Nieto.

 

Fue muy claro el coordinador de los diputados del PRI Manlio Fabio Beltrones “normar para hacer cumplir la Ley”, obligar por decreto a todos los legisladores a asistir a la asamblea general del primero de diciembre “con civilidad y responsabilidad política”.

 

A la bancada del PAN no le hace falta un decreto, ya tuvieron la experiencia con sus dos presidentes Vicente FoxFelipe Calderón, quienes ingresaron a la sede del poder legislativo custodiados y por la puerta trasera.

 

Lo tienen claro los blaquiazules, no son de violencia, como lo dice su vice coordinador el diputado Jorge Villalobos con el ánimo de un acto republicano que “el Partido Acción Nacional siempre ha tenido a lo largo de nuestra historia”.

 

El coordinador de los diputados del Partido Verde Arturo Escobar va más allá y habla por los suyos y por los demás, aseguró que el del primero de diciembre será un “acto civilizado y pacífico”. No hay los ánimos enconados de otras tomas de protesta en ninguno de los grupos parlamentarios.

 

Resulta obvio que el diputado Arturo Escobar, como los del PRI, no se ha acercado a las bancadas del bloque de izquierda, donde la indignación y el enojo prevalecen en el ánimo de esos legisladores.

 

El coordinador del grupo de Movimiento Ciudadano, el diputado Ricardo Monreal, advirtió que no van a aceptar imposiciones, ni mayoriteos, “las reformas las esperamos por los canales legales y la toma de protesta, bueno eso lo decidimos el 29 o 30 de noviembre… Ya verán”.

 

Para el PT no hay ni hubo ninguna convocatoria a reunión alguna ni con Enrique Peña Nieto ni con su equipo y “si nos invitan no iremos, no podemos ir a la casa de quien no reconocemos” sostuvo el coordinador de los diputados petistas Alberto Anaya.

 

Hace falta un acuerdo nacional para gobernar este país, el PRI y Enrique Peña Nieto no entienden que solos no pueden gobernar este país, pero esta claro que lo suyo es la imposición, y no lo van a lograr explicó el vicecoordinador de la bancada del PRD Miguel Alonso Raya.

 

“San Lázaro hay que estar pendientes a ver quién cede y de a cómo”.